La política en Neuquén

Neuquén y Vaca Muerta, la bala de plata de Macri

Nada de lo que pronosticó en materia económica ha sido como él pretendió. El presidente busca anclar su gestión a Neuquén y su formación geológica más preciada.
domingo, 21 de octubre de 2018 · 09:37

Todo lo que en este país esté relacionado a la política previsional, al sistema de salud y a la atención social; cruje. Hace ruido pero del  feo. Los pobres no solo somos muchos más sino que también cada vez comemos menos y mal.

Hoy podemos decir que por primera vez en mucho tiempo el presidente Mauricio Macri y sus ministros acertaron en el pronóstico semestral. Vaticinaron que el ajuste traería más ajuste y que vendrían tiempos muy difíciles. Por primera vez, en los 22 meses de mandato, la pegaron.

Los jubilados ya llevan perdido un 20% de sus niveles de ingresos, no son atendidos como merecen en el sistema de salud y como si fuera poco un número importante, de ellos, se alimenta mal. Hay veces que solo comen una sola vez al día.

En el sistema público de salud el panorama es más o menos similar. Millones de argentinos sin atención médica y ni hablar de que reciban sus medicamentos. Hay provincias en las cuales encontrar un especialista en el staff de los médicos de hospital es toda una proeza. Hay casos de urgencia cuyos turnos se han otorgado para dentro de dos, tres y cuatro meses.

La atención de pacientes bajo tratamiento oncológico y otras patologías severas son otro capítulo en esta enumeración de incumplimientos y abandono.  

Los jóvenes, en su mayoría, no trabajan ni estudian. Un parate en la evolución, de generaciones,  que lleva 20 años.

Veinte años contabilizando pibes que no trabajan ni estudian es mucho tiempo perdido para un país que quiere recuperarse y competir en las grandes ligas de la prosperidad.

Luego de recorrer los asentamientos irregulares de nuestra capital un funcionario de segunda línea del gobierno nacional, hace un año atrás, me comentaba “ustedes no saben lo que es la pobreza”. Él mismo no salía de su asombro por lo que “nosotros” denominábamos villas o tomas. “Es un cuadro que ustedes necesitan ordenar pero créame que en muchas otras provincias hay situaciones muchísimo más graves”, señalaba en aquel tiempo.

Mauricio Macri necesita anclar su gestión en Vaca Muerta y por ende quedar atado al gobierno de la provincia. Las encuestas y muestreos lo dan con su imagen en caída. Busca afanosamente el  gol en tiempo de descuento. Vaca Muerta y Neuquén son su única chance.

Esta semana o la próxima el Presidente recibirá a los protagonistas del acuerdo “pacificador” que garantizará funcionamiento pleno del sistema de extracción de gas y petróleo en territorio neuquino.

Fueron convocados el gobernador de la provincia, Omar Gutiérrez, los CEOs de las compañías petroleras y el secretario general de Petroleros Privados y Senador Nacional, Guillermo Pereyra.

Neuquén continúa dando frutos a pesar del contexto económico nacional. Desde el equipo técnico de Cambiemos se dice que la provincia ha superado la situación de ahogo financiero. Pablo Guido entiende que lo que debe preocupar es la deuda pública a futuro. Hay que tomar medidas en el mediano y largo plazo para achicar márgenes de riesgo.

Con un déficit primario bajo control lo que queda de este año y el próximo se presentan  como muy alentadores.

En un reportaje a Guillermo Pereyra, que Prima Multimedios pondrá al aire mañana a las 22.00 por 24/7 Canal de Noticias y AM550, el secretario general de los petroleros concluye en que los tiempos en Vaca Muerta se han precipitado. Que lo que se avizoraba para dentro de 5 o 7 años se estará concretando en los próximos 24 meses.

Neuquén capital consolidara su estatus de centro de servicios y logística de la Gran Metrópoli de la Confluencia. Será el epicentro del anillo urbano que se extiende a 100 kilómetros a la redonda.

La Gran Metrópoli se beneficiará con la demanda de servicios de lo que usted pueda imaginarse. Se estima que en los próximos dos años en Vaca Muerta estarán trabajando más de 70 mil personas. Si calculamos que por cada empleo directo otros dos se generan en los rubros satélites, llegamos a concluir que el derrame de la bendita vaca neuquina, como mínimo, generará otros 70 mil empleos en distintas localidades de la Gran Metrópoli.

El panorama es por demás alentador y las peleas abajo del escenario son variadas y de distinto tenor.

Pereyra cruzó muy feo al intendente de Cipolletti, Aníbal Tortoriello. Lo responsabilizó por las trabas y demoras en concreción de las obras del Ferrocarril Norpatagónico.

“Tortoriello está en contra del tren porque él cree que se le termina el negocio con los camiones de su empresa”, disparó. No obstante el senador nacional dijo que están trabajando para que todos se beneficien con las actividades que genere Vaca Muerta.

El otro tema que también preocupa y mucho es el avance del pool de empresarios de Bahia Blanca que pretenden armar una cámara patagónica. La puerta de entrada a los negocios de la cuenca neuquina.

Pereyra y Gutiérrez rechazaron la posibilidad y potencian a las empresas neuquinas. De hecho hay varias que ocupan lugares importantes en distintas federaciones nacionales.

El IPC nacional orilló los 7 puntos y el local casi llega a los 10. Los bolsillos de los trabajadores cada vez más flacos pero en Neuquén, este hecho desagradable también ha sido motivo de festejo.

Estatales y docentes no dejan de exclamar que son el único sector de los trabajadores a nivel país que lograron previsibilidad salarial. La indexación trimestral de los sueldos brindan tranquilidad y disminuyen el grado de confrontación.

Mientras tanto la política neuquina sigue haciendo de las suyas. En el MPN los azules están abocados a tomar cada rincón de la provincia de manera de asfixiar a sus contrincantes. La pelea será dura, sin concesiones, lo sucedido esta semana es solo una muestra de lo que vendrá.      

 

Alejandro López

20%
Satisfacción
50%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
30%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios