EDITORIAL

Un año adentro

Analizar los resultados en términos cuantitativos es una cosa y hacerlo de modo cualitativo es otra. Siempre partiendo sobre la base de que se logró el objetivo de retener la gobernación y sí se contabiliza que se recuperaron municipios cualquier porcentaje del que se hable se convierte en mera estadística que puede magullar el ego pero no alcanza para tapar el sol que alumbró el triunfo. Puede que discutir si lo cualitativo o lo cuantitativo derive en una discusión del tipo menotistas contra bilardistas. Le puede servir a alguno que quiera consolar su frustración. El lunes a la mañana del 27 Gutierrez y Figueroa eran los ganadores y son las autoridades electas de la provincia, además de ser las dos cabezas partidarias. ¿Alguien tiene dudas acerca de lo que ello significa?
domingo, 3 de mayo de 2015 · 11:20
Con habitualidad suele recurrirse a la frase "ha sido un parto”, en referencia a lo que ha costado concretar algo y cuando se busca en el sentido de la metáfora se encuentra uno con lo que implica: tiempo de gestación, creación y parto. Así habría que analizar el triunfo del Movimiento Popular Neuquino; con la mirada puesta en los tiempos que demando levantar la candidatura de Omar Gutiérrez y Rolando Figueroa, desde aquella reunión en Loncopue al día de la coronación pasaron nueve meses y tres elecciones con las acechanzas de quienes eran los principales rivales del proyecto político de Jorge Sapag, en primer lugar Jorge Sobisch quien mantenía sus ilusiones de volver a la gobernación y Guillermo Pereyra que emergía como la gran amenaza tras el triunfo de 2013. No eran productos de la paranoia ni de la imaginación eran peligros concretos y tangibles, la lista blanca de Sobisch y los azules y blancos de Pereyra terminaron convergiendo en las intenciones de terminar con la continuidad del proyecto político.
El triunfo del 26 de abril como todo nacimiento genera una esperanza y también la incertidumbre propia de algo nuevo. El triunfo de la fórmula no deja dudas acerca de la voluntad de continuidad política y como todo proyecto político lleva en sí mismo el germen de la mutación. Lo que vendría a ser la vocación de cambio generacional que se invoca es una contradicción en el proyecto de poder de Jorge Sapag. Resta saber que resulta más fuerte si la necesidad de renovación o la tendencia natural del poder de preservarse. La dicotomía entre ser conservador o ser progresista, las dificultades de gobernar no serán neutras en esta disputa que deberá librar el nuevo gobierno. La pertenencia de Omar Gutiérrez a la escuela de poder del MPN le facilitará las cosas y la continuidad en el manejo de la hacienda y la economía seguramente le ahorrara tiempo. Su mayor dificultad será –tal vez- la construcción de su liderazgo. A lo largo de la campaña debió lidiar con esa carga, beneficiosa, pero carga al fin. La sombra de Jorge Sapag se  proyecta sobre la próxima gestión, el hecho de pertenecer el MPN no aligera el equipaje. La mochila que colgará Gutiérrez desde el 10 de diciembre contiene 50 años de historia y 50 años en el manejo del aparato del Estado sin beneficio de inventario.
Al día de hoy el próximo gobernador es además el presidente del partido ha librado batallas dentro del gabinete y ha sobrevivido a todos los obstáculos que le han colocado. Puede exhibir triunfos ante Guillermo Pereyra, Jorge Sobisch y al Frente para la Victoria sin embargo la platea no aplaude sus lujos. Ha debido compartir cartel con Sapag primero, con Figueroa después, no pudo sentarse a disfrutar ninguno de sus triunfos, ni el partido ni la candidatura ni la gobernación donde deberá compartir el liderazgo de Sapag hasta que asuma. La gloria nunca es completa.
El 26 de abril
Analizar los resultados en términos cuantitativos es una cosa y hacerlo de modo cualitativo es otra. Siempre partiendo sobre la base de que se logró el objetivo de retener la gobernación y sí se contabiliza que se recuperaron municipios cualquier porcentaje del que se hable se convierte en mera estadística que puede magullar el ego pero no alcanza para tapar el sol que alumbró el triunfo. Puede que discutir si lo cualitativo o lo cuantitativo derive en una discusión del tipo menotistas contra bilardistas. Le puede servir a alguno que quiera consolar su frustración. El lunes a la mañana del 27 Gutierrez y Figueroa eran los ganadores y son las autoridades electas de la provincia, además de ser las dos cabezas partidarias. ¿Alguien tiene dudas acerca de lo que ello significa? 

El primer pragmático a la hora de leer el resultado de las elecciones fue Horacio pechi Quiroga que llamó a Omar Gutiérrez para felicitarlo y en el mismo acto reafirmar algo que está en el manual básico de la política: los resultados mandan. Apenas 72 horas antes el mismo Quiroga había denunciado los vales electorales y el manejo clientelar del Movimiento. No es lindo hablar de códigos en política mejor es hablar de principios o valores, pero no es bueno ignorar que en la política hay códigos propios que permiten una mejor supervivencia. Da la impresión que fue ese instinto lo que llevo a Quiroga a situarse en el lugar del derrotado con decoro en la noche del 26. No ocurrió lo mismo con Ramón Rioseco que se quedó masticando bronca y lanzando improperios. Al igual que la noche de Zapala denunció al aire pero no fue a ningún tribunal, mal perdedor. ¿Buscará en setiembre el lugar que le corresponde en el reparto de la política neuquina o ese lugar será para Oscar Parrilli? En la nueva era del post kirchnerismo el reparto de cartas seguirá en manos del actual Secretario de Inteligencia pero depende de quien se siente en el sillón de Rivadavia tendrá garantizada su continuidad. Así ha quedado la nueva escena política en la provincia; de aquí a diciembre será un tiempo para observar como seguirá la historia después del 10 de diciembre. La primera clave la tendremos cuando Jorge Sapag dé a conocer su recambio de  Gabinete. Esa será la primera señal de cuan dispuesto está a alejarse del poder neuquino. Como suelen decir algunos futboleros los resultados de algunos partidos comienzan a darse a partir del resultado anterior. Transición, palabra clave en términos políticos neuquinos.

M.E.G. 



Comentarios