RECUERDO DE LA POETA

Irma Cuña: ella está, siempre estará

Hoy, 2 de septiembre, se cumple el aniversario del nacimiento de la gran poeta neuquina, Irma Cuña.
miércoles, 2 de septiembre de 2020 · 10:57

La recuerdo. ¿Cómo no recordarla?. Tantas horas de charlas, tantas preguntas curiosas y molestas de mi parte y tantas respuestas claras, simples,profundas de parte de ella.

¿Cómo olvidar aquella charla cuando le pedí que se quedara a trabajar con nosotros en la Secretaría de Cultura? La alegría de contarla en el grupo y las sorpresas de sus aportes, lejos de la maraña de la política y tan cerca de la lucidez necesaria entonces.

La veo allí, en casa, en sobremesas divertidas, en paseos en auto descubriendo rincones de la ciudad donde buscaba su cuna.

Estaba allí, siempre estaba. Rodeada de amigos o sola, siempre estaba. Porque entre ella y el mundo: su poesía, el cordón que la ataba a los otros y a esa nostalgia que la atravesaba como un luchador que busca desesperadamente el agua para calmar su sed. Ella, la que en sus libros descansa viva en algunas bibliotecas, en algunas noches de vela,en algunos correos enamorados, entre las bardas y la arena.

Ella, la que en los últimos tiempos de su paso por esta, su tierra, estaba enferma. 

Me detengo. Es el 23 de septiembre del año 2003. Estaba en observación en el Hospital Castro Rendón. La fui a visitar y me pidió que quería ir a su casa. Le pedí permiso a uno de los médicos con la promesa de acompañarla ida y vuelta, en poco tiempo. Caminamos del brazo lentamente, hablábamos de pequeñas imágenes que aparecían entre nosotras de tanto tiempo compartido. Su departamento, ubicado en un edificio de pocos pisos frente al paredón del cementerio de la ciudad de Neuquén, era pequeño  y cargado de libros y papeles. Los tocaba, buscaba, me extendió su libro "Poesía Junta",y me dijo "llevátelo, quiero que lo tengas vos". En la hoja de la portada, escribió con mucha dificultad : Te amo, Irma una raya debajo y el año: 2003.

Agregué ahí mismo el registro de la fecha y la circunstancia que estábamos viviendo. Después, todo lo que vino después. Yo no estuve. Estaba ella: Irma Cuña, como antes, durante y ahora y mañana y eternamente Irma. Nada más.

Más de

Comentarios

Otras Noticias