DOLOROSO

Hoy Agustina cumpliría 20 años, pero alguien la mató

La joven estudiante de Medicina fue asesinada el 2 de julio, no hay rastros de su agresor y la causa no registra avances. Su mamá habló en AM550.
jueves, 25 de agosto de 2022 · 00:15

María Agustina Fernández hoy cumpliría 20 años. La joven estudiante de Medicina llevaba pocos meses viviendo en Cipolletti, a donde llegó desde su Santa Rosa natal llena de ilusión. En el día de su cumpleaños, habrá una marcha en reclamo de Justicia, mientras y pese al estricto hermetismo que rodea la investigación, se conoció que la querella intenta convocar a un perito informático para realizar una compleja y cara pericia que tiene que ver con los teléfonos celulares de ella y de su vecino. 

"La única forma de recordarla que tengo es pidiendo justicia. Hoy, me hubiese gustado que ella tenga su regalo en forma de respuesta. En la última marcha que hicimos en Cipolletti, nos sentimos muy acompañados por la gente porque todos se acercaron a la marcha y nos abrazaron", expresó Silvana Cappello, mamá de Agustina, en AM550.

En las celdas de la antena de telefonía celular podría estar la punta del ovillo para al menos acercarse al asesino de la joven estudiante. Según lo que pudo averiguar Mejor Informado, existe una pericia específica que consiste en ubicar todos los teléfonos que estuvieron conectados a la misma antena que el número de Agustina a la hora del ataque. No hay muchos especialistas en el país que estén en condiciones de realizarla, pero en caso de hacerla, se puede determinar qué otras líneas estuvieron en la zona con hasta dos metros de distancia del lugar donde se produjo el crimen.

Si bien las fuentes consultadas no precisaron si ya existió un pedido formal a la Justicia para poder realizar esa pericia, confiaron que el Ministerio Público tiene un perito especializado en comunicaciones telefónicas, por lo que no sería admisible que le permitan a un tercero y de otra provincia, poder involucrarse en la investigación. Además, tampoco estarían disponibles los fondos para poder costearla.

En tanto, en los últimos días se conoció un detalle que le llamó la atención a los médicos que la atendieron y que sembraron alguna duda con respecto al horario del ataque. El vecino, Pablo Parra, con quien ella tenía pensado cenar esa noche, brindó una versión oficial que luego se ratificó con diferentes testimonios y cámaras de seguridad de los distintos lugares a los que concurrió entre las 19.20 y las 20.20 de ese sábado.

Los investigadores siempre tuvieron como hora del ataque el horario brindado por el petrolero que vivía en el departamento de abajo de Agustina. Pero los médicos de terapia intensiva que la atendieron antes de las 21, detectaron un dato llamativo cuando le realizaron los primeros estudios en el hospital cipoleño. Es que en el análisis sanguíneo surgió una diabetes incipiente, que se suele dar en cuadros donde los pacientes pasan varias horas heridos sin atención médica. 

Este dato en un cuadro mucho más grave como la falta de actividad cerebral que presentaba, pasó casi desapercibido. Sin embargo permite poner en dudas el horario de ataque. Pero existen otros indicios que guían a los investigadores a mantenerse esa ventana de tiempo en la que el petrolero dejó sola a Agustina en su departamento, donde fue golpeada salvajemente.

Una de esas pistas es que las heridas que tenía en su cabeza y en el brazo, tenían sangre fresca, sin coagular, por lo que se contrapone con el dato de la glucemia. Esto se suma también a que existe una cámara del barrio Sillón Encantado que registra el paso de la joven rumbo al complejo de departamentos de la calle Confluencia.

Pasaron 54 días y nada se sabe del asesino. Todos los especialistas consultados coinciden en que el atacante tuvo riesgo de ser reconocido, por eso la golpeó salvajemente hasta dejarla inconsciente tirada en el piso, en el medio de un charco de sangre. La primera parte de la investigación se trabajó como un robo, porque el vecino denunció que faltó su celular, el de ella, un bolso con ropa deportiva y mil dólares que había en un cajón. Pero el departamento no estaba revuelto.

Ya con la muerte de Agustina, y por indicaciones del Procurador General, Jorge Crespo, el hecho ahora se trabaja bajo la figura de femicidio, aunque no existen datos que indiquen que se haya tratado de una agresión sexual o que el autor haya tenido una relación con la joven. Pero se si puede deducir que la joven lo conocía, por eso la saña en los golpes para que no lo identifique.

A pocos días de la muerte, la Justicia presentó un identikit elaborado por la Policía Federal luego de testimonios de varios vecinos del barrio que vieron a un joven con algunas características especiales caminar por el lugar. Entre los datos llamativos que hicieron referencia fue los rulos bien cerrados, algunos pircings y un 10 tatuado en la ceja izquierda, además de la palabra rock en los dedos de su mano.

Sin embargo, y pese a la circulación masiva del dibujo, no pudieron encontrar a ninguna persona que responda a esas características que ese día haya estado deambulando por el barrio ubicado al este de Circunvalación. Muchos jóvenes se presentaron voluntariamente en la fiscalía porque no podían salir a la calle sin que los sindicaran como los asesinos de Agustina, pero a la hora de investigarlos, la sospecha se desvanecía.

En tanto, en medio de una tristeza infinita, la madre de la víctima convocó a una marcha para hoy a las 20. El lugar de encuentro en Cipolletti no puede ser otro que la Plaza San Martín o conocida popularmente como la Plaza de la Justicia, donde los vecinos reclamaron en un sin número de oportunidades por el esclarecimiento de los femicidios ocurridos a fines de los 90s y principios de este siglo.

 

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios