NEUQUÉN

El abanico de jugadas del MPN va más allá de lo que se ve

No se descarta un eventual pacto de caballeros entre los Azules y Figueroa. Tampoco se descarta la conformación de un frente con otros partidos.
sábado, 26 de marzo de 2022 · 21:38

Las que vendrán, de aquí al 30 de abril, serán jornadas intensas y quizá hasta de definiciones fuertes en el MPN Azul, de cara no sólo a las elecciones de autoridades partidarias, sino fundamentalmente rumbo a los comicios de cargos electivos para las generales de 2023. Para ese día hay en agenda un acto -se supone de lanzamiento- en Villa El Chocón, localidad en la que este viernes se reunieron intendentes y referentes de ese sector que gobierna la provincia, el partido y un amplio abanico de municipios. 
Las dos citas con las urnas serán este año y si bien los Azules tienen un precandidato para suceder a Omar Gutiérrez -su vicegobernador, Marcos Koopmann- no se descarta que llegado el caso puedan surgir otras estrategias. De hecho, hay círculos (bastante cerrados) en las que se las llegó a mencionar. 
Dicen que no debería descartarse la posibilidad -hasta hace un par de días impensada- de un eventual acercamiento o pacto de caballeros, entre los Azules de Gutiérrez y de Jorge Sapag con el sector que conduce el diputado nacional Rolando Figueroa, quien aún no lanzó su candidatura pero es un hecho que lo hará. 
También se dice que la compañera de fórmula podría llegar a ser una mujer con cercanía al partido -afiliada- y con lucimiento en su perfil profesional o laboral, pero sin demasiada trayectoria política partidaria. De ser así, se replicaría la experiencia de Ana María Pechen, quien fue rectora de la Universidad Nacional del Comahue (UNCo) y luego vicegobernadora de Sapag. En paralelo se habla de una eventual extra partidaria, siempre en el supuesto caso de que la candidata a vice no surja de entre las ministras o las integrantes del bloque de diputados y diputadas provinciales.     
Si esto sorprende, aunque en política poco y nada debería sorprender, lo que sigue es igualmente llamativo: también, en esa usina de proyecciones y eventualidades, se ha mencionado una hipotética alternativa al sistema de colectoras, que tanto rédito han tributado y no sería otra cosa que la conformación de un frente de partidos del que el MPN sería, por supuesto, la nave insignia. Un dato no es menor: a diferencia de las partidarias, los comicios para elegir candidato a gobernador son abiertos y no es necesario estar afiliado para votar.
Por lo pronto, el movimiento que se ha venido generando en las últimas semanas (más la posibilidad de que se unifiquen las fechas de elecciones, ahora que Mariano Gaido es intendente), han hecho que el partido provincial vuelva a instalar aquella presunción -no declarada- de que quien gane la interna será, indefectiblemente, el próximo gobernador. 

De ninguna manera la presunción va en desmedro de Juntos por el Cambio que ya tiene dos diputados con traje de precandidatos (Francisco Sánchez, apadrinado por Patricia Bullrich y Pablo Cervi, apoyado por Horacio Rodríguez Larreta); ni del Frente de Todos, donde asoma la precandidatura del secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez. Pero es un hecho que la puja del MPN ha concentrado la atención, al menos, del mundillo político, los empleados públicos y los sectores más politizados.
Durante las últimas jornadas hubo, en el Frente de Todos, una secuencia de hechos que también remiten al MPN. Primero el diputado provincial Sergio Fernández Novoa (del sector de Oscar Parrilli) dijo que le abriría las puertas a Figueroa para que participe de una interna por la candidatura a gobernador; después, su compañero de bloque Darío Peralta (ladero de Martínez) respondió que su sector ya tiene candidato. Y ahora, hace apenas unos pocos días, el intendente de Centenario y socio político de Martínez, Javier Bertoldi, sostuvo que Figueroa podría incorporarse al Frente de Todos. 
Hasta donde se sabe, Figueroa no tiene intenciones de emigrar, sino que se encamina a dar la pelea interna. Sin ir más lejos, este jueves feriado, encabezó una concurrida reunión en Olivia, conocido comercio capitalino consagrado al catering y a los eventos. Se dice que hubo unas 600 personas, que quedó gente afuera y que tuvo palabras de elogio hacia el gobernador. Subrayó que a Gutiérrez le tocó gobernar en tiempos de pandemia, lo que por supuesto no es fácil y hasta pidió un aplauso de reconocimiento para él. 
“La de Olivia fue una reunión de trabajo, no de lanzamiento”, aseguraron desde la mesa chica de Rolo, como le dicen. Pero se habló de la construcción de una propuesta “de abajo hacia arriba”, de “la necesidad de un cambio en el MPN”, del “amor por Neuquén” y de “abrir los brazos para que todos los que quieran transformar la provincia puedan sumarse con libertad y ganas de trabajar”. 
En ese encuentro hubo jóvenes y también hubo experimentados dirigentes, nucleados muchos de ellos en el Movimiento de Acción Política (MAPO). Cantaron presente el ex diputado José “Pino” Russo; el ex secretario de Gestión Pública, Rodolfo Laffitte; el ex ministro Jorge Tobares; el ex intendente de Neuquén, César Balda; el ex intendente de Caviahue, Oscar Mansegosa, Jorge Brillo y el músico Naldo Labrín. Mientras que entre las damas estuvieron la ex ministra Zulma Reina y la ex titular del servicio de Emergencia SIEN, Luciana Ortiz Luna quien acompañó a Figueroa en la interna por la candidatura diputado. 
Los Azules y Figueroa están en movimiento, como también lo están los Azules y Blancos, del histórico dirigente petrolero Guillermo Pereyra, quien compartió un acto con los suyos, en Rincón de los Sauces (su casa, su pago chico). Fue el inicio de una gira provincial de cara al proceso eleccionario que se viene.
“No vamos a romper el MPN, venimos a compartir nuestros proyectos”, aseveró Pereyra escoltado por su sucesor en la conducción de la organización gremial petrolera, Marcelo Rucci. ¿Qué hará Pereyra? Esa es la pregunta; y esta es su respuesta: la agrupación todavía no tiene candidatos “porque primero queremos hablar con los compañeros y vecinos de la provincia”. 
Pereyra asegura que quiere la unidad, pero a su vez afirma que no quiere amontonamientos; entonces ensaya críticas y alimenta la incertidumbre en este período de definiciones que, como se dijo, acaba de ingresar en una etapa intensa.

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios

Otras Noticias