Duelo

Ha muerto mi mascota

Solo quienes han atravesado la pérdida de una mascota pueden comprender el dolor que se siente
sábado, 8 de febrero de 2020 · 20:22

La muerte de una mascota es tan dolorosa como despedir a un amigo, según la psicología. El vínculo que establecemos con ellos es comparable al que tenemos con los humanos.

Nos relacionamos con ellas a través del amor y ponemos en juego los mismos procesos hormonales y cerebrales que cuando amamos, por ejemplo, a un familiar.

De esta forma, la unión entre ambos se hace realmente fuerte. Pero lamentablemente ellas viven menos años que los humanos y nos toca despedirnos mucho más rápido.

Atravesamos un duelo cuando algo que teníamos nos falta, no solamente la muerte conlleva un duelo. A veces debemos despedirnos de una etapa de nuestra vida que se cierra y no vuelve nunca más, o alejarnos de una pareja que ya no nos ama o perder un trabajo.

Cuando se trata de la muerte de una mascota no solo nos despedimos de un ser al que quisimos mucho. Con ella se van también los buenos momentos vividos, los juegos, los paseos, las travesuras, los viajes compartidos y esa hermosa sensación de saber que siempre hay alguien esperando que regreses a casa.

Dejar ir es parte del proceso para superar el duelo. Pero es importante vivirlo. No te pongas una fecha límite ni te obligues a salir adelante rápidamente. No postergues el dolor. Aceptalo y vivilo como lo tengas que vivir. No te importe si los demás no comprenden tu pena, tampoco compares tu dolor con quienes sufren una pérdida, Cada persona siente de diferentes formas.

Es importante que puedas hablar con alguien del proceso que estás viviendo, un amigo, un familiar. Buscar ayuda es indispensable cuando se está triste para poder salir adelante.

El tiempo del duelo varía de persona a persona. Algunos hablan de seis meses, otros de un año. Lo cierto es que en algún momento nos vamos a relacionar con su recuerdo desde otro lugar.

De forma más segura y serena iremos avanzando en la recuperación sin sentir tanto dolor. Podremos recordarlos con una sonrisa. Y de pronto nos daremos cuenta que solamente queda el tremendo cariño que sentimos por ellos y ellos por nosotros.

Más de

Comentarios

Otras Noticias