HABLÓ POR AM 550 y 24/7 NOTICIAS

Las raíces neuquinas de un asador en Houston

Debió lidiar con los cortes de carne diferentes pero se las arregló para mostrarle a los norteamericanos lo que es nuestra cocina.
sábado, 3 de octubre de 2020 · 15:37

Es más común escuchar “applause to the grill” que conseguir una buena tira de asado, vacío o chinchulines, en las carnicerías de Houston, Estados Unidos. Pero Juan “Juancho” Ríos Villamayor se las ingenió –desde hace veinte años- para cocinar exquisitos asados argentinos, en pleno corazón de Texas y a orillas de la bahía Trinity.  Hijo de madre chosmalense y padre formoseño, no olvida sus raíces y los veranos que pasó en el norte neuquino, durante toda su niñez y juventud. Desde allí, habló por AM 550 y 24/7 Noticias, en plena tormenta de viento y lluvias, comunes en esta época del año.

Desde hace poco más de un año, con el ingreso de carne argentina, conformó una compañía que importa en Estados Unidos nuestros productos, entre ellos también con la posibilidad de abrir el camino a elaboraciones neuquinas, entre ellas vinos de la bodega Des De La Torre, de Chos Malal. “Ellos aman lo nuestro, las tradiciones, el asado y hasta las pastas nuestras, o las pizzas”, cuenta “Juancho”, mientras recorre las dos décadas desde su llegada al país del Norte.

Entre los recuerdos y valoraciones de sus raíces, subraya lo que vivió en los veranos de su infancia, cuando desde Buenos Aires venía de vacaciones al norte neuquino y en especial a su abuelo Enrique “que era un eximio asador y yo quedaba extasiado con la ceremonia, los olores, sabores y el arte de nuestra cocina”. A estas experiencias neuquinas, “Juancho” también hizo confluir en su gastronomía “mis antepasados guaraníes, por parte de mi viejo”, lo que conformó un estilo distintivo en esa región norteamericana.

Con especial afecto (entre otros familiares y amigos), recordó que en esos veranos de infancia neuquina comenzó su amistad entrañable con otro cocinero reconocido de nuestra Provincia: Ramón “Moncho” Vásquez.

El crecimiento del negocio y de la familia, hizo que Ríos Villamayor fuera delegando en sus hijos la realización de eventos gastronómicos y orientara su perfil comercial hacia el ingreso de los cortes tradicionales de carne argentina y productos de nuestra Patagonia, en especial de Neuquén.

Choripanes solidarios

Su vínculo permanente con nuestra región lo llevó en el mes de agosto a impulsar una gran “choripaneada” en Houston, cuyos fondos fueron enviados a un merendero vecinal en el barrio Uriburu de Chos Malal. “Vendimos más de quinientos choripanes y el sesenta por ciento de la gente que vino a colaborar eran norteamericanos. Para nosotros fue un antes y un después, porque vimos cómo repercute lo que hagamos aquí para la gente que lo necesita en la Argentina”. Con lo recaudado y enviado a Chos Malal “se podrá contener a unas 350 personas, hasta fin de año”, cuenta “Juancho”.

Fue tal la repercusión en Houston que “estamos organizando a nivel empresas, más corporativo, algo similar para el mes de enero y volver a ayudar a nuestra gente”, indica Ríos Villamayor. Además de su empresa, también tiene una relación estrecha “con un amigo mendocino” que vive en Dallas, especializado en la metalúrgica y orientado a la elaboración de parrillas, asadores, discos y chulengos, en esa región.

Finalmente, Juan “Juancho” Ríos Villamayor adelantó dos objetivos a mediano plazo: la apertura de una Escuela Argentina de Asadores, en Houston, y la posibilidad de realizar en ese país el próximo Mundial de Asadores, en el año 2022. Él ha sido nombrado recientemente “Embajador” allí de la Federación Argentina de Asadores.

Comentarios