ALTARES POPULARES

El viedmense que pinta a Diego con papel y engrudo

Santiago Spiagariol es profesor en la UBA y realizó murales de Maradona en distintos lugares del mundo.
miércoles, 25 de noviembre de 2020 · 19:25

"Me agarrás en la calle, voy hacia el obelisco, vamos a hacer un mural para toda la gente". El que habla es Santiago Spiagariol, un viedmense que hace cuatro años empezó a pintar murales de Diego Maradona con una técnica muy callejera, porque Diego representaba eso, el papel y el engrudo.

San.spiga como aparece en Instagram pide disculpas por su apuro, pero se toma unos minutos para hablar con Mejor Informado. Se lo escucha emocionado y no tarda en contar el por qué: "Recién estuve llorando, me mandan amigos videos de la gente en Nápoles, prendiendo velas y llorando frente al mural".

Precisamente con ese mural empezó todo. La idea era estar el 22 de junio de 2016, a 30 años de la Mano de Dios, en Nápoles para poder pintar un mural de Diego. "La técnica es muy callejera, muy popular, creo que muy maradoniana", explica este docente de la UBA, quien a partir de allí comenzó a llevar su arte a todas partes. Lugares raros o muy comunes. Paredones que hoy se transforman en santuarios para rendir homenaje a Maradona.

"Fue muy loco todo lo que pasó en Nápoles, enseguida se sumó un artista que conocí ahí y hasta pude viajar con gente que estuvo trabajando con él cuando juagaba ahí. Se dieron muchas casualidades", relató Spigariol. Luego vinieron varios más. Pero el que más le gusta es el primero, por todo lo que significó.

"Pinté muchísimos, ya perdí la cuenta. En varios lugares, en algunos raros como Marruecos o Dinamarca, y en Londres hice la 'Mano de Dios', lo sentí así fue como algo desafiante", aseguró. De todas maneras pese a lo que significó pintar ese robo en el corazón pirata, no tuvo un sólo problema por pintar a Maradona. Es más, nunca, en ningún lado lo tuvo: "La gente es buena onda, en las redes sociales son agresivos, pero en la calle nadie nunca me dijo nada mala, y siempre todo fue con mucho respeto".

Aunque se considera "Maradoniano", como muchos de los que se emocionaron con un Diego en la cancha con una pelota de fútbol o tirando frases filosas contra algún poderoso intocable, y hasta "estoy bautizado por la Iglesia Maradoniana", nunca lo tuvo cara a cara. "No nos conocimos, él conoció mi arte y me mencionó en el programa que hacía con Víctor Hugo Morales después de mandarle algunas obras mías".

"Pero no me volví loco por conocerlo, claro que me hubiese gustado, pero no se dio. Igual valoro más que nos hayamos contactado por el arte y no habérmelo encontrado en un boliche por ahí", reflexionó.

El camino hacia el obelisco porteño se termina, pide disculpas pero antes responde una pregunta más, las sensaciones al ver que sus murales sirven de altar para homenajear al Dios pagano que representa muchos más que un 10 en la camiseta: "Le prenden velas a Diego, no a mi. Me llena de emoción, siento eso en la calle ahora, emoción. No siento que la gente esté triste. Siento que terminó una época, no sabemos que vendrá, pero es un cambió y el arte es lo que queda".

 

 

 

 

. Hay una sensación muy rara. Claro que estamos tristes, pero hay una sensación de celebracion

Comentarios

Otras Noticias