PROTESTA EN EL POLICLÍNICO

En plena pandemia, también se resiente el sistema de salud privado

Retención de tareas en Neuquén, camas vacías y una cadena de pagos cortada que pone en riesgo la condición de “esencial” del sector.
domingo, 2 de agosto de 2020 · 21:19

El Policlínico Neuquén es uno de los 13 establecimientos que tiene la provincia con internación, y con un promedio de 150 camas, se suma al servicio que totaliza unas 700. No es un establecimiento base Covid, de hecho, no tiene pacientes contagiados. Y desde que se desató la pandemia, bajó considerablemente su ocupación e internación. Algunos estiman que tiene un 30% menos de actividad. Y este escenario, encuentra al personal de los diferentes servicios desgastado y ahora con retención de tareas, porque exige que le pongan fecha de cancelación al pago del aguinaldo y teme por el cobro de los haberes de este mes. La situación, que también perjudica a los médicos, pone en evidencia que el discurso de servicio esencial otra vez cae en saco roto.

“No sólo se trata de cuándo nos van a pagar, sino que estamos cansados porque en esta situación de pandemia, la retención de tareas era la última opción que queríamos tomar, pero no nos dejaron alternativas. Todos dicen que somos esenciales, pero a la hora de pagar, ésta es la realidad”, comentó a este diario una de las trabajadoras del Policlínico, involucrada en la protesta desde el jueves pasado. En el tema ya interviene la Subsecretaría de Trabajo de la provincia, y mañana lunes, habrá nueva reunión a la espera de una fecha de cancelación del aguinaldo.

El Policlínico Neuquén refleja la misma crisis de otras instituciones de salud de Neuquén, donde la cadena de pago se cortó hace varios meses, la pandemia sólo ofició de la frutilla del postre. La principal obra social con la que operan es el ISSN, que replica y refleja las cuentas en rojo de la provincia. Según pudo averiguar este diario, el primer pago del aguinaldo se hizo gracias a que desde la obra social provincial se desembolsó por los servicios de marzo.

“Nos pagaron el 50% y los sueldos, también cobramos desdoblados: una parte paga el Policlínico y otra Nación”, explicaron. “Estamos atendiendo las guardias mínimas y las urgencias, el resto de los servicios están impactados. El área respiratoria Covid la estamos atendiendo porque es lo que nos compete como Salud, pero no tenemos pacientes contagiados. Hay protocolos en caso de intervenciones quirúrgicas y eso se cumple, no se pueden internar sino se hacen primero un test para Covid. El problema son los pagos, que nos dicen que somos esenciales, pero no la estamos pasando bien”, agregaron.

Este lunes habrá una nueva reunión, tras el cuarto intermedio del jueves pasado, en la Subsecretaría de Trabajo. Los médicos no se encuentran en una situación mejor a la del resto. “Siempre en el Policlínico, primero se cancela a los trabajadores (unos 480 aproximadamente) de todos los servicios y luego se abonan los honorarios. Pero si las obras sociales no pagan y la actividad bajó, todos estamos complicados”, opinó uno de los profesionales consultados.

En rigor, lo que ocurre en esta institución es similar al panorama de otras entidades. La baja de la actividad responde a varios factores: por un lado y a la espera del pico del coronavirus, se deben preservar las camas ante una emergencia; por ende, la internación es mínima y eso conlleva menos facturación. Por el otro, en general la población no acude a las guardias ni a atenderse por controles rutinarios, porque teme contagiarse. Pero acá es donde el discurso se estrella contra la realidad.  

Según la información oficial en la página del Ministerio de Salud de Neuquén, la red de atención está integrada por 30 hospitales que implican poco más de 1.100 camas, 84 centros de salud, 105 puestos sanitarios y 7 centros de día. En el ámbito privado y de obras sociales hay 13 establecimientos con internación, que implican poco más de 700 camas.

Nadie estaba preparando para los alcances de esta pandemia desatada por el coronavirus, que ni siquiera, tiene fecha de término. Pero la previsibilidad es crucial en momentos de crisis y quizás uno de los aprendizajes que deje este escenario es la necesidad de valorar seriamente ciertos servicios colectivos, como el sanitario.

Comentarios

Otras Noticias