Nido Antiprincesa

La artista que nos salvó de la historia oficial

Como el del minotauro, el laberinto de islas y canales de Tierra del Fuego también tuvo su monstruo. El de la devastación que intentó arrasar con el olvido, 10.000 años de historia humana. La artista y activista Mónica Alvarado al fin encontró su fin. Su obra teje un hilo que nos guía de vuelta a casa, hacía todo lo que nos haga libres y soberanos.
miércoles, 27 de marzo de 2019 · 09:00

 

Por Mime Mascaró

“El arte salva”, no podemos evitar pensar en eso al ver su Bosque Yatana, un bosque y sus 2300 árboles ancianos salvados de la desidia humana, transformado en espacio natural de arte comunitario. “El arte salva”, parecen significar cada una de las palabras del yagán que su obra logró rescatar. “El arte salva”, no podemos evitar oírlo mientras descubrimos su landart y su técnica de mareas, cuerpos y espíritus . “El arte salva” -como un zumbido -, cuando la vemos rescatar su cultura milenaria nómade de mar , “el arte salva” y nos sentimos culpables por ese repiqueteo mental que no se calla; y descubrimos que hemos sido cooptados y abducidos por esta extraña especie de mantra que no se detiene hasta que comprendemos que la revelación lleva el ímpetu de miles, (de años , de personas, de canoas, de palabras). Y nos sentimos orgullosas de que sea una “nosotras”. Y nos sentimos honradas de pisar su suelo, que es más patagónico y americano después de ella. Y todo, los años, las personas, la Patagonia, el suelo americano, el laberinto y los minotauros;  todos como en una marcha de reivindicación avanzan por nuestro ser-siendo y entendemos que a eso suena el espíritu cuando habla con una heroína.

 

Mónica Alvarado es una artista ushuaiense, profesora de arte y gestora.Y se pueden decir de su obra muchas cosas, pero lo más importante es lo que su obra tiene para decir de todos nosotros.


"El bosque quiere ser bosque"

Sos una artista enorme. Diversa y divergente. Si tuvieras que elegir una obra que te represente y explique como creadora, ¿Cuál elegirías y porqué?

Siento que la obra que más me representa es Bosque Yatana, porque ahí he puesto el arte, mi trabajo en la educación como docente que soy, he puesto los pasos de mis antepasados como una guía, he puesto todo mi amor por la abuela Cristina Calderón y por toda la familia yagán que integra su comunidad, que es la comunidad de Bahía Mejillones de Puerto Williams, Chile. Y he puesto todo de mí, inclusive parte de mi sueldo durante muchos años para que ese proyecto se pueda gestar. El bosque es una red, es el trabajo que ha surgido para recuperar este bosque nativo , que está en pleno centro de la ciudad , que estuvo ligado a mis abuelos, a mis padres , y que fue un bosque que estuvo muy abandonado, muy preso de cantidad de conflictos , que pude resolver felizmente gracias a la ayuda del líder de las Jornadas de Paz y Dignidad, Francisco Melo Nahuel Masa , y gracias a él y a la conexión que tuve con las ceremonias ancestrales, pude encontrar un camino que me llevó a abrir esta puerta, que luego gestó este proyecto que se llama Bosque Yatana . Siento que todo el trabajo de gestión, de compromiso, el trabajo en red, es una obra de arte, porque a partir de cuestiones que a mi me sucedieron en el campo de lo espiritual, a partir de mi participación en ceremonias ancestrales yo sentí que la pintura pasó de ser bidimensional a tener otra dimensión , entonces en lugar de hacer un dibujo en un papel yo pasé a trabajar con gente en el plano de lo real, y eso es lo que significa Yatana para mi. Es un trabajo de activación muy grande en el plano real, y también espiritual que incluye muchas dimensiones diferentes .Es como una obra de arte viva. Con Yatana pude vivenciar cómo el arte puede ser una herramienta de sanación, de amorosidad, de justicia ; para lograr un entretejido entre las personas sensibles de la comunidad y eso nos fortalece y ayuda a vivir.

 

Bosque Yatana cumple 15 años y está en proceso de ser declarado reserva natural urbana.

 

Por el bosque pasaron más de 20.000 niños.
 

Convertiste en un espacio de arte al bosque original de Tierra del Fuego, un bosque que estaba al borde la extinción. ¿Qué te ha dicho el bosque? ¿Cómo te habla? ¿Cuál sentis que ha sido su mayor gesto de gratitud?

He sentido que el bosque quiere ser bosque. Y siento que la gratitud es esa misma, el ser bosque. Porque el hecho de que el bosque sea bosque, le da felicidad a todas las personas que ingresan a él. Es un bosque que tiene mucha magia porque tiene arte. Al haber pasado tantos miles de niños por ahí, esa energía, tan pura está presente. Se nota que es un bosque que está cargado de amor. Entonces creo que dice eso, que en definitiva es el amor.

El bosque encantado de Mónica Alvarado.

 

Mil lenguas de viaje submarino

En tu manifiesto te definís como una herramienta. Al ver tu obra, entendemos que sos una herramienta para la reivindicación de la historia del pueblo yagan. ¿Cómo te atraviesa la historia yagan? ¿De qué formas a lo largo de tu historia personal se ha ido convirtiendo en una de tus causas artísticas?

Yo nací en una isla que estuvo habitada por 10.000 años . De esos, 7000 son de cultura yagan, la cultura ancestral que habitó este lugar y que nos entregó a nosotros una isla pura, bella , sana sin contaminación. Y siempre sentí una fuerza muy grande que me llevaba a tratar de hacer con el arte un gesto, un homenaje, a esta cultura.

 

“Estoy parada ahí. Cada vez que hago, que siento, que pienso , que dibujo, que pinto , sintiendo que la Cordillera es un gran canal que comunica , que nos mantiene conectados, en muchos niveles, y conecta el quehacer de esta isla con el quehacer del continente. Siento que en la montaña está guardada una memoria muy importante , que tiene que ver con nuestra memoria ancestral , y que hay una conexión que a través del arte se manifiesta. Me siento geo situada en la América ancestral. Es la Cordillera de los Andes la columna vertebral de mi quehacer interno y externo.”

 

"En el año 1998 tuve la posibilidad de conocer a la abuela Cristina Calderón -la última hablante de la lengua nativa- , que actualmente tiene 90 años y vive en la comunidad de Puerto Williams en Chile. Nos hicimos amigas y a partir de este conocimiento empecé hacer un otro trabajo, a tratar de incorporar en la plástica las manifestaciones artesanales, que son manifiestos culturales vivos, a través de la cestería y a través de la construcción de canoas de corteza."

 La lengua yagan llegó a tener más de 30.000 palabras. Mónica y la abuela Cristina trabajan juntas para que no mueran.

 

"Yo hice la primera y la secundaria acá, y en todo ese período de aprendizaje siempre me dijeron que las culturas originarias de la isla estaban desaparecidas, estaban muertas. Y siempre desde la instituciones nos mostraban las fotografías en blanco y negro de una cultura que había habitado este lugar pero que ya no estaba. Entonces, transitando ya la última parte de mi adolescencia, me entero que hay una comunidad yagan , y siempre tuve el sueño de poder conocer . Y cuando hago la muestra de las canoas con los paños húmedos en el ´98 una persona viene a mí desde Puerto Williams y me dice que lo que yo estaba pintando de este lado del Canal Beagle, del otro lado era una realidad, que se podía tocar . Esta persona se ofreció a llevarme a conocer a las abuelas . Y así fue cómo las conocí, nos encontramos y fue como un renacimiento para mí.

Yo fui con mis pinturas y ellas fueron con sus artesanías que estaban dentro de un bolsa de plástico , y cuando abrieron esas bolsas, salieron de ahí el perfume del fuego, el perfume del junco trabajado para hacer la cesta, el perfume de la corteza con la que hacían las canoas , y yo en ese momento, no entendí porqué decían que de la cultura no había nada. Yo vi una comunidad con una memoria viva .

La primera vez que escuché a la abuela Cristina hablar en la lengua nativa, fue algo que me emocionó tanto , tanto… no podía creer que nosotros no tuviéramos esa conciencia . Y pensé, ‘ahora no puedo volver a Ushuaia y hacer oídos sordos de todo lo que escuché . Yo ya sé que todo esto está vivo, y yo lo tengo que comunicar. Si yo llegué hasta Puerto Williams con mis pinturas y si ellas fueron con sus canoas al encuentro fue por algo´. Yo tenia una mision."

"Yo tengo una misión".

Se pueden decir de su obra muchas cosas, cada una más bella que la anterior. Porque no sabe quedarse quieta al costado del camino Pero creemos que definirla como la artista que nos salvó de la historia oficial, sería el mejor de los adjetivos   “Hay gente que habla la lengua, gente que sabe caminar por el humedal o caminar por una turba o una costa y sabe qué fibra se puede tejer, y que ese tejido va a ser un contenedor de historias, de memorias, o de alimentos, y que en Tierra del Fuego hay mucho material con el cual uno se puede revincular, reconectar, en una memoria ancestral muy importante. Y ser parte de una herramienta para que nosotros hagamos continuar este hilo histórico , cultural ,artístico, que está en la memoria de esta Región. Y es nuestra labor hacerlo llegar hasta las generaciones siguientes, y ellas a las que vendrán“

Actualmente la obra de la artista está expuesta en la Muestra Nacional Colectiva "Para todes, tode"; realizada en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti (Buenos Aires).

 

 

27%
Satisfacción
72%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias