EFEMÉRIDES

48 años de Adiós Sui Generis: un hito del rock argentino

Un día como hoy, pero de 1975, la banda liderada por Charly García y Nito Mestre se despedía ante 25 mil personas en el Luna Park.
martes, 5 de septiembre de 2023 · 17:34

Frente a una multitud que superó los 25 mil espectadores, el icónico dúo Sui Generis, compuesto por Charly García y Nito Mestre, que se había convertido en una pieza fundamental de la escena nacional, se despidió con dos actuaciones inolvidables el 5 y 6 de septiembre de 1975 en el legendario Luna Park. Estos conciertos quedaron grabados para la posteridad en un álbum en vivo y una película documental que se convirtió en una auténtica obra de culto entre los oyentes. 

En un época marcada por la censura, "Adiós Sui Generis" marcó el precedente de la masividad que se viviría años después en el rock argentino, algo que tanto productores como artistas en general, jamás habrían imaginado. 

Charly y Nito, respaldados como siempre por el bajista Rinaldo Rafanelli y el baterista Juan Rodríguez, optaron por ofrecer su última presentación frente al público porteño. La impresionante convocatoria, la apasionante actuación del grupo y el contenido de sus canciones convirtieron estos dos conciertos en un evento trascendental en la cultura contemporánea de Argentina.

 "En realidad es algo que no tengo tan presente. No vivo pensando en eso. Sinceramente, lo veo como algo lejano. A veces, hasta me parece que le pasó a otro. Forma parte de una película de la que se acuerda más la gente que yo mismo. Pero sí sé que fue un momento clave, una cosa histórica", recuerda Nito Mestre. 

"Todo salió mejor de lo esperado. Fue como renacer. Pero en realidad, Sui Generis no terminó en el Luna Park". 

Tan así es, que Charly me dijo: “¿Y si seguimos?” Habíamos empezado a grabar otro disco y a tocar en otras ciudades pero “el de arriba” tenía otros planes.

Salimos en una gira que se había vendido de antemano. Fuimos al sur, tocamos en Comodoro y después en Caleta Olivia, en un gimnasio; un show muy frío, tirando a feo, en el que habría solo unas 300 personas.

"Sui Generis fue el sueño de dos chicos que se habían conocido en el secundario. Con clásicos como Canción para mi muerte o Rasguña las piedras y una evolución hacia un rock eléctrico de protesta. Es parte insoslayable de la cultura nacional".

"Mientras buscábamos alquiler, nos fuimos a vivir a un hotel que todavía existe y está igual: el Impala, en Arenales y Libertad. Ahí estuvimos dos meses y medio, en el segundo piso, cada uno en su cuarto. Charly armó La Máquina de hacer pájaros y yo los Desconocidos de Siempre. Yo le mostraba a Charly mis cosas mientras él cruzaba de habitación a grabar Cómo mata el viento norte que está en el primer disco de la Máquina", explicó el músico a Clarín. 

La historia de Sui Generis

Fundado en 1969 en las aulas del colegio militar Dámaso Centeno de Caballito, Sui Generis lideró lo que se conocería como el movimiento "acusticazo", introduciendo una vertiente de folk en el panorama del rock argentino. Esto se hizo patente con su debut discográfico en 1972 con el álbum "Vida", bajo el sello Talent Microfón. En esta producción y su sucesora, "Confesiones de invierno", la banda regaló al público joyas como "Canción para mi muerte", "Rasguña las piedras", "Aprendizaje", "Mr. Jones", "Quizás porque" y "Mariel y el Capitán", por mencionar solo algunas.

Para su tercer álbum, "Pequeñas anécdotas sobre las instituciones" de 1974, la banda experimentó con un sonido más cercano al rock sinfónico, incorporando sintetizadores a cargo de Charly García. Esto evidenció las diferencias artísticas entre los miembros de la banda. A pesar de haber iniciado la producción de un nuevo disco llamado "Ha sido", las divergencias creativas entre García y Mestre los llevaron a tomar la difícil decisión de separarse.

En este contexto, su representante Gustavo Álvarez ideó una despedida a lo grande, con un concierto multitudinario que sería grabado para un álbum en vivo y un documental cinematográfico, a cargo Bebe Kamín. La noche se tornó apoteósica, con Charly García vistiendo un frac en un homenaje velado a la portada del disco "Adiós Cream" (la despedida del primer supergrupo de la historia). Su actuación fue histriónica como nunca antes se había visto, rodeado de sintetizadores.

Por otro lado, Nito Mestre ofreció una de sus actuaciones más brillantes, con una interpretación vocal impecable y llena de inspiración. Además de repasar sus grandes éxitos, la banda estrenó canciones como "Bubulina" (que formaría parte del repertorio de La Máquina de Hacer Pájaros), "Nena" (que se convertiría en "Eiti Leda") y "Fabricante de mentiras". En la segunda función, el grupo sorprendió al interpretar "Botas locas", una canción previamente autocensurada, con la secreta esperanza de ser arrestados por ello, como había sucedido poco antes en Uruguay. Sin embargo, esta vez no se produjo tal incidente.

48 años después, Nito Mestre repasa el mítico concierto.

Tras los conciertos en el Luna Park, Sui Generis cumplió con algunos compromisos en diferentes puntos del país, pero una serie de infortunios recordaron que el dúo tenía los días contados. La leyenda de esa noche histórica perdura gracias al álbum en vivo de doble disco y las imágenes del documental que durante años se proyectó en funciones nocturnas en los cines de Buenos Aires. Nito Mestre reflexionó sobre aquel momento diciendo: "Fue un momento dulce y de reconocimiento que de alguna manera no nos esperábamos. Una cosa es saber que estaban vendidas las entradas y otra cosa, vivirla".

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios