LA BARRERA DE LOS MIL CASOS QUEDÓ ATRÁS

En agosto se duplicaron los casos en Río Negro

La curva crece en la provincia, sostenida por el importante incremento de contagios en Bariloche, Cipolletti y Roca.
sábado, 8 de agosto de 2020 · 21:21

La última semana fue durísima en cuestión de contagios de covid para Río Negro. Es que desde el sábado pasado los casos en la provincia se duplicaron y ya se pasó la barrea de las mil personas con el virus activo. Claro que mucho tuvo que ver el importante brote de Bariloche, pero no sólo se limita a la ciudad de mayor población, sino que en el Alto Valle el foco continúa en aumento, Valle Medio volvió a registrar casos, la Línea Sur también y hasta Viedma que se mantuvo cinco meses sin presencia del virus, también registró un contagio.

Promediando la semana la gobernadora Arabela Carreras fue clara y contundente: "Se viene una etapa de cierre porque si no mucha gente va a morir". El contexto de la afirmación fue la falta de conciencia social para prevenir la multiplicación del virus y el alza de una curva de contagios que crece y crece.

El tristemente récord de contagios se batió dos veces en los últimos días. El martes se registraron 197 casos en la provincia y la tendencia por encima del centenar se mantuvo hasta cerrar la primera semana de agosto y con un pico marcado el jueves con 222 personas infectadas. De esta manera no sorprende que desde el 31 de julio hasta hoy los casos se duplicaron. El mes de julio cerró con 493 casos activos en la provincia, y sumados todos los contagios, la primera semana de agostó finalizó con 1.024 enfermos activos, un 107,7% de crecimiento.

La situación de Bariloche altera todas las estadísticas provinciales. Según el director del hospital Ramón Carrillo, Leonardo Gil aseguró que el tiempo de duplicación en la ciudad descendió a 8 días y se animó a calcular que "hay unos 15 mil enfermos", con una fórmula muy simple que indica que por cada paciente detectado hay 10 que tienen el virus sin estar registrados y tomando los contactos directos aislados que superan los mil, el número da miedo.

En cuanto a las frías estadísticas, en una semana Río Negro duplicó la cantidad de enfermos, en tanto que en Bariloche el crecimiento de contagios fue de 203 a 488, lo que representa un 140,3% en el mismo tiempo. Cipolletti también tuvo un incremento importante en la cantidad de casos positivos, pasó de 60 a 94 pacientes activos, un 56,6% más. Por su parte Roca, que está muy complicada en cuanto a la cantidad de enfermos desde hace dos meses, tiene una curva menos pronunciada, con un alza de 164 a 217, un 32,3% en una semana.

En las últimas horas se conoció un pedido casi a modo de súplica por parte de la directora del hospital de Cipolletti, Claudia Muñoz, que los jóvenes se queden en sus casas y eviten las salidas innecesarias. Es que la franja etaria entre 20 y 59 años representa el 74% de los casos de covid-19 en la ciudad. "Estamos viendo en la mayoría de de los adultos jóvenes hacen neumonías muy agresivas y esto nos llama la atención porque son pacientes sin patologías previas. Es un aspecto para considerarlo. No puedo decir que la cepa este mutando, pero sí que es muy virulenta", reconoció la profesional.

Este dato llamativo, de la cantidad de personas jóvenes contagiadas, permite prestarle atención a la evolución de la curva de contagios desde el día del amigo en adelante. Como el 20 de julio fue lunes, muchos aprovecharon a juntarse el fin de semana previo, por lo que para hacer un análisis corresponde tener en cuenta desde el sábado 18 hasta hoy. En 22 días, en Río Negro los casos aumentaron un 309%. En el mismo periodo, los contagios en Bariloche crecieron un 639,40%; en Cipolletti, 148,20% y en Roca, 114,80%.

El lunes el presidente Alberto Fernández decretó la prohibición de las reuniones sociales sin discriminar por ciudad y su respectiva situación sanitaria. Es que es un factor común que en cumpleaños, cenas o meriendas, las medidas de prevención queden en el olvido, la distancia sea menor a los 2 metros, los barbijos se corran y los mates o las birras fluyan, acciones que luego se ven reflejadas en la cantidad de contagios.

Con la prohibición, y el refuerzo de los controles en las ciudades rionegrinas por parte del Ejercito o Gendarmería, habrá que esperar al menos 14 días para ver si las medidas fueron efectivas y sobretodo si los vecinos entendieron que ante el avance del coronavirus la única alternativa es cuidarse.

 

 

 

Comentarios

Otras Noticias