Polémicas frente a la pandemia

Ahorcar en público a los violadores de niños

En Pakistán lo decidió el Parlamento. Hubo 3.800 casos de violación en 2018. Aquí, en Argentina, hubo casi 7.000.
viernes, 07 de febrero de 2020 · 10:38

Pocos crímenes conmocionan tanto como la violación de un niño. Sin embargo, el horror y la repulsión que provoca, no hace más que destacar las impiadosas estadísticas, que indican que los casos de abusos sexuales con menores de edad como víctimas siguen en aumento. Aquí, allá, y en todas partes. Es una pandemia delictiva, una muestra del espanto que encierra, en lo más profundo del espíritu, el ser humano.

Cada sociedad enfrenta el tema según sus costumbres y creencias. En Argentina, la ley busca tener contenidos de mayor severidad para estos casos. Cada vez que se conoce alguno, según su relevancia pública, la sociedad opina. Las opiniones de las redes sociales son, claramente, mucho más extremas que lo que las leyes disponen y los jueces interpretan.

En Pakistán, un país y una sociedad lejana respecto de la nuestra, el Parlamento acaba de aprobar una resolución que propone, sin anestesia, ahorcar en público a violadores y asesinos de niños. La resolución fue aprobada por mayoría, a mano alzada. En Pakistán, en 2018, se denunciaron 3.832 casos de abusos sexuales a menores.

Hace un mes, en ese país asiático se aprobó una ley para proteger a los niños con un mecanismo más rápido de respuesta en casos de desapariciones, castigos para los policías que no reaccionen a tiempo, y penas severas para los pederastas.

Pero la continuidad de casos y aberraciones confirmadas mantiene la tensión legislativa. Lo último es la resolución de ahorcar a los culpables. En una plaza. Frente, incluso, a las cámaras que podrían transmitir ese espectáculo dantesco a todo el mundo.

En nuestro país las estadísticas también son extremadamente preocupantes. Hay muchas, y dudas sobre la exactitud. Están elaboradas en base a denuncias y registros de casos que llegaron a tribunales. Según publicaciones del año pasado, se registraron 16.974 víctimas de abuso sexual en 2018. De ese total, se estima que 40 por ciento eran menores. Casi 7.000 casos. Un dato tremendo, al que no se le da la importancia real que denota.

No hay un día en que la oficina de prensa del Ministerio Público Fiscal no informe sobre algún caso de abuso que está en proceso de acusación y de ser juzgado. Los hechos de abuso, violación, acoso, proliferan. Hay una llamativa cantidad de reincidencias en el delito.

Argentina, Neuquén, no es Pakistán. Pero, tal vez, pensar la situación con una visión amplia, observar que estamos ante una pandemia perversa, y no ante fenómenos locales, ayude a ir encontrando los antídotos para que la enfermedad no avance, para que nuestra sociedad no se convierta en una en la que solo pueden sobrevivir los más fuertes.

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias