EDITORIAL

Original y colectoras

En el detrás de escena juego un rol superlativo el gobernador Jorge Sapag; el mismo que hace ocho, nueve meses atrás estaba derrotado y sin posibilidad de reelección. Lo que demuestra el enorme poder que tiene el Estado en la reproducción de poder. Luego de perder las elecciones con Guillermo Pereyra y de que este le rechazará ser el candidato de la unidad para presidir el partido, Sapag decidió armar su propia estrategia y su propio camino. Se jugó por una dupla de jóvenes que hoy representan la continuidad de su proyecto político. Hay quienes sostienen que su verdadero interés es dejar armada una estructura que le cubra su retirada y también un eventual regreso a escena en 2019. Quien lo sabe. Los dos candidatos que aceptaron presidir el MPN y encabezar la fórmula para la gobernación sostienen lo contrario, Sapag se fue para irse. Basta mirar cómo quedó integrada la lista de diputados y seguir de cerca la integración de los órganos de control y como se dará la renovación del STJ para tener una idea hasta donde llega la larga mano que manipula la muñeca política de Jorge Sapag.
domingo, 15 de febrero de 2015 · 13:59
La llegada del carnaval y el feriado no calman el ritmo de campaña de los candidatos, apenas si adaptan su agenda para poder llegar a todos los rincones de la provincia. La tarea electoral no se pospone sino que se mimetiza con los actos oficiales en el caso de quienes gobiernan. Por cierto la mayoría de los principales candidatos tienen responsabilidades ejecutivas. 
A 75 días de las elecciones el panorama electoral mantiene la tradición de las últimas décadas con el MPN como fuerza a vencer y enfrente los dos principales candidatos divididos. Una vez más el escenario electoral está a pedir de boca para el Movimiento que gobierna la provincia. Y esta no es una apreciación caprichosa ni antojadiza, es lo que indica la experiencia histórica. Si algo tenían en claro Ramón Rioseco y Horacio Pechi Quiroga es que juntos tenían alguna posibilidad, separados mucho menor eran sus chances. Finalmente no acordaron y una vez más el oficialismo tiene dividida a la oposición.
En el detrás de escena juego un rol superlativo el gobernador Jorge Sapag; el mismo que hace ocho, nueve meses atrás estaba derrotado y sin posibilidad de reelección. Lo que demuestra el enorme poder que tiene el Estado en la reproducción de poder. Luego de perder las elecciones con Guillermo Pereyra y de que este le rechazará ser el candidato de la unidad para presidir el partido, Sapag decidió armar su propia estrategia y su propio camino. Se jugó por una dupla de jóvenes que hoy representan la continuidad de su proyecto político. Hay quienes sostienen que su verdadero interés es dejar armada una estructura que le cubra su retirada y también un eventual regreso a escena en 2019. Quien lo sabe. Los dos candidatos que aceptaron presidir el MPN y encabezar la fórmula para la gobernación sostienen lo contrario, Sapag se fue para irse. 
Basta mirar cómo quedó integrada la lista de diputados y seguir de cerca la integración de los órganos de control y como se dará la renovación del STJ para tener una idea hasta donde llega la larga mano que manipula la muñeca política de Jorge Sapag. 
Algo que también sumó esta semana la formula oficial fue la integración de Jorge Sobisch. El ex gobernador estaba expectante, observando cómo desde el sector ganador de la interna se intentaba sumar a todos los referentes de su lista sin sentarse a charlar con él. Un tema que le causaba cierta indignación viniendo de figuras que se habían "criado” políticamente en gobiernos suyos. No se dejó llevar por las voces que lo tentaban y prefirió masticar su bronca y su orgullo herido. Una reunión con Sergio Massa sirvió para decidir su regreso a la primera escena tras el reposo post-derrota. Una carta dada a conocer en las redes sociales aclaró hacia adentro y hacia afuera del sobischismo cuál es su sentimiento. Un párrafo que merece ser reproducido lo explica claramente: "tal como les dije a muchos de estos compañeros en Zapala el 2 de Enero el enojo debemos convertirlo en acción política pero también debemos reflexionar sobre porque nos pasa lo que nos pasa como partido, dejando de la lado los egoísmos y privilegiando los intereses de todos sobre los personales” indicó describiendo cual es el humor de los blancos, para luego compartir una información que andaba dando vueltas con mala intención "Asimismo, me reuní con mi compañero Jorge Sapag hace dos semanas y le reafirmé mi pertenencia al partido. Compartimos la charla sobre la realidad provincial y nacional intercambiando ideas y opiniones. Lo mismo hice cuando me visitó el candidato Omar Gutiérrez. En estos momentos miles de compañeros en toda la provincia están expectantes de mis palabras pero sobre todo de mis acciones. No creo en los acuerdos personales, estas cuestiones políticas son mucho más profundas y se resuelven con acuerdos programáticos que permitan que cada compañero derrotado en las urnas se sienta parte de un proyecto, con voz y participación en el futuro de nuestra provincia”, aclaró y paso aviso. Que nadie sienta que se cortó sólo o que tiene algún interés en cerrar un acuerdo personal. El único acuerdo personal que le cierra a Sobisch es que se lo respete en su dimensión histórica, pero es algo que no logrará mientras se mantenga en la competencia política.
La Convención provincial del radicalismo dio vía libre para que Horacio Quiroga sea el candidato a gobernador de la fuerza una vez más. Las viejas rencillas parecen haber quedado momentáneamente de lado para aceptar que Nuevo Compromiso Neuquino absorba la vieja estructura partidaria, al menos en las elecciones provinciales, ya se verá como continua la relación política al momento de las definiciones nacionales. A simple viste parece ser una cuestión de pragmatismo puro lo resuelto este sábado en Zapala, un capítulo más de esa novela de amores y odio que vive el intendente neuquino con la fuerza política que lo vio nacer.  
Las colectoras empiezan a surgir al ritmo que fija el cronograma electoral, y el Frente para la Victoria va incorporando a distintos sectores políticos y sociales, algunos de ellos vienen desde la relación con el peronismo y otros desde los vínculos que fue tejiendo Rioseco antes de ser el candidato del FpV así se entiende que apareciera el diputado Jesús Escobar entre los candidatos de una de las colectoras. Aunque también sería bueno analizar si por aquí no a parece también la mano de Jorge Sapag. 

M.E.G.

Comentarios