Nido blando

El bosque de la pandemia

Laureano Mon afina la mirada y lee entrelíneas a través de la crisis sanitaria que desafía al mundo a repensarse.
viernes, 10 de abril de 2020 · 10:18

En 2015 supimos de él; por aquel entonces lo llamábamos “el gran observador” y todo tenía una razón de ser. Laureano Mon formaba parte del Observatorio de tendencias del INTI y podía darse cuenta cuando algo era novedoso de verdad.

Actualmente radicado en París, al frente de la consultora The Sprout Studio, nos invita a leer entrelíneas a través de la pandemia que conmueve al mundo. ¿Aceptan el desafío de extraerse del día a día e identificar tendencias ocultas y evidentes al mismo tiempo? 

Observa   tendencias sociales emergentes en tiempos de coronavirus: Algunas claves de lectura

Para quienes nos gusta analizar tendencias sociales, este es un momento por demás interesante. Hablo con colegas de diferentes partes del mundo y todos estamos estamos atentos al impacto social, cultural, psicológico y económico que esta crisis sanitaria global tendrá en la sociedad y el mercado. También percibo la creciente ansiedad de las empresas por saber ya mismo qué cambios provocará en los hábitos, valores, temores y demandas de las personas.

Como analista social, solo puedo decir algo: es demasiado temprano para predecir los cambios así como para proyectar su profundidad y alcance. Calma. Estamos en medio (o tal vez al comienzo) de la tormenta, o sea, en pleno desarrollo de un fenómeno impredecible (como toda pandemia) y muy dinámico (por la magnitud social). El impacto en la vida cotidiana dependerá del tiempo que dure esta pandemia, así como la escala de sus efectos en cada país. Ahora es tiempo de observar y recolectar información.

Sí considero útil listar algunos tópicos (‘ejes’ o ‘entradas’) que pueden servir para examinar y monitorear la situación desde diversos ángulos. Con el tiempo veremos si se convierten en nuevas tendencias sociales o si consolidan algunas ya existentes.
Esbozo rápidamente, y de manera no exhaustiva, algunos de estos tópicos:

 

 

LA DEMOCRATIZACIÓN DE LA FRAGILIDAD: al ser todas las personas vulnerables a la misma amenaza -sin importar clase social, rol social, ni lugar de residencia- el coronavirus ha logrado evidenciar una condición humana de igualdad en una sociedad profundamente desigual en términos económicos. Todas las personas deben acatar las mismas reglas porque son iguales de frágiles. Sin embargo, será importante analizar inequidades emergentes. 

EL LÍMITE DEL INDIVIDUALISMO: en una sociedad que hace un culto del individualismo, se hace evidente que nuestra supervivencia depende en gran medida de la acción de los otros. Paradójicamente, la estrategia consiste en distanciarse socialmente como forma defensiva pero, también, solidaria. Interesante observar la estrategia de construcción de micro comunidades (online-offline) en países con confinamiento obligatorio. 

LA DESESPERADA BÚSQUEDA DE SENTIDO: la insatisfacción creciente de muchas personas con diferentes aspectos de su vida (trabajo, lazos sociales. etc.) podría incrementarse en momentos de aislamiento forzado. Lejos de las distracciones cotidianas y en la soledad de su hogar, mucha gente tendrá tiempo para reflexionar y evaluar qué le aporta sentido a su vida.

LA SUPERFICIALIDAD DEL CONSUMO: en tiempos de supervivencia, queda al descubierto la magnitud del consumo de productos y servicios superfluos que no aportan valor a la vida y que se compran de manera automática. Podría haber una redefinición de prioridades del consumo en el futuro. 

EL LÍMITE DE LA LIBERTAD ON-DEMAND: la falsa sensación de que todo a nuestro alrededor es controlable, editable y consumible (productos y relaciones sociales) de acuerdo a nuestras preferencias y caprichos, podría sufrir una herida profunda frente a las limitaciones extremas que impone el contexto.

EL DESEO DE INMUNIDAD FÍSICA Y EMOCIONAL: frente a una amenaza biológica (como es un virus) y una situación estresante e incierta, las personas están adoptando aceleradamente estrategias que les permitan fortalecer el cuerpo y la mente. Hay un aumento de la percepción de la toxicidad del contexto (informativo, sobre todo) y la necesidad de preservarse.

LA REDEFINICIÓN DE LO DIGITAL: la creatividad extrema de las personas aplicadas en encontrar nuevos usos y formas de interacción social, a las plataformas y servicios digitales (redes social, streaming, live-learning), para romper el aislamiento. Infinidad de innovaciones podrían surgir de esta ebullición creativa. 

LA POSIBILIDAD DE UNA ACCIÓN URGENTE A ESCALA GLOBAL: la rápida reacción de los todos los países y las medidas extremas que se han adoptado (entre ellos detener la economía) podría dejar en evidencia que otros temas urgentes -como el cambio climático- podrían abordarse con la misma fuerza y rapidez. Será interesante observar el impulso que podrían tomar los activismos con este antecedente. 

¡Me gustaría que entre todos sigamos aportando temas relevantes para observar durante esta crisis!

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios