LO QUE PASA EN EL CONGRESO

“La grieta desgasta a la política y a las instituciones”

Alma “Chani” Sapag, es la única legisladora nacional del MPN. Habló con nosotros y tocó los temas que le preocupan y pasan por su despacho.
domingo, 22 de noviembre de 2020 · 11:17

Luego de la última sesión legislativa, la diputada nacional (MPN) Alma Chani Sapag se prestó al diálogo con Mejor Informado. Hizo un balance sobre los casi nueve meses de Pandemia en el Congreso. Los desencuentros entre “macristas y kirchneristas”. Las consecuencias de una grieta “añosa”. El gobierno de Neuquén, Alberto Fernandez, Vaca Muerta y los desafíos que aún tiene por delante. Todo en el siguiente resumen de la charla de este domingo.

Periodista: ¿Cómo es la convivencia legislativa en medio de la grieta entre macristas y kirchneristas?

Alma Sapag: En el caso de nuestro partido la convivencia es siempre en el marco del respeto mutuo. Sea quien fuere el que ocupe el poder a nivel nacional, saben que el MPN es un partido provincial que gobierna hace 60 años y eso es reconocido y valorado por las diferentes fuerzas políticas.

No es fácil ver cómo se degrada el debate legislativo debido a la grieta pero desde el MPN siempre trabajamos por aportar otra mirada que no es más que la de la territorialidad. Muchos de los diputados y diputadas que hablan en el recinto, nunca gobernaron una provincia, nunca se encontraron frente a frente con los problemas de la ciudadanía.

P.: ¿Cómo trabaja los temas de interes de la provincia siendo la única representante del partido gobernante?

A.S.: Trabajo de la única forma que sé: en equipo. Tengo un equipo de profesionales que asesoran en los temas de su expertise y junto a ellos, codo a codo, elaboramos los proyectos y debatimos los temas parlamentarios. También por supuesto, consultamos a los ministerios provinciales según el tema a estudiar y sin dudas dialogamos con las autoridades provinciales porque nuestro interés siempre está en representar los intereses de la provincia del Neuquén de la mejor manera posible.

P.: Qué es lo que la grieta impide en el ámbito legislativo?

A.S.: No sé si impide, pero al menos dificulta el debate serio de los temas. De acuerdo a qué fuerza política mocione un tema, ya sabemos de antemano la postura de la fuerza opuesta. Esa puja de poder que existe, sin dudas tiñe cualquier discusión profunda porque entonces el objetivo deja de ser lograr las mejores leyes posibles en beneficio de la ciudadanía para convertirse en una guerra sin fin. Importa solo demostrar quién tiene razón o quien tiene “La verdad”. Es desgastante y al mismo tiempo un poco decadente porque abona la crisis institucional en la que estamos inmersos.

P.: ¿Cuál es el costo de no pertenecer a ninguno de los espacios políticos dominantes del Congreso?

A.S.: No lo llamaría un costo, pero sí puedo hablar de cierto hartazgo por ser espectadores de un enfrentamiento que sólo profundiza las diferencias. No creo que ese sea el camino de las soluciones que nuestro golpeado país necesita. Y esa misma grieta es la que históricamente no ha encontrado el rumbo para controlar la inflación en Argentina, bajar la desocupación y los altísimos niveles de pobreza, entre otras cosas. Sea quien fuera el partido gobernante, creo que el costo de esas diferencias finalmente siempre lo ha pagado la gente.

P.: ¿Está conforme con la política energética del gobierno nacional?

A.S.: Considero que hace más de un año y medio que las políticas nacionales en materia energética han sido erráticas. Fue un largo camino de indecisiones que en nada colaboraron con la ya difícil situación que atravesamos. El fin de la administración Macri y el inicio de la administración de Alberto Fernández fueron erráticos,  el primero por desarticular la política energética por razones electorales y el segundo por tener acciones insuficientes y por la tardanza en definiciones políticas en la materia.

En numerosas ocasiones hemos tenido que insistir al Gobierno Nacional para que establezca un plan de trabajo claro en relación a la política energética y sin dudas esa es aún una deuda pendiente con las provincias productoras.

P.: Oscar Parrilli criticó el interes del FMI sobre Vaca Muerta y la intención de reunirse con el gobernador, Omar Gutiérrez. ¿Cuál es su posición, al respecto?

A.S.: Por supuesto que al FMI le va a interesar Vaca Muerta, como les interesa a muchísimos organismos internacionales, porque se trata del 2° recurso no convencional de gas  y el 4° recurso no convencional de petróleo a nivel mundial.

El interés de Vaca Muerta se basa en que  se trata de un recurso que tiene la argentina para traer divisas, dado que la falta de ellas siempre ha sido, de manera sistemática el origen de nuestras crisis.

P.: ¿Sin petróleo no hay Neuquén posible?

A.S.: La explotación no convencional nos da una transición que va a llevar años y en la cual aspiramos también al agregado de valor en origen, como la petroquímica. Recientemente se aprobó en la Legislatura Neuquina un fondo anti cíclico con el producido de la actividad petrolera, todo ello para apuntalar las actividades que permitirán diversificar nuestra matriz productiva enfocada en el turismo y el crecimiento agropecuario de nuestra región.

Vaca Muerta, los hidrocarburos convencionales y no convencionales, siempre han sido parte del plan de desarrollo estratégico de nuestra provincia.

 

P.: ¿Que le resta hacer en el año de mandato que le queda como legisladora nacional?

A.S.: Desde el comienzo de mi mandato hemos presentado junto a mi equipo un promedio de 200 proyectos por año.

El foco siempre estuvo en poner en valor todo lo que tiene de maravilloso nuestra provincia. Las fiestas populares, la práctica de las cantoras del norte neuquino, los hallazgos paleontológicos, los corredores turísticos, la trashumancia, nuestros tejidos en cashmere y mohair, la actividad avícola, nuestra piscicultura, entre tantos otros temas.

Lo que resta para el último año como legisladora nacional es seguir trabajando en proyectos de ley que representen mejoras para la calidad de vida de la gente y continuar destacando a nuestra provincia, siendo fiel a las convicciones y compromisos con Neuquén y con el Movimiento Popular Neuquino, que no es poco.

P.: ¿Tiene expectativas a futuro?

A.S.: Si, por supuesto que sí. Creo en mi país, a pesar de todo. Creo en la gente que ama Argentina y creo profundamente en cada neuquino y neuquina. Considero que hay un futuro promisorio para nuestra ciudadanía y a mí me encontrarán siempre desde la territorialidad, donde la gente decida que debo estar.

Galería de fotos

Comentarios