La Política en Neuquén

Al Coronavirus, suero con optimismo

La pandemia se hizo de la agenda pública y privada. Desazón y extravío, las señales de funcionarios que también denotan cansancio físico y psíquico.
domingo, 13 de septiembre de 2020 · 14:04

El Coronavirus no suelta. A seis meses de su arribo por estos lares se mantiene firme en el centro de la escena. Bastaron 180 días para volver al punto de inicio. Nosotros, somos los únicos garantes de que el “bicho maldito” no nos pase por arriba y nos lleve puestos. La receta es la misma que, desde los medios, promovimos a mediados de marzo. El uso de barbijo, la desinfección personal, y de cada miembro del grupo familiar, fueron y son las armas con las que contamos para preservarnos del contagio. Lo demás es jueguito para la tribuna. Es triste ver a los funcionarios insistiendo sobre los cuidados personales luego de haber sido parte de cuanto disparate podamos imaginar, incluidos los anuncios de reactivación económica. No hubo autocrítica ni la habrá, porque el ego puede más.

El Coronavirus no suelta y los que están más comprometidos son los actores políticos. Van detrás de los acontecimientos de cada día. Están más atentos a la lista de contagiados y decesos que de los miles de habitantes aún con vida y con grades chances de mantenerse en pie. Los gobernantes son parte de una psicosis alarmante. El rostro y las declaraciones de un funcionario público del norte argentino es un calco de lo que puede verse acá en Río Negro, Neuquén o cualquier ciudad de la Patagonia. Se muestran vencidos, y con escazas fuerzas para mantenerse erguidos ante el “bicho maldito”. Sin actitud combativa es muy difícil lograr que el resto de la comunidad tome los mensajes oficiales como propios.

Esperando el otoño

La economía  mejorará cuando la Pandemia se retire. Esto también es parte del sinceramiento colectivo que demanda el momento. Hay analistas que entienden que la recuperación estaría dando sus primeros síntomas promediando el otoño del próximo año. Otros, más escépticos o realistas, dicen que hasta que no aparezca la vacuna todo será como ahora.  Antes de la vacuna contra el Coronavirus deberemos inyectarnos litros de suero con optimismo, caso contrario terminaremos enfrentados unos a otros.

Las últimas encuestas indican que los precursores de la grieta, actual, son los que peor imagen tienen ante la sociedad argentina. Todos los relevamientos conocidos, con algunos matices, indican que Mauricio Macri, Cristina Fernández y Axel Kicillof; están en el ranking de los menos atractivos. El actual presidente, Alberto Fernández, se muestra en caída y con riesgo de quedar entreverado en el trío de desgraciados. El oficialismo nacional tiene serios inconvenientes para mantener en alto los índices de confianza con los argentinos. En este tema no es el Coronavirus el responsable. Es la grieta que no cesa y los lleva a la autodestrucción.

La caída en desgracia también arrastró a los distintos gobiernos provinciales. En gran medida se debe a los errores cometidos en la lucha contra la Pandemia pero también por la pérdida de empatía con sus electores. Hay una franja de la sociedad que no se siente representada y que reniega de los beneficios que aún mantienen los integrantes del sector tristemente conocido como círculo rojo. En este punto hay que analizar el daño que las redes sociales están causando a los dirigentes políticos y a los funcionarios públicos. Imágenes con relatos promoviendo acciones y ensalzando a los protagonistas principales terminan convirtiéndose en un paredón de fusilamiento virtual. Los mensajes críticos cada vez son más importantes en número y voltaje de intensidad. Lo que antes sirvió para ganar elecciones hoy es caldo de cultivo para potenciar el mal humor social.

Protestas y denuncias

Los reclamos sectoriales en demanda de incrementos salariales es otro punto que tira la mochila de los gobernantes para abajo. Sin que la recaudación mejore es imposible analizar incrementos salariales de ningún tipo. En el caso de Neuquén, las últimas estadísticas muestran que mensualmente al tesoro provincial, por todo concepto, ingresan 8 mil millones de pesos. Es lo que cada mes la administración debe inyectar en sueldos en la planta de empleados públicos. Salvo algún salvataje del gobierno nacional, pensar en recomposiciones salariales en la órbita provincial neuquina es imposible. En el mismo plano están los proveedores del Estado. Los atrasos son muchos y ya hay un acumulado de siete meses. Una porción de los acreedores fueron beneficiados con la toma de títulos públicos que el gobierno emitió a mitad de año, pero hay una franja de medianos y pequeños proveedores que acumulan acreencias y por el momento no hay solución a la vista.

El conflicto petrolero se profundizó. Las empresas petroleras confirmaron a los gremios del sector que no podían abonar el 16 por ciento de incremento salarial acordado durante la paritaria del periodo 2019. Los sindicalistas interpretaron que la posición rompía con los preacuerdos de reactivación y les juraron venganza con paros y protestas en cada yacimiento de las provincias de Salta, Mendoza, Neuquén, Río Negro, La Pampa y Chubut. La advertencia sindical fue de tal tenor que el ministerio de trabajo de Nación dictó la conciliación obligatoria antes que los gremios pudieran calzarse los bombos. Muchos ven en el apresuramiento de la cartera laboral cierto privilegio hacia la parte empresaria. Esta semana se produciría la primera reunión de conciliación. El gobierno nacional, a través del Secretario de Energía, Darío Martínez; trata de que las empresas hagan una propuesta de repago del porcentaje de incremento salarial comprometido en la última paritaria y demandada por los sindicatos.  En este plano también se encuentra el ex gobernador Jorge Sapag que salió a bancar el reclamo de los trabajadores y pidió a las empresas que agudicen el ingenio para ver la forma de reencauzar la situación y no demorar la reactivación petrolera. El referente del MPN también dedicó un tiempo a situaciones que según él atentan contra las autonomías provincial. El caso Villa Mascardi, es uno, y también recordó que desde Nación se va a crear una división ambiental que tendrá amplias facultades para intervenir en todo el territorio argentino. En este tema hay preocupación por antecedentes, de otros gobiernos K, en el que las demandas mapuches montados en denuncias sobre contaminación “frenaron” inversiones millonarias en el sector petrolero, según analizó el ex mandatario neuquino.

Desde el gobierno provincial poco se ha dicho al respecto. Solo hay ojos y oídos para la lucha contra el Coronavirus. Hay un testeo permanente sobre la disponibilidad de camas y del recurso humano en el sistema sanitario provincial. Las últimas estadísticas indican que de cada tres personas que son internadas, con síntomas severos, dos mueren. Que un alto porcentaje de los contagiados son los que padecen exceso de peso, son diabéticos o tienen trastornos respiratorios y que el promedio de edad ronda los 35 años. También se insiste en que los jóvenes son los que más reniegan de las normas y que ni siquiera tienen en cuenta la desinfección personal. Son los principales aliados de la transmisión del virus. Todos datos que surgen de las charlas mantenidas, durante seis meses, con funcionarios del área sanitaria. Consejos que serían de mucha ayuda si nos armáramos de optimismo y nos dispusiéramos a dar la batalla de manera colectiva. El que abandona no tiene premio, dicen Los Redondos, en una de sus canciones. Es hora del suero con optimismo porque el otoño está muy lejos.

Galería de fotos

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
100%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios