LOS LÍDERES SON DE MENDOZA

Condenas por millonario fraude con vínculos en Neuquén

Elaboraban y distribuían facturas falsas. Tenían clientes en Neuquén y Chubut. Defraudaron a la AFIP en $222 millones.
jueves, 4 de junio de 2020 · 14:08

Dos hombres que lideraban una banda dedicada a la elaboración y distribución de facturas truchas, fueron condenados por un tribunal de la provincia de Mendoza, donde tenían la base de operaciones. Otras 27 personas recibieron condenas menores como integrantes de la organización. La Justicia probó un fraude fiscal de 222 millones de pesos. Entre sus “clientes”, figuraban contribuyentes de Neuquén y Chubut, entre otras provincias.

Los condenados se llaman Pablo Prete y Sergio Delfino y la sentencia fue dictada por el Tribunal Oral en lo Criminal 2 de Mendoza, a través del sistema de videollamada. Los jueces lograron dar por probado que la organización “elaboraba y distribuía facturas apócrifas a contribuyentes de Mendoza, Buenos Aires, San Juan, Misiones, Neuquén y Chubut, que luego utilizaban para reducir la base de cálculo de cargas tributarias.

Prete recibió una pena de siete años y medio de prisión y Delfino de siete años de cárcel.  Los dos fueron señalados por la fiscalía como responsables de haber causado un perjuicio a la AFIP por 222 millones de pesos a través de lo que se dio en llamar una “usina de facturas truchas”. Se informó que ambos estuvieron prófugos desde 2015 cuando se realizaron allanamientos en sus domicilios y diferentes estudios contables.

La hipótesis de la acusación fue que en una primera instancia se buscaban personas insolventes dispuestas a recibir dinero en retribución por entregar sus datos personales para inscribirse como contribuyentes ante la AFIP, y así hacerlas pasar por integrantes de sociedades fantasmas.

La modalidad del delito

Mediante la creación de sociedades “de cartón” o la inscripción de estas personas, se obtenía la autorización por parte de la AFIP para la impresión de facturas y comprobantes, que se llevaba a cabo en distintas imprentas. Otra modalidad utilizada era la del escaneo de facturas y tickets de contribuyentes reales para luego consignar con ellas operaciones irreales, una maniobra que dificultaba aún más la detección de la falsedad de estos instrumentos. Finalmente, estas facturas -escaneadas, de contribuyentes insolventes o de sociedades “fantasmas”- eran ofrecidas a los potenciales clientes a través de sus jefes e intermediarios.

Los clientes de la organización liderada por Prete y Delfino se hacían de facturas con el objetivo de evadir el pago de obligaciones de impuestos, reduciendo así la base del cálculo tributario mediante una simulación de costo. La “usina” de facturas funcionó hasta octubre de 2015, cuando se realizaron los allanamientos que devinieron en la detención de una veintena de acusados.

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios

Otras Noticias