EN UNA ESCUELA ALBERGUE

Con un telón móvil, simularon egreso escolar en los parajes

Las docentes de una escuela donde concurren alumnos de Zapala y parajes rurales les festejaron el egreso de 7° grado y Jardín de Infantes en su propia casa.
domingo, 29 de noviembre de 2020 · 17:50

“Un año difícil para todos y todas y en todos los sentidos. Separados de nuestros seres queridos,  de nuestros amigos, amigas, pero separarnos de nuestros alumnos/as eso sí que ha sido duro, preparar clases virtuales y todo lo que demandó esta situación ha sido terrible, pero hoy cuando llegamos a los hogares de nuestros egresados, podemos  afirmar que el esfuerzo vale la pena, agradezco a toda la comunidad educativa de la Escuela Albergue N° 247 porque cada uno de nosotros hizo realidad este sueño...A las familias nuestro eterno agradecimiento. Feliz egreso alumnos de 7 grado Marcelo, Nahiara, Agustín, Sayen, Thiago, Camila, Karen y Leandro y de jardín Jennifer, Alexis, Daiana y Yamir”, escribió la directora, Elba Zapata.

Efectivamente, en esta pandemia, los egresos escolares fueron diferentes. Y en cada escuela, dependiendo del nexo generado entre los docentes y la comunidad educativa, la despedida de cada ciclo se vivió distinta. La virtualidad no alcanzó a todos. Los cuadernillos tampoco. No hubo padres presentes en todos los hogares con las herramientas y los recursos necesarios para acompañar ante la ausencia en las aulas. Por eso que, en materia de educación, la vocación y la empatía fueron un plus.

En el caso de la Escuela Albergue N° 247 de Aguada, los docentes se fijaron como objetivo que cada uno de los estudiantes pueda tener su acto de colación. Y para eso, pusieron manos a la obra. Con telón negro y letras en dorado con la frase, EGRESADOS 2020; siete alumnos y alumnas de séptimo grado y cuatro de jardín de infantes, tuvieron su propia celebración.

Las maestras recorrieron cada casa de Zapala y de cada uno de los parajes rurales donde ese establecimiento tiene radio. Les entregaron una torta personalizada, una bandeja con un desayuno para compartir con toda la familia, y obviamente, el certificado que acredita el fin del ciclo. “Fue un año difícil, pero no imposible porque el esfuerzo realizado de la familia de esta Escuela Albergue fortalecerá las actividades para años venideros”, les expresó la directora, mientras cada uno posaba felíz, con la ilusión intacta como si estuvieran en el SUM de la escuela.

Comentarios