ABSTENERSE DE SER CANDIDATOS

El registro de violentos, a un paso de convertirse en ley

Quienes figuren en ese registro no podrán ser funcionarios públicos en la provincia ni en los municipios de Neuquén.
miércoles, 20 de mayo de 2020 · 11:29

El Registro Provincial de Violencia Familiar y de Género, que les prohibirá a los violentos ser candidatos a cargos electivos o funcionarios públicos en todo el territorio neuquino, está muy cerca de convertirse en ley.

En las últimas horas, la comisión de Hacienda le dio despacho por mayoría y lo habilitó para que sea tratado en la próxima sesión ordinaria, según se indicó desde la Legislatura. En ese sentido, la presidenta de esa comisión, Liliana Murisi (MPN), explicó que esta iniciativa ya contaba con despachos de las comisiones de Legislación y de Desarrollo Humano de la composición anterior de la Cámara.

Por su parte, la diputada María Laura du Plessis (MPN) explicó que “esta norma creará un registro de personas condenadas por violencia de género o violencia familiar, o que incumplieron medidas cautelares o de restricción ordenadas por un juez. Esto quiere decir que el registro de personas no es automático ni se hace a partir de una denuncia, sino que tanto la inclusión como la exclusión se hace a través de una orden del juez”. 

  • El proyecto establece que quienes estén inscriptos en este registro no podrán ser candidatos a cargos electivos provinciales o municipales; ser designados funcionarios provinciales o municipales; acceder a habilitaciones, concesiones, licencias o carnés de cualquier tipo; ser proveedores o contratistas del Estado; ingresar a las fuerzas de seguridad o al Estado provincial, entre otras.

Al respecto, la diputada Patricia Jure (FIT) fue crítica con el proyecto (que no acompañó con su voto) porque argumentó que “el hecho de figurar en un registro de violentos no hace que el violento deje de golpear a la mujer o a la familia”. Por su parte, Du Plessis respondió: “Con este registro no pretendemos erradicar la violencia, pero entendemos que se trata de una herramienta más que tiene como fin persuadir al violento a que haga un tratamiento para superar su conducta distorsiva y antisocial”.

 

Comentarios