Opciones posibles

Nos vamos de vacaciones... ¿qué hacemos con las mascotas?

Llevarlas con nosotros, dejarlas al cuidado de algún familiar, amigo o vecino. Las guarderías son otra opción para tener en cuenta.
domingo, 10 de noviembre de 2019 · 13:13

A esta altura del año comenzamos a pensar en las vacaciones. Elegimos destino, hacemos números  y  soñamos con disfrutar de tan merecido descanso.

Inevitablemente surgen  las  preguntas ¿quién cuidará del gato, del canario, de la tortuga y los peces?  ¿Qué hacemos con el perro?

Y allí se comienzan a barajar nombres, posibilidades  y soluciones.

Siempre hay un familiar, un amigo o un buen vecino que podrá ocuparse de ellos en nuestra ausencia.

Los gatos son territoriales, por lo tanto es recomendable dejarlos en casa para no sumarles  al estrés de la ausencia el  que les puede ocasionar estar en un lugar desconocido. Alguien que a diario les de agua, comida y un poco de compañía, será suficiente para que nuestro minino sobreviva a la separación transitoria. De todas maneras si fuese inevitable el traslado, publicaremos un artículo exclusivo con sugerencias para hacerlo de la manera menos traumática. 

Con las aves, hámster  y  peces  la modalidad es la misma. Agua, comida y limpieza de la jaula para los primeros  y alimento dosificado para los segundos. Las tortugas se suman a las mascotas pasivas que igualmente deben recibir a diario su ración de comida y agua. Aunque lo ideal sería que todos estos animalitos estuvieran en su hábitat natural.

Pero ¿qué hacemos con el más pegote?   ¿Con el más demostrativo, el que ve por nuestros ojos? ¿El que nos espera cada día reconociendo el ruido de nuestros pasos, del auto o de las llaves?  Sin dudas el perro es el que más  nos ocupa.

Llevarlo con nosotros es lo ideal. No solo él va a disfrutar  nuestra compañía, sino que  tendremos  un entretenimiento  extra  viéndolo  derrochar  toda su alegría. Si nunca  ha salido en auto tendremos que hacer algunas pruebas previas para ver si se adapta. Algunos perros se marean, por eso conviene probar haciendo tramos cortos con el  objetivo  de dirigirnos a un lugar placentero como una plaza, el parque o el río. La mayoría se sentirá a gusto en poco tiempo.

Antes de iniciar el viaje, es conveniente un ayuno sólido de seis horas como mínimo para evitar vómitos o malestares gástricos. No olvidar llevar una porción del alimento que consume siempre y darle de beber agua en algún descanso donde aprovechará para hacer sus necesidades y caminar un poco. Si el animal fuese un nervioso o temeroso, consultar con el veterinario la posibilidad de darle alguna medicación.

Si por la razón que fuere el perro no viniera con nosotros  durante las  vacaciones, la recomendación es la misma que con los otros animales. La posibilidad de que alguna persona que él conozca lo visite todos los días y le prodigue juegos y cariño, además de agua y comida puede ser  una de las opciones.

La otra alternativa es una guardería canina. Es importante conocerla y tener referencias  antes de dejarlo alojado. Una visita con él al predio es una buena idea para que vaya  familiarizándose  con los cuidadores y con otros perros. Si bien es cierto que al principio un poco puede extrañar, también es cierto que  tendrá  sus propias  vacaciones y se va a divertir muchísimo. Mediante juegos, caricias y actividades para sociabilizar y estar con otros perros,  volverá  a su esto natural de estar  en manada y lo disfrutará mucho. Siempre vamos a encontrar una solución. Lo que desde “Colas y Bigotes”  te pedimos,  es que nunca, pero nunca los abandones, bajo ningún concepto. Para ellos sos lo más importante en sus vidas. Darían la suya para defenderte. No traiciones su amor y su confianza. No los abandones.

¡¡¡POR FAVOR!!!

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias