EDITORIAL

Una semana difícil

El último hecho que había conmovido a la sociedad neuquina fue el derrumbe de la Cooperativa Obrera en el oeste neuquino. Aquello fue la a antítesis de lo que sucedió esta vez y dejó al descubierto las irregularidades del funcionamiento del Estado, ya sea por como regula y fiscaliza o por los vacíos normativos. Esa tragedia fue un acicate que castigó a la toda la clase política y obligó a replantearse acerca del funcionamiento de la cuestión pública.
domingo, 13 de abril de 2014 · 09:52
La semana que paso dejó un importante saldo en cuanto a la vida pública neuquina. Un temporal que además de ser un evento meteorológico extraordinario y de consecuencias muy serias, puso de manifiesto el funcionamiento del Estado y de la sociedad. 
Un evento que despertó a la los neuquinos a la realidad y que mostró ese doble andarivel en que está organizada la sociedad, el Estado como estructura institucional y la sociedad civil como una organización solidaria atendieron la gravedad de las consecuencias del azote climático y dieron una muestra cabal como muchas veces se puede trabajar a partir de la planificación. 
El último hecho que había conmovido a la sociedad neuquina fue el derrumbe de la Cooperativa Obrera en el oeste neuquino. Aquello fue la a antítesis de lo que sucedió esta vez y dejó al descubierto las irregularidades del funcionamiento del Estado, ya sea por como regula y fiscaliza o por los vacíos normativos. Esa tragedia fue un acicate que castigo a la toda la clase política y obligó a replantearse acerca del funcionamiento de la cuestión pública.
En esta ocasión ante la inevitable e inminente tormenta que afectaría la ciudad se activaron los mecanismos de crisis y la respuesta fue la adecuada, el Estado articuló los recursos y mecanismos para mitigar los efectos de lo ineludible y trató de que existiera cierta normalidad en medio de un caótico panorama. Con sus más y con sus menos estuvo a la altura de las circunstancias.  En el caso del gobierno de la provincia los organismos de defensa civil vienen con un gran entrenamiento ante la adversidad; la erupción del Copahue y los incendios en la cordillera han agudizado los reflejos  ante la adversidad. En el caso del municipio capitalino la seriedad con que encaró la emergencia climática lo sitúa muy por encima de como se valoró su gestión en otras contingencias.
Lo cierto es que por el costado de toda la tarea que se llevó a cabo desde el Estado la solidaridad social fue conmovedora. La reacción de la sociedad neuquina dio muestras de que ante la emergencia tiene la piel sensible y reacciona de manera inmediata. Esto que ocurrió en la semana que pasó puede servir de ejemplo para accionar en otros temas tan preocupantes como la inseguridad. Estado y sociedad codo a codo luchando contra flagelos que la afectan. Un modelo de gestión en el que podría indagarse desde la gestión pública.
El voto electrónico
También esta semana la vida institucional siguió su curso dentro de lo que permitió esta "normalidad” post temporal. En el Concejo Deliberante se trató y aprobó el proyecto que innova en la modalidad de voto en las elecciones y se avanzó con la idea de incorporar la informatización del voto. Algo que se irá introduciendo de manera gradual en la práctica eleccionaria de los ciudadanos de la capital provincial.
Esta decisión implica varias cuestiones que ayudan a una mejora de la calidad en el ejercicio de la ciudadanía, es una manera segura de modernizarse y simplificar lo que serán los sufragios, además de garantizar transparencia y control sobre cualquier forma de fraude. La única traba que podría existir es la divulgación e incorporación por parte de los ciudadanos no instruidos en informática que deberán apelar a la ayuda de los fiscales. En cierto sentido el debate de esta innovación estuvo a la sombra de lo que afectaba a la ciudad tras el temporal. Pero fue un debate que se abortó el año pasado por la inminencia de las elecciones y que este año se convirtió ya  en ordenanza. Seguramente a lo largo del año se volverá a discutir sobre las ventajas y desventajas de esta nueva modalidad.
 Los reclamos de Pereyra 
El senador neuquino estuvo el jueves pasado en la Cancillería reclamando en favor de que se cumpla la Disposición N° 1403/2013, la Subsecretaría de Transporte Automotor de la Nación que había dispuesto la prohibición de la circulación para el transporte internacional de cargas peligrosas por la Ruta Nacional N° 231, desde su intersección con la Ruta 40 hasta el Paso Cardenal Samoré.
Ese mismo organismo a través de otra Disposición, la  N° 223/2014, publicada en el Boletín Oficial del último 7 de abril determinó una prórroga por 180 días del plazo de entrada en vigencia de la normativa.
La prohibición de este tipo de tránsito se centra en el alto riesgo ambiental que representarían eventuales derrames u otras contingencias en un área de altísimo valor ambiental y turístico, y responde a un reclamo de larga data de los pobladores de Villa La Angostura.
Pereyra además de efectuar su reclamo como senador nacional anunció que tiene todos los mecanismos gremiales para ejercer la defensa de los derechos de los habitantes de Villa La Angostura en caso de que no se cumpla con lo establecido en la citada Disposición. Esta actividad estuvo precedida por otras iniciativas vinculadas a la emergencia climática. 
El dirigente del petróleo no descuida ningun frente de trabajo en su afán de estar presente en el escenario político local.

 

M.E.G.



Comentarios