RESTRICCIONES Y DESOBEDIENCIA

Confinamiento, sin testeos masivos, no baja la circulación

El director de la Clínica Pasteur, Juan Peláez, y el médico Carlos Regazzoni, explicaron qué pasa con el comportamiento de la gente y por qué no es eficiente la burbuja barrial.
miércoles, 14 de octubre de 2020 · 12:50

La provincia de Neuquén con siete de sus ciudades alcanzadas por las restricciones de lo que fue la fase 1, tiene a la sociedad dividida, nadie se pronuncia contra el sistema sanitario y el apoyo a los médicos sigue siendo primordial, pero la economía de los trabajadores se derrumba y se estaría llegando a una “situación límite”.

Así lo expresó el director de la Clínica Pasteur, Juan Peláez, por AM 550,es una situación compleja, es como que estuviéramos llegando a una situación límite desde lo sanitario y lo económico. Acá (la pandemia) se encontró con una crisis sanitaria y económica, donde el sistema sanitario está sobrepasado y genera estas divergencias.  Hay que entender que si uno ve el problema desde una perspectiva sanitaria ve que hay gente que está muriendo sin llegar a tener la oportunidad de ser internado en terapia intensiva y muchas veces con dificultades para conseguir una cama de piso”.

Pero viéndolo desde la “perspectiva comercial, como lo han planteado con mucha razón y mucho fundamento los comerciantes estos días, uno entiende que no se puede sobrevivir de esta manera, que a veces algunos prefieren correr algún riesgo porque si no se lleva el mango a la casa no se come”.

En el medio de estos dos sectores de la sociedad, están los que “todavía no tiene la conciencia necesaria sobre la gravedad de la situación”, reafirmó Peláez, el sistema sanitario necesita un respiro porque la realidad  es que “está aumentando el número de muertos, es un dato duro, pero no hay sistema sanitario que aguante ni tampoco una economía que aguante conductas sociales inadecuadas en este momento”.

El médico entiende también que la conducta de la gente depende hoy del cansancio de estar viviendo cuarentenas y confinamientos, más allá de cómo se estén dando actualmente, y reconoció que como país “tomamos medidas muy estrictas de manera muy temprana que fueron innecesarias y que cansaron a la población gratuitamente. Estar encerrados genera angustia, depresión y además impactó económicamente”.

En otra entrevista radial, también por AM 550, el médico y doctor en medicina Carlos Regazzoni, fue contundente al afirmar que no puede dejar esta enfermedad  “librada a la responsabilidad individual, porque es muy difícil para una persona, sobre todo con la penuria económica, tener en la cabeza toda la complejidad que significa el manejo de una enfermedad como es esta”.

Las estrategias que plantea y que deberían ejecutarse desde el Estado Nacional y no desde las provincias, son los testeos masivos, “si es posible hisopados masivos, pero si no hay recursos hacer testeos de síntomas, dos veces por semana por teléfono (como los censos de población con la misma logística) y hacer confinamiento selectivos y de esta manera bajar la circulación viral”.

Sobre las burbujas barriales, explicó que sin testeos masivos es una política que “no va a servir para nada”. Si se confina un barrio pero no se aíslan los casos, automáticamente transforma a ese barrio en un cluster y aumenta mucho la circulación en ese barrio” , pero pueden funcionar, si se hace de manera sectorizada, se cuadricula la jurisdicción se hacen testeos masivos, y se identifican áreas verdes, sin circulación viral, áreas amarillas con circulación baja y áreas rojas con alta circulación, en esta última “se testea masivamente confinando a las personas infectados” para lograr volver a los niveles anteriores.  

Esta estrategia de confinamiento mediante testeos masivos va a posibilitar “tener una vigilancia epidemiológica adecuada para permitir una restitución de la economía, sin correr el riesgo de que se generen momentos de alta circulación viral”.

El gran problema, según explicó Regazzoni, es que al virus se lo trata como una “ola” y no como “focos de incendios”, si no se suprimen con una estrategia fuerte de testeos quedan focos encendidos y cuando se retira la cuarentena se reactivan, y ese es el problema, donde se creía que estaba superado vuelven a brotar”.

Comentarios