CONMOCION EN AZUL

El "tierno viejito de la bici", era un proveedor de armas a bandas

Todo el pueblo lo admiraba por movilizarse en bicicleta. Pero su verdadero rostro se conoció el martes a la noche cuando su hijo lo denunció por violencia familiar. Creen que alquilaba parte de su arsenal a bandas delictivas.
jueves, 14 de septiembre de 2017 · 12:47

El hombre al que todos identificaban como el "tierno viejito que andaba en bicicleta”, terminó siendo "el hombre del rifle”, y su caso conmocionó a los pobladores de la ciudad de Azul, en el centro de la provincia de Buenos Aires. Es que en su casa, a pocas cuadras del centro, la Policía encontró un verdadero arsenal de armas, municiones y hasta granadas que, se investiga, alquilaría a bandas delictivas de esa región. El ahora detenido es retirado de la Policía bonaerense.

El tema salió a la luz pública el martes luego que su hijo llamó a la comisaría para denunciar que su padre, llamado Miguel Enrique Agüero, de 63 años, estaba manteniendo una violenta discusión con su madre, de 71, y había amenazado de muerte a ambos. Una comisión policial llegó al domicilio de Agüero, en Leyría entre 9 de Julio y Roca, para constatar el estado de situación.

Agüero se retiró de la Bonaerense hace una década con el grado de Teniente. Se lo apoda "el Loco” o "el Búho” y, por lo que declaró su hijo, en alguna que otra ocasión hizo ostentación de un arma de fuego.

El Comando de Patrullas ingresó a la vivienda y encontró, sobre la mesa de luz, un arma de fuego cargada. Pero lo que sobrevino no sólo sorprendió a los uniformados, sino a la propia familia de Agüero.

En un entretecho, se encontraron ocho carabinas calibre 22; veintidós escopetas calibres 12, 12.70, 14, 16, 20 y 24; seis fusiles FAL; once revólveres calibres 22, 38 y 44 y cinco pistolas calibres 22 y 9 milímetros. También 9500 proyectiles de variado calibre; 400 municiones de escopetas; proyectiles antiaéreos y granadas de morteros. Y además, cinco miras telescópicas; diez kilos de pólvora negra; 300 vainas; cinco máquinas de recarga; seis silenciadores y varias piezas de armas.

Por otra parte se le secuestró una importante cantidad de dinero: casi 700 mil pesos y 1400 dólares.

Los investigadores están convencidos que Agüero alquilaba o vendía armamento a las bandas delictivas que operan en esa zona. Uno de los últimos golpes tuvo a un industrial como víctima y los delincuentes utilizaron armamento pesado, similar al secuestrado.

Agüero quedó detenido por tenencia ilegal de armas de guerra y amenazas y se negó a prestar declaración indagatoria.

Comentarios