CUESTIÓN DE GÉNERO EN LOS AÑOS ́80

“Se acabó, estoy harta”, la estrella de cine que se bajó a tiempo

Actriz emblemática que protagonizó éxitos como La fuerza del cariño y Reto al destino, pero decidió retirarse en su momento de mayor éxito.
sábado, 16 de mayo de 2020 · 17:24

Debra Winger, la estrella de cine que prefirió desaparecer antes de volverse invisible. Actriz emblemática de los años '80, protagonizó éxitos como La fuerza del cariño y Reto al destino, pero decidió retirarse en su momento de mayor éxito.

A los 40, la actriz dijo "basta" tras sentir que era injustamente pagada y tratada en la industria de Hollywood. Quince años después, y en el día de su cumpleaños número 65, la actriz se mantiene fiel a esa promesa. 

Trabaja en televisión y teatro y presume de que nadie la reconoce ya por la calle

Cuestión de género en los años ́80

  • En 2002, Rosanna Arquette dirigió un documental en el que varias actrices maduras se reunían en casa de Melanie Griffith para denunciar la jubilación forzosa de las mujeres en Hollywood pasados los 40 años. Lo tituló Buscando a Debra Winger. Aquel documental inició una conversación cultural que no se ha apagado desde entonces y que ha tenido como símbolo a Winger: la estrella de cine que un día se cansó y, en vez de quejarse de la industria, se atrevió a retirarse y desaparecer en sus propios términos antes de que otros la invisibilizasen.
  •  

¿Quién es esta mujer que fue estrella de Hollywood?

Debra Winger, nació en Ohio en el año 1955, pasó su adolescencia en un kibutz, donde colaboró con el ejército israelí, y tras volver a Estados Unidos sufrió un accidente que la dejó ciega y paralizó el lado izquierdo de su cuerpo. Durante su convalecencia de un año, decidió que si se recuperaba haría carrera en Hollywood. 

“Es como si para el tercer hijo mis padres ya estuvieran cansados. De pequeña me asustaba que no hubiera fotos de mi infancia porque me hacía sentir que no existía”, confesó ella misma al Washington Post. De esta manera, Winger llegó a la conclusión de que las cámaras de cine garantizarían su identidad. 

  • George Cukor, el legendario director de My Fair Lady, trató de disuadirla: “Esa voz... no sabes andar, no tienes clase”. Su padre también le advirtió que no lo conseguiría, porque las estrellas eran hermosas. Ella respondió: “Entonces no seré una estrella, seré una actriz”.

Desde su debut en la serie Wonder Woman, Debra Winger sufrió el choque entre su disciplina profesional y lo que la industria quería de ella. “Investigué y estudié los cómics, pero luego llegué al set y me decían 'No, no, limítate a girar sobre ti misma y transformarte en fuego'. Eso no era interpretación, era prostitución, así que empleé todo mi sueldo en pagar abogados para que me liberasen de aquel contrato”, recordó en la revista Esquire. “Lynda Cárter (la protagonista) era un maniquí, su única preocupación era que yo no llevase la misma sombra de ojos que ella”.

Fuente: El País

Comentarios

Otras Noticias