LA SALVÓ UNA VECINA

Prendió fuego a la mujer delante de sus hijas

La víctima resultó con quemaduras en su cara, cuello, tórax, brazo y mano derecha.
lunes, 4 de mayo de 2020 · 14:32

Pudo ser un nuevo femicidio pero se salvó de milagro. Luego de una violenta discusión, una mujer de 28 años fue rociada con alcohol y prendida fuego viva por su pareja de 21. Todo pasó en presencia de su beba de 15 días y su otra hija de 3 años. 

Al escuchar los gritos del interior de la casa, un vecina fue rápidamente a ver qué sucedía. Al encontrarse con ella ardiendo, la llevó al baño y la metió debajo de la ducha para apagar el fuego de su cuerpo.

El feroz episodio tuvo lugar el sábado cerca de las 17 horas, en una vivienda ubicada en la calle Morel al 400, del barrio 5 de Abril, en Bahía Blanca. La víctima fue identificada como Cintia García, quien resultó con quemaduras en la cara, el cuello, el pecho, el tórax, el brazo y la mano derecha luego del brutal ataque de Maximiliano Cayumil, quien se encuentra detenido.

 En diálogo con el portal La Brújula 24, Cintia narró: 

"Esta persona era mi pareja, estábamos conviviendo. Él había ido a hacer una denuncia contra mi ex pareja, pero no sé qué habrá escuchado en la comisaría porque cuando regresó me empezó a acusar de haberle mostrado el bebé a quien fuera mi anterior novio. Si bien se lo negué, me amenazó con llevársela.

En ese instante me la dio para que la amamante y cuando terminé, quiso agarrar a la bebé. Me dijo 'tampoco me la dejás agarrar'. Se para al lado de la cama y me dice que me iba a rociar con alcohol etílico para prenderme fuego. Nunca pensé que iba a hacer eso. Me roció y fue a buscar un encendedor, con mi nena al lado y la bebé a upa.

La primera chispa no me agarró y la segunda ya hizo que tome fuego. Después de eso no me acuerdo nada. Vino una vecina y pudo salvarme. Mi hija más grande vio todo y cuando ayer vino a visitarme yo le decía que se acerque, se quedó en la puerta de la habitación porque está muy asustada".

Cintia ya se encuentra en la casa realizándose curaciones a cada momento, sin poder amamantar a su beba recién nacida por las partes comprometidas que tiene de su cuerpo. 

Según detalló también, hace dos años que conocía a Cayumil y llevaban un año viviendo juntos. "Él no me dejaba ir a ningún lado, me acompañaba al trabajo. Ya me había pegado antes pero nunca lo había denunciado". finalizó.

Comentarios