"LA UNIÓN"

Incendio destruyó panadería del "mejor jefe de la Argentina"

Ocurrió en Tolhuin, y conmocionó al pueblo
sábado, 23 de enero de 2021 · 12:50

Un incendio consumió esta mañana la histórica panadería “La Unión” de Tolhuin, en Tierra del Fuego. Las pérdidas  materiales fueron totales , sin que todavía se pueda establecer las causas que motivaron el fuego, tarea en la que se encuentra abocada la policía científica. Se cree que el foco se originó en el primer piso del inmueble.

La panadería era  un ícono de la pequeña localidad austral, parada obligada de reconocidas figuras artísticas, y del ámbito político y social, cuyo paso por el local eran reflejados en cuadros con fotografías en las paredes. que derivaron en una galería temática.

Durante el 2020, el comercio sufrió las consecuencias de la cuarentena y se vio obligado a cerrar sus puertas de manera temporal.

Pasados varios meses sin trabajar, cinco trabajadores de la panadería  decidieron conformar una Sociedad de Responsabilidad Limitada junto a Emilio Saéz, que dejó de ser el único propietario,  y en octubre reabrieron parcialmente el comercio para sostener su continuidad laboral, aunque advirtieron que no era una apertura oficial porque no tenían nada en los mostradores y "tampoco gente", recordando que trabajan con quienes transitan la Ruta 3, y en esa fecha eran uno de los comercios impedidos de trabajar normalmente. "Estamos tratando de vivir este día a día y de reinventarnos en lo que sea para ir pasándolo" decían.

Hoy, Emilio Sáez, escribió en su Facebook “Fin”, adjuntando las fotografías del penoso incendio que consumió todo a su paso. 

“EL MEJOR JEFE DE LA ARGENTINA “

En el año 2012, Emilio Sáez, fue considerado por sus empleados “el mejor jefe de la Argentina”, y tienen sus razones: Emilio les construyó una casa de vacaciones en Puerto Madryn. 

“Con mi contador teníamos un sobrante de plata. Porque en nuestra panadería no tenemos problemas, ¿viste?, no tenemos que echar a nadie ni pagar juicios. Nos va bien. Así que se nos ocurrió construir la casa en un terreno que teníamos en Madryn. La construimos para todos, para ellos y para mí.”, decía en ese momento.

La casa tiene un jardín enorme, 4 habitaciones, y una pileta climatizada. Cada empleado se puede quedar entre 10 y 12 días, llevar a su familia e invitar amigos. Emilio les paga todo, menos la comida. Y esos días no cuentan como "vacaciones oficiales", así que después cada uno se puede tomar vacaciones aparte.

 


Para este “jefe” era habitual tener estos gestos porque le gusta concentrarse “ en el recurso humano”. “Cuando éramos 3 o 4, compramos unas motos y nos fuimos todos a recorrer el país, por ejemplo. Ahora somos 30. En una panadería se trabaja todo el tiempo, muy intensamente, con el otro. Hay que llevarse bien. A mí me gusta que la gente esté bien y venga a trabajar contenta.”

“ Yo vengo de abajo, yo sé qué necesitan los empleados. No puede ser que te estén controlando si llegás 5 minutos tarde, que te descuenten eso del sueldo. Así no se trabaja bien. Hay que cambiar esas cosas.”

Ojalá el destino le de  revancha, y pueda recuperar su panadería, hoy consumida por el fuego junto a toda la historia que concentra el lugar .

 
 

Comentarios

Otras Noticias