TRÁFICO DE ASADO

Llevaba 100 costillares en la caja de una camioneta

El conductor había comprado la carne en Bahía Blanca y pretendía llegar hasta Roca.
lunes, 24 de octubre de 2022 · 19:39

El negocio del contrabando de carne crece a diario y queda en evidencia que deja muy buenos dividendos, porque pese al riesgo de decomiso de la mercadería, algunos comerciantes inescrupulosos siguen trasladando gran cantidad de asado en condiciones sanitarias y bromatológicas muy malas, en las cajas de camionetas que no sólo no cuentan con habilitación para el transporte de sustancias alimenticias, sino que tampoco tienen equipos de refrigeración para no cortar la cadena de frío.

Las noticias sobre el hallazgo de cortes de carne con hueso en vehículos que pretenden ingresar al Alto Valle son recurrentes. Esta vez, en el destacamento del Cuerpo de Seguridad Vial de Choele Choel, los uniformados dieron con unos 100 costillares que eran transportados en la caja de una camioneta envueltos en bolsas de nylon.

Luego de recorrer poco más de 300 kilómetros sin ningún tipo de control, pese a transitar por territorio de tres provincias, el conductor de una Toyota Hilux debió frenar en el control caminero ubicado a la altura del kilómetro 994 de la ruta Nacional 22. Como suele suceder, en un primer momento debió mostrar la documentación del vehículo, con el carnet de conductor y seguro obligatorio.

Pero al policía que cumplía sus funciones sobre la ruta le llamó la atención que la camioneta a simple vista evidenciaba que estaba muy cargada, por lo que decidió alumbrar con su linterna entre los vidrios de la cúpula, pero un nylon negro que ocupaba todo el ancho y largo de la caja, que no dejaba ver nada de lo que había debajo.

Es por esto que el uniformado insistió para que el conductor muestre qué trasladaba. Cuando abrió la compuerta y apenas levantó el nylon quedaron al descubierto varios costillares apilados. Inmediatamente se le dio intervención al personal de Senasa que ordenó el decomiso de la mercadería. El conductor reconoció que los había comprado en Bahía Blanca y tenía como destino Roca.

El conteo arrojó que eran 100 costillares que se transportaban de manera ilegal, sin ningún tipo de registro de origen y en condiciones deplorables de sanidad y bromatológicas, además de no contar con equipo de refrigeración que resguarde la cadena de frío. 

El tráfico de asado surge a raíz de la barrera sanitaria impuesta al límite del río Colorado, ya que la Patagonia tiene un status sanitario diferenciado al resto del país, y se considera libre de aftosa sin vacunación, una condición que le permite acceder a mercados internacionales. Esto también hace que el costo de la carne con hueso de un lado y otro tenga una variación superior al 100%, teniendo en cuenta que en Bahía Blanca el asado sale 900 pesos. 

La mercadería secuestrada tiene un valor en las carnicerías del Alto Valle que ronda los dos millones de pesos.

 

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios