La Política en Neuquén

Con gestos, el MPN abandona la cuarentena política

En el aspecto sanitario, el gobierno provincial sigue en la buena senda. Salarios: estatales provinciales cobran sin aumento. El municipio capitalino aplicó reducción de sueldos en planta política y mantuvo aumentos salariales en planta permanente.
domingo, 3 de mayo de 2020 · 13:08

La pandemia y los resultados, de la semana, arrojados a instancias de la aplicación del Aislamiento Social Obligatorio no arrojaron mayores sorpresas. Las cifras y porcentajes ya son parte de nuestra cotidianeidad. Lo que resultó morboso, al principio, hoy es parte de la foto habitual que nos muestra la realidad. Quizás por eso ahora abundan más las historias en primera persona que el alerta en rojo con el número de muertos e infectados.  Hemos evolucionado frente al Coronavirus. Lo hemos hecho, y para bien. Nos aprendimos el libretito que enseña los cuidados y precauciones que debemos tener dentro y fuera de nuestras casas. Sabemos que la cuarentena nos llevara de la mano hasta la próxima primavera. Entendimos con mucho dolor que lo peor aún no ha pasado y cada vez miramos con más atención a nuestro alrededor de manera de que el “bicho maldito” no se lleve a ninguno de los nuestros. Quienes, gracias a Dios, tenemos las herramientas para defendernos del COVID 19; somos parte de la realidad antes mencionada, pero en nuestro país hay un 40 por ciento de habitantes que no cuentan con sus necesidades básicas satisfechas y por ende carecen de la totalidad de las herramientas para defenderse de los embates del Coronavirus. Esta última semana el país fue testigo de la desprotección social en la que están inmersos los sectores más empobrecidos. Las imágenes de la Villa 31, en Ciudad de Buenos Aires, fueron la muestra cabal de lo lejos que estamos de los que más necesitan. Son 1.200 habitantes de los cuales casi la mitad no tiene agua potable. Hay familias integradas por 12 personas  que habitan un departamento de dos ambientes de tres por tres. Las medidas de prevención y cuidado personal los obliga a estar en la calle. La inseguridad la padecen bajo el techo que comparten. así de triste y real. La foto fue una trompada que impactó en la mandíbula de todos aquellos que creen que la pandemia está bajo control y que en un futuro inmediato cantaremos victoria. No es así y estamos muy lejos de esa posibilidad. En cada rincón de nuestro país existen casos como el sitado de los vecinos de la Villa 31. Lo peor está por venir.

La solidaridad que no incluye

En la Argentina la situación está bajo control en la población que aun cobra sus sueldos y que gozan de las condiciones mínimas e indispensables para vivir de manera normal. Se trata de ese 50 o 60 por ciento fluctuante que se mantiene en pie, a pesar de las circunstancias. El inconveniente está en el sector que venía castigado antes del coronavirus. A marzo de este año los sectores más vulnerables no llegaban a ocupar el 30 por ciento de las poblaciones urbanas, hoy los especialistas indican que las cifras han crecido de manera exponencial y que a junio estarían arañando el 50 por ciento. Allí es en donde el estado debe tener más presencia y al parecer es en donde habría algunas fallas. La foto de la situación de los sectores más empobrecidos de nuestro país y cómo auxiliarlos y ponerlos a resguardo de la pandemia, es la que más observan los gobernantes de nuestro país. Neuquén fue puesto a prueba, de manera temprana, con el número de contagios y decesos en Loncopue. Se actuó bien y con firmeza. El gobierno y las autoridades sanitarias no le encuentran la vuelta a la alta movilidad urbana que se registra en las principales localidades de la provincia. El intendente de Neuquén capital, Mariano Gaido, confirmó que se está casi en el límite de los índices permitido por las autoridades sanitarias nacionales. También dijo que si no logran bajar dichos porcentajes no le temblara el pulso para tomar medidas más exigentes.

Mientras tanto el gobierno provincial navega sobre el veranito del achatamiento de la curva de contagios. Trabaja sobre escenarios que se pueden presentar sobre fines de mayo y primera quincena de junio. Por más que las estadísticas hoy le sonrían, sabe que el punto crítico aun no llegó.

Comerciantes, los muertos vivos

Los números recogidos en las últimas semanas hablan de que el sector empresario nacional ya ingresa en una situación de cesación de pagos y que de no mediar, mecanismos de ayuda inmediata, los concursos preventivos de crisis desde mitad de mayo en adelante serán moneda corriente. En Neuquén ACIPAN ha dado cuenta de la situación. En un sondeo realizado desde el Observatorio Económico se determinó que el 40 por ciento de los comerciantes neuquinos está en crisis. La mayoría de ellos tiene serios problemas para abonar los salarios de sus empleados del mes de abril y advierte que en mayo directamente no podrá abonarlos. Una recorrida por las calles del centro de la capital provincial no hace más que reforzar el mensaje de las frías estadísticas del centro de estudios de ACIPAN. En cada cuadra del microcentro y de la zona comercial del bajo neuquino hay, por lo menos, dos o tres  locales vacíos o abandonados. El Coronavirus ha sido letal con comerciantes y empleados.

El MPN y los roles

En Neuquén hubo dos hechos de gobierno disimiles que tuvieron a un mismo espacio como protagonista. El miércoles, el intendente de la capital Mariano Gaido anunció una quita del 20 por ciento y congelamiento de salarios en la planta política de su gabinete y garantizó el pago de los salarios a todos los empleados municipales de planta permanente, con los aumentos acordados con antelación a la pandemia.

El gobierno de la provincia comunicó el pago de los haberes a todo el personal estatal, sin incluir los aumentos salariales también acordados con los gremios antes de que el Coronavirus irrumpiera en escena. El cronograma de pago de salarios comenzó este lunes y culminará el próximo 12 de mayo con la liquidación de los sueldos de todo el personal que reviste como planta política.

Las medidas adoptadas fueron motivo de innumerables charlas entre los máximos huéspedes del Palacio Municipal y de Casa de Gobierno. Uno comienza a apretar el acelerador a cinco meses de asumir su primera gestión, el otro va manejando el timón con mucha cautela de manera de llevar su último viaje a buen puerto.

Dos gestos distintos pero que muestran al MPN en toda su dimensión. El partido gobernante comenzó a aplicar “su” receta histórica y abandona la cuarentena política.   

Galería de fotos

Valorar noticia

Comentarios