POLÉMICA POR FIESTAS SIN PROTOCOLOS

Sin restricciones, el Alto Valle entró en Fase Clandestina

La flexibilización de la cuarentena, ante la baja paulatina de contagios, deja al descubierto el comportamiento social ante el Covid.
domingo, 22 de noviembre de 2020 · 18:18

Una fiesta familiar con entrada liberada para “todo Allen”, otra celebración en Los Barreales y otra más en Genera Roca fueron sólo 3 puntos señalados de fiestas clandestinas en el Alto Valle, organizadas en las últimas 24 horas. Resulta imposible que en cada uno de esos lugares se cuente con presencia policial, las recomendaciones ante una pandemia vigente fueron informadas hasta el hartazgo y aunque no están permitidas las reuniones sociales en términos formales, desde la práctica están habilitadas. El tema genera polémica, opiniones divididas y preocupa, porque ante la cercanía de las fiestas de fin de año, se prevé que el fenómeno irá en aumento.

Mientras los organizadores de eventos sociales libraban batalla el viernes con cada municipio del Alto Valle, ajustando protocolos para poder funcionar, aunque sea de manera limitada y no terminar en la bancarrota; varias fiestas clandestinas se comenzaban a organizar por Whatsapp para aprovechar el fin de semana largo.

Como ocurre desde hace mucho tiempo, afianzadas por la pandemia, las redes sociales son reflejo del mundo real: allí se exhibe todo y también se denuncia. Aunque resulte paradójico, pareciera que lo virtual son las reglamentaciones, decretos y normas oficiales. La realidad es otra. Curiosamente, ambas posiciones esgrimen el derecho como principal argumento.

El viernes comenzó la previa. Por las redes sociales se fue convocando, contratando proveedores de bebidas, servicio de fotografía, luz, catering e incluso, improvisadas globas para recibir a los invitados. Una de las fiestas se realizó en Los Barreales el sábado, otra en Allen sobre el río a la noche y en simultáneo se denunció otro evento similar en General Roca. “Es imposible que la Policía sepa y llegue a esos lugares, la de Allen se hizo al final de una calle que desemboca en el río. Era un cumpleaños familiar, pero llegó toda la comunidad de Allen”, contó un vecino de esa localidad rionegrina. Y agregó: “Era como si no hubiera pandemia y nunca hubiera existido. No había distanciamiento, se compartían los vasos, se tomaba del pico de la botella, fue un descontrol total”.

Algo similar se dio también el sábado a la noche en General Roca. La estrategia se basa en el manual clandestino: el punto de convocatoria es un secreto para funcionarios y Policía, pero es público para las redes sociales, entre invitados exclusivos. Generalmente está prohibido sacar fotos y filmar, pero luego aparecen los registros en las redes sociales. Y como broche, suele ocurrir algún imprevisto y alguno de los concurrentes termina pidiendo auxilio, a policías y bomberos, con lo cual el “secreto” finalmente queda revelado.

La fiesta en Los Barreales comenzó el sábado y continuaba este domingo a la mañana.

En el lago Los Barreales, la denuncia llegó a esta redacción por internautas, amigos de los amigos de los invitados, que hicieron circular las fotos del encuentro en las arenas neuquinas. Este domingo a la mañana muchos aún permanecían en el lugar, alrededor de una carpa mientras las imágenes los mostraban todos amontonados, sin protocolos para evitar el Covid. Este es un lugar muy frecuentado por los neuquinos, aunque no se reconoce como una zona habilitada para ese fin. Lo mismo sucede con un sector en la zona de Mari Menuco, cuyo acceso no está permitido. Como consecuencia, muchos automovilistas quedan “enterrados” en la arena.

“Hemos decidido no mover ninguna unidad para auxiliarnos, porque la gente sabe las características del lugar y espera hasta las 20 o 22 horas para llamar porque no puede salir. Hay mucha concentración de gente y como lo hacen por lugares que no están autorizados, quedan enterrados. No vamos a arriesgarnos y hacer esos 100 kilómetros, no es justo y tampoco vamos a dejar desprotegida a la ciudad por unos inconscientes”, opinó Patricio Álvarez, jefe de Bomberos del cuartel de Centenario.

El tema preocupa porque las fiestas clandestinas están vigentes y se prevé, irán en aumento en paralelo a la finalización del año, la llegada de Navidad, Año Nuevo y una cuarentena cada vez más flexible. Pero también sigue vigente la pandemia y el riesgo de contagios por Covid es real, aunque se evidencie una merma en la cantidad de casos. Sin dudas, esta es la nueva Fase y mucho dependerá de la responsabilidad social.  

Comentarios