Nido de la tierra

Un pequeño gran paso

Desde 2014 funciona una nave tierra en Ushuaia, levantada con el impulso del ecoarquitecto estadounidense Michael Reynnolds, Mariano Torre, Elena Rogers y decenas de voluntades de todo el mundo. ¿En qué anda la earthship del fin del mundo?
sábado, 28 de diciembre de 2019 · 10:23

Desde hace años sabemos de la existencia de Nave Tierra en Ushuaia, desde hace años conocemos la historia de cómo Elena Rogers y Mariano Torre se animaron a escribir un email a Michael Reynolds para poner en marcha una construcción global y autosustentable que mire al Canal del Beagle, desde hace años sabemos que hay un movida que mueve voluntades de aquí y de allá en mingas que levantan la voz por el planeta.
Desde hace años todo aquello y ahora nos preguntamos: ¿Cómo seguirá la nave tierra de Tierra del Fuego? Hablamos con Alejandro Bauducco, que recibe a las visitas y da a conocer la nave,  y nos respondió. 

 

¿Cómo contas Nave Tierra a quién no tiene idea de qué se trata?
Es una forma de arquitectura para mejorar el medio ambiente y no solamente cuidarlo sino limpiar. Es un diseño de un arquitecto norteamericano, Michael Reynolds, que notó que teníamos un problema con lo que llamamos basura y entonces decidió aplicar las tres erres -reciclar, reducir,  reutilizar- dentro de la nave tierra. Es autosustentable porque no tiene conexión con ningún servicio -ni gas, ni luz, ni agua, ni cloacas- y además produce su propio alimento. Entonces no precisa de nada externo para poder sostenerse. 

 

Reynolds había hecho algo parecido en el desierto, en Estados Unidos, ¿no?
Si, en Nuevo México; en una zona que se llama Taos. En realidad, él empezó ahí con su primera nave tierra. Es conocido como “El Guerrero de la basura” (ver video); lo que él hace no es crítica ni dice ´la culpa la tienen los grandes fabricantes de cubiertas de autos´ porque en realidad todos sacamos provecho de la rueda movilizándonos en un auto o en bicicleta. Todo esto Reynolds lo pudo ver hace muchos años entonces empezó a tratar de que la gente cambie el paradigma de “tengo algo, lo uso y lo tiro y ya no me preocupo por lo que sucede con eso”.
Él quiere que cambiemos esta forma de ver y que todo lo que utilizamos podamos seguir aprovechándolo al máximo.
Por eso es que las construcciones están hechas con cubiertas de vehículos, botellas y con latas de aluminio, que son elementos que consumen muchísimo. La cuestión es que cuando uno construye no es necesario contaminar el espacio donde vas a construir sino al contrario poder utilizar lo que sea residuo y limpiar el espacio donde uno va a estar.

 

¿Cómo es el día a día de la Madre Tierra?
Como es una estación experimental, no funciona para vivir sino para demostrar cómo funciona y exponer principios. Lo que te hace es recibir a turistas y visitantes de la ciudad, se dan dan talleres para chicos de escuelas, desde jardín hasta chicos del secundario, incluso la gente de la Universidad ha ido a hacer estudios sobre sustentabilidad y sobre el funcionamiento de los sistemas eléctricos con paneles solares e iónicos.
Cuando recibo a la gente, lo primero que hago es enseñarle es cuáles son los principios sobre los cuales se fundamenta la construcción. Los principios son 6: la construcción con materiales reciclados y reutilizados y materiales naturales; la generación de energía limpia con paneles solares y cargadores eólicos; el aprovechamiento de agua de lluvia y de la nieve,  que va a un circuito que queda dentro de la nave (para la generación del propio alimento); la calefacción de manera natural a través del principio de masa térmica.

¿Qué falta para que pase de Estación Experimental a vivienda?
Como pertenece es un espacio de la Municipalidad y la construcción fue organizada por la Municipalidad, habría que instalar un biodigestor para el hogar y la nave no tiene ningún sistema de de cocción. Hay una estufa rocket a leña, que se utiliza con madera reciclada únicamente en el invierno para calefaccionar.
Por otro lado, haría falta que la habite alguien que logre adaptarse a esta vida, que tenga la intención de vivir en el lugar. ¿Por qué? Porque no es que uno dice: `Bueno, me mudo de una casa tradicional a una nave tierra”, hay que hacer muchos cambios de hábitos como, por ejemplo, tener un abrigo adentro de la casa o no derrochar el agua porque no sabes si mañana va a llover o no.

 

¿Crees que están las condiciones dadas las condiciones dadas para ese cambio de hábitos?
Las condiciones estuvieron dadas siempre porque Reynolds no lo hizo hoy. el empezó en los años 70, 80, 90 ya estaban dadas las condiciones porque en aquella época había gente que venìa haciéndolo. Creo que a la sociedad le cuesta tomar conciencia de que somos todos responsables de lo que está sucediendo. No es que las fábricas están contaminando porque esa fábrica está haciendo algo que nosotros consumimos. En estos últimos cinco años sí vi un interés mayor y hasta se ha puesto de moda la ecología, lo que es buenísimo porque cuando algo está de moda todo el mundo lo observa y todo el mundo aprende de esto. La verdad es que necesitamos que la gente sea consciente y haga un cambio.
No creo que que uno derrumbe su casa para construir una nave tierra pero sí se puede aplicar los principios teóricos en la casa de cada uno. Por ejemplo, tener una mayor aislación, o tener la precaución de desconectar los equipos que no estás utilizando, reutilizar, reducir, hasta producir tu propio alimento... Todo esto sí se puede hacer.
En mi  casa, tengo un vivero con tomates, pimientos, arvejas  y el hecho de producir tu propio alimento también genera un ahorro. Yo siempre explico que hay un ahorro colateral, que no es el ahorro que se hace directamente al no comprar tomates sino que también se ahorra en la producción, en toda la cadena que te produce desde las máquinas de la cosecha hasta en el transporte, la refrigeración de los tomates y en el uso del auto que usas para ir al supermercado. Todo ese ahorro colateral es un beneficio para el medioambiente.
No se trata sólo de que lo podes hacer sino también de que es algo bueno. Cuando la gente empieza a notar esto, empieza a cambiar los hábitos y empieza a hacer este tipo de actividades que son un beneficio para todos. Yo siempre digo que para llegar a algún lugar hay que dar un primer paso, y ese primer paso ya se dio porque la sociedad tomó conciencia de la ecología y el clima.

 

¿Qué tiene la huerta de la nave tierra?
Durante un tiempo hubo algunas plantas que eran más decorativas para poder poner en funcionamiento el circuito. La nave tierra es como un ser vivo y hasta no nivele la acidez de la tierra y flujo del agua no podíamos poner vegetales de alimentos. De estas plantas ornamentales aún hoy quedan algunas, tenemos por ejemplo hiedras, y además tuvimos nísperos, palta, zanahoria, arveja, tomate, lechuga, puerro, aromáticas como cedrón, menta, salvia, cilantro y eneldo, ciboulete, verdeo, habas y zapallo.
 

¿Cómo hacen con el manejo de la basura?
Como no es una vivienda, no tenemos basura. Con respecto a las aguas negras, eso queda dentro del predio, va a un cantero exterior y lo que hace con el agua es alimentar a su sector de plantas que no son alimentos. Dentro de la casa, todo lo que sea plástico se usa para hacer ecoladrillos; el papel se usa para quemar y generar calor en la casa, los restos orgánicos van a una compostera.


Nos preguntábamos cómo seguía la nave tierra levantada allá por 2014. Ahora sabemos que sigue enseñando al mundo que hay otra forma de vivirlo, que con pequeños hábitos se dan grandes pasos y que en nuestro fin del mundo se está dando la génesis de uno nuevo.

 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias