EDITORIAL

La otra elección

Mientras transcurre el tiempo de las elecciones la coyuntura económica-financiera de la provincia es objeto de preocupación y critica de la oposición política.
sábado, 19 de septiembre de 2015 · 21:19
En el último tramo del año se juegan las fichas decisivas para los próximos cuatro. Está claro que la atención se centra en la capital neuquina y obviamente en las elecciones donde se va a definir el presidente de la república. Ambas disputas encienden pasiones, generan atracción y dejan en un segundo plano a otras elecciones municipales -Cutral Có y Villa La Angostura- aunque todas tienen el valor intrínseco de ser donde se define un gobierno para el periodo 2015-2019. 
La figura del gobernador Jorge Sapag ha dejado esta semana de lado su cauto y modesto perfil en la elección nacional para dar mayor espacio a su decisión personal de apoyar a Daniel Scioli. Las especulaciones rondaron entre su destino personal –se insiste en que será ministro o presidente de YPF- o la necesidad de fortalecer con su presencia la campaña de los cargos nacionales del MPN. También fue muy comentada su aparición en la campaña de Pablo Bongiovani, con una mirada de beneplácito por parte de los militantes y dirigentes capitalinos. A 36 días de las elecciones nacionales la visita de Karina Rabollini a la provincia y su recepción en la Casa de la Costa sumado a la presencia de Daniel Scioli en la reunión de la OFEPHI en la primera semana de este mes en la ciudad marca un mayor compromiso, al menos mediáticamente, de lo que venía siendo su inclinación en favor del bonaerense. En el ambiente local sigue hablándose que esta decisión en favor del candidato del FpV se selló mucho antes con la presidenta Cristina Fernández  en momentos en que se acordaba la nueva ley de hidrocarburos. Y que allí mismo donde también se habría acordado la incorporación de Jorge Sapag a un futuro gobierno del FpV. Todo lo que se sabe son apenas especulaciones, en el trasiego del gobierno de Cristina se han decidido muchas cosas que solo verán la luz una vez que la actual presidenta haya dejado el cargo.
Mientras transcurre el tiempo de las elecciones la coyuntura económica-financiera de la provincia es objeto de preocupación y critica de la oposición política. También en este sentido Sapag decidió asumir una mayor exposición y durante actividades oficiales utilizo su encuentro con la prensa para hablar de las finanzas y las inversiones que se esperan en la provincia. Con una agenda que mezcla lo internacional –la visita del embajador ruso o la gira del ministro Gutierrez con el presidente del BPN para colocar bonos- con la agenda de cabotaje el gobernador neuquino se mostró optimista y puso una zanahoria adelante para señalar que la coyuntura es una cosa pero que es inexorable el destino de desarrollo de la provincia. Un desarrollo ligado con un innegable sesgo kirchnerista, asociado a inversiones chinas y rusas, en el espacio de las economías emergentes. 
 Con su estilo y sus tiempos, Jorge Sapag administra los últimos meses de su gestión imponiendo su innegable impronta de ideólogo y conductor de su tropa. 
Mientras tanto la batalla por la capital neuquina sigue siendo, por volumen, por jerarquía y por atractivo,  la gran elección de esta segunda mitad de año. Los números que se manejan no están alejados del ánimo que se vive en la ciudad; están los que quieren la continuidad y por otro lado los que quieren eyectar al intendente Horacio Pechi Quiroga. Sin duda la figura a vencer y que con su particular estilo concita amores y odios, seguidores y detractores con la misma intensidad. Con fuerte base en el centro y respaldo ideológico de los sectores económicamente fuertes Quiroga tiene condicionantes muy marcados para llegar a las capas más populares de la ciudad y un vínculo que siempre se origina desde la demanda. El principal oponente es Pablo Bongiovani, una figura joven del MPN que actualmente ocupa una concejalía, con base en los sectores medios y con el apoyo de la estructura del MPN en los barrios más populares de Neuquén capital. La figura de la periodista Laura Plaza en primer lugar de la lista de concejales contribuye en la apertura hacia los sectores independientes. Una búsqueda que trata de neutralizar la imagen de un MPN asociada al demonizado aparato barrial. La figura de Mercedes Lamarca, candidata a intendente por Libres del Sur, está por encima de cualquier estructura política y desde ese lugar pelea para destronar a Quiroga, sus números muestran un nivel de instalación importante en el electorado neuquino pero la falta de estructura y recursos le ponen techo a sus pretensiones. Otro de los que emergen como figura en esta campaña es Gastón Ungar, joven dirigente peronista que arrancó con un muy bajo porcentaje de conocimiento y que hoy muestra números por encima de la decena y con una proyección interesante en votos, tiene el apoyo de Oscar Parrilli  y busca un resultado histórico para el PJ. El otro Gastón, es Contardi y comienza a caminar o a desandar su propia historia en la política capitalina y tras despegarse del gobierno con el que llegó al Concejo Municipal intenta con su nueva fuerza obtener una responsabilidad institucional. Por detrás sigue el resto de fuerzas que alcanzan una representación testimonial y que contribuye a que los guarismos se mantengan en el orden en que los fuimos mencionando.
A catorce días de las elecciones la ciudad arde en dialéctica y electoralismo, pero los desafíos estructurales que enfrenta esperan por una decisión que dé el pistoletazo de partida hacia una ciudad más armónica e integrada. Y esa es la otra elección en la que nadie puede dejar de involucrarse.

 

M.E.G.



Comentarios