FRENÉTICA HUÍDA DE LA POLICÍA

Reginenses fueron una pesadilla en la madrugada neuquina

Habían sacado sin permiso la camioneta al padre de uno de ellos, chocaron a un policía y a varios vehículos.
miércoles, 09 de octubre de 2019 · 12:13

Cuatro muchachos a bordo de una camioneta resultaron una verdadera pesadilla para la Policía neuquina. Embistieron a un uniformado que conducía una motocicleta y en la huida chocaron a otros vehículos estacionados. El conductor –único mayor de edad- se negó al test de alcoholemia, y luego se supo que le habían sacado sin permiso la camioneta al padre de uno de ellos, un conocido empresario de la noche neuquina que vive en Villa Regina.

El director de Tránsito de la Policía, comisario Ricardo Arias, relató en AM550 que todo comenzó en horas de la madrugada cuando un efectivo policial motorizado fue embestido por una camioneta VW Amarok en la esquina de Rivadavia y Avenida Argentina. Sin prestarle asistencia alguna, el conductor de la camioneta escapó del lugar y emprendió una frenética huida. Mientras, el motorista alertó a otros móviles de lo ocurrido.

Arias señaló que la camioneta huyó a gran velocidad desde el centro y a su paso fue chocando vehículos estacionados a los que dejó bastante maltrechos.

El operativo de persecución terminó abruptamente en la esquina de Batilana y Ruca Choroy cuando los uniformados interceptaron la camioneta y lograron hacer descender a sus cuatro ocupantes. El que manejaba tiene 26 años y estaba acompañado por dos de 17 y uno de 14 años.

La primera medida adoptada por los uniformados fue intentar someter al conductor al test de alcoholemia, pero éste se negó rotundamente por lo que se le labró la infracción correspondiente como si el resultado hubiese sido el máximo nivel de alcohol en sangre.

En una rápida inspección a la cabina de la camioneta, los policías observaron envases de bebidas alcohólicas desparramadas por el piso.

Como si fuera poco, llegó la información de que un hombre domiciliado en Villa Regina había denunciado que su camioneta VW Amarok blanca había sido robada de la vereda de su casa. Era el padre de uno de los ocupantes del rodado que, en complicidad con sus amigos, se la habían sacado sin permiso.

Arias destacó que el dueño de la camioneta “es un reconocido empresario de la noche que tenía un boliche en la calle Primeros Pobladores” de Neuquén. La Amarok quedó secuestrada.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias