La Política en Neuquén

Vaca Muerta y cómo pasar de próspero a mendigo

El “parate” en Vaca Muerta afecta a 15 mil familias. Van alternando las horas de trabajo mensual para no caer en la desocupación.
domingo, 23 de febrero de 2020 · 13:07

Si creemos que un tal Martín Guzmán, ministro de economía de nuestro país, nos salvará de todos los males y pesares económicos, estamos fritos. Usted calcule que hace tan solo dos años creíamos haber encontrado la solución, cuando nos pavoneábamos de haber bajado el déficit comercial energético de 6 mil a 2 mil millones de dólares. Era el tiempo en el que un presidente, Mauricio Macri, prometía 500 mil puestos de trabajo a instancias de Vaca Muerta. Hablábamos del faro energético y de que la formación geológica de la norpatagonia nos sacaría de décadas de postergación económica y social. Neuquén recibía comitivas de empresarios PyMES de distintas provincias de nuestro país. Éramos la envidia de muchos y la esperanza de miles. Ese mismo presidente de los hipotéticos 500 mil puestos de trabajo, en septiembre del año pasado, fue el iniciador de un proceso que echó por tierra con todas las esperanzas abrazadas y promovidas, por él mismo, no hace más de 30 meses atrás.  

Los mendigos

Según fuentes de la industria del petróleo, Vaca Muerta hoy tiene un excedente de mano de obra que oscila entre los 3 mil y 5 mil empleos directos. Si tomamos en cuenta al resto de los anillos, prestadores de servicios y subcontratistas, ligados a la actividad podríamos concluir en que en la actualidad las familias afectadas serían entre 9 mil y 15 mil. Las grandes compañías sostienen a sus empleados calificados, en menor número, enviándolos al exterior, en donde la actividad es previsible y marcha a buen ritmo. Así y todo, en estos casos, los beneficiados ya comienzan a dar señales de cansancio. Si se perturba el que aun, a duras penas, mantiene su puesto de trabajo, imagínese a cada uno de los 9 mil o 15 mil que deben esperar la tómbola del mes para ver qué quincena es la que le toca ir a trabajar. Aquellos que, no hace mucho tiempo, eran vistos como los laboriosos forjadores de la futura prosperidad de todo un país, se han convertido en mendigos de horas laborales. Así de triste y desagradable como suena. Pasaron de prósperos a mendigos.

Algunos ya comienzan a meter el dedo en la llaga y trazan un diagnostico letal sobre Vaca Muerta. Insinúan que “ya fue”. Otros, los más realistas y despojados de cualquier tinte político, dicen que aún hay tiempo para recuperarse pero que no hay que “dormirse”. El achicamiento del déficit comercial energético es uno de los temas que se analiza con atención. Si en el corto plazo la actividad no se reactiva, hay serios riesgos de que la brecha deficitaria en la matriz energética comience a dispararse nuevamente. Ahora bien. ¿Lo planteado es un tema, exclusivo de este tal Guzmán o también involucra a otros actores? Por mal que pese, nos lleva de las manos a todos y si los referentes políticos, sindicales y sociales no toman nota; dentro de 30 meses estaremos escribiendo una columna de similares características.

Precariedad política

Vaca Muerta, para Nación, nunca fue una política de Estado; caso contrario no estaríamos como estamos. La dirigencia política no sabe o no quiere compatibilizar intereses. El tironeo sobre los beneficios que la formación geológica logre, a instancias de la futura Ley petrolera, son muy fuertes. A algunos intereses, opuestos a Vaca Muerta, ya se los califica como “cartelizados”. De esto se habla muy poco. Las autoridades provinciales involucradas miran para otro lado. La disputa es concreta y avanza. Mientras no se alcance a dimensionar a Neuquén como, uno, de los puntos del futuro despegue de la economía de nuestro país; la reactivación tardara en llegar. Y quizás perdamos una nueva oportunidad, como la que asomó hace 10 años atrás.

Tironeando la torta

El caso de Vaca Muerta también pega y duro en la economía local. Esta semana los gremios estatales y el docente, ATEN, irán a una mesa de negociación con representantes del gobierno neuquino. Carlos Quintriqueo de ATE y Marcelo Guagliardo, de ATEN, pretenden mantener la indexación salarial trimestral. Método que les ha dado muy buenos resultados y que rindió a los bolsillos de los trabajadores. Los emisarios de Omar Gutiérrez irán a la reunión con la imposición bajada desde Nación. “No más acuerdos salariales, indexatorios”, fue la premisa impartida desde el círculo áulico del Presidente, Alberto Fernández. Quintriqueo, el más kirchnerista de los sindicalistas neuquinos, pretende ir a Nación e interceder en beneficio de la paz social alcanzada en la provincia. Guagliardo también teje en el mismo sentido pero con otros actores y menor exposición política.  El parate en la actividad hidrocarburifera repercute en las regalías que ingresan al tesoro provincial. Hasta el momento el cálculo es una baja de 900 millones de pesos por mes. La merma comenzó en agosto y vamos sumando.  La situación es irreversible en lo inmediato y los gremios son conscientes de ello.

Marzo con anuncios

Se viene Marzo y con él, el show de los mensajes ante las legislaturas. El Presidente Fernández irá al Congreso Nacional y cada gobernador hará lo propio con las cámaras legislativas provinciales. En el caso de Fernández, mucho de lo que diga dependerá de Guzmán. Del gobernador neuquino se sabe que, hará un resumen sobre el último año de mandato de su anterior gestión y que profundizará la acción del “plan quinquenal” inaugurado precisamente hace un año atrás. La política habitacional tendría un lugar importante en la alocución. También se extenderá unos minutos sobre todo lo alcanzado en el desarrollo de la matriz turística. Quienes trabajaron en la letra definitiva del mensaje comentaron que podría anunciar  la promoción de líneas de crédito y fomento para emprendimientos ligados a la actividad turística.

El gobernador tiene en carpeta un programa de fomento de construcción de viviendas. Se trataría de nuevas herramientas que permitiría lograr la construcción de 5 mil viviendas por año. Profesionales que están trabajando en la materia comentaron que el programa es inclusivo. Atiende a los sectores más carenciados pero también contempla la solución de vivienda para los sectores medios.

Omar Gutiérrez pondrá el acento sobre la política de desarrollo de energías limpias. El parque eólico que se levanta en el centro de nuestra provincia es, hoy, la carta de presentación del gobierno neuquino en esta materia.

Habrá que ver cuánto tiempo ocupara en su mensaje el tema ambiental. Mucho para hacer y debatir. La agenda “verde” avanza en silencio y se prevén serios nubarrones. Hay ruido de todo tipo en la relación y responsabilidades con respecto a la administración del pasivo ambiental generado a instancias de Vaca Muerta.

Temas que dominan este fin de febrero pero que estarán presentes durante gran parte del año. Intereses que nos atraviesan, en mayor o menor medida, a todos por igual y que están ligados a la suerte de este tal, Guzmán.

Comentarios