EN ARGENTINA

Cambiarse el nombre o apellido “no es un tema anormal”

Así lo aseguró la Jueza de Familia Moira Revsin. “Hay muchos motivos y no necesariamente tienen que ser graves”.
domingo, 20 de septiembre de 2020 · 01:00

Esta semana se conoció el caso de la niña de 9 años que llevará únicamente el apellido de su mamá, luego de que le contó a una jueza de Familia de Roca que el apellido paterno no la identifica, la afecta y la avergüenza. La Jueza de Familia, Moira Revsin, reconoció “que no es un tema excepcional y que en los tribunales de familia de la argentina son muchísimos los pedidos de cambio de apellido y no solo de personas mayores sino de menores”.

En diálogo con AM550, Revsin quien dio detalles del caso de la niña de 9 años, explicó además que tanto el cambio de nombre como de apellido “no son temas anormales” y enfatizó en la importancia de remarcarlo porque “demuestra que hay mucha gente con un interés personal de modificar los registros donde figuran sus nombres: partida de nacimiento u otra documentación”.

“Mucha gente utiliza algún nombre que no es, necesariamente, el que tiene en su documentación” agregó la jueza en diálogo con Cambio de Aire.  Respecto a los expedientes judiciales, Revsin remarcó que existe una disparidad entre como la persona se denomina y se hace llamar por su entorno y la diferencia que hay con la inscripción de sus partidas. 

En cuanto a los motivos “pueden ser muchos” y se suelen dar “situaciones en las que no se sienten identificados con el nombre inscripto” y es motivo suficiente pensar “este nombre no me pertenece”. Sobre este punto, reconoció que en los Tribunales de Familia se plantea “hasta qué punto podemos pensar como necesario que la persona tenga que tener motivos graves para que cambio de nombre” sino pensar que es suficiente para solicitar el cambio “cuestiones cotidianas” y que muchas veces “los motivos son tan íntimos que la gente no puede explicarlos con palabras”. 

Es por ello que Revsin sostuvo que no adhiere a la idea de que una “situación tiene que ser tan grave para pensar en un cambio” pese a que suele ocurrir que en todo proceso judicial “se realizan pruebas periciales, evaluaciones psicológicas o psiquiátricas para determinar si la persona se identifica o no a sí misma de determinada manera y si hay un daño por usar un nombre o no”. “Es un tema para pensarlo como sociedad y tenerlo en cuenta”, concluyó. 

Escuchá la nota completa: 

 

Comentarios