LO QUE EL CORONAVIRUS SE LLEVÓ Y DEJÓ 

Es zapatero hace 25 años, el aislamiento lo dejó sin su trabajo y pasión

Las diversas historias son radiografías de esta pandemia que tiene a todos en vilo.
jueves, 26 de marzo de 2020 · 14:52

"En tiempos donde nadie escucha a nadie, en tiempos egoístas y mezquinos", dice una estrofa de una conocida canción. Hoy, se podría decir: En tiempos de cuarentena y aislamiento hizo que cada neuquino se tenga que adaptar a una nueva forma de vivir, de cerrar las persianas de sus comercios, de no subirse más a su bicicleta para "hacer changas" o repartir panfletos en la vía pública. 

Las diversas historias son radiografías de esta pandemia que tiene a todos en vilo. Muchos no saben cómo van a afrontar las situaciones económicas cuando todo esto acabe o qué obstáculos van a tener que sortear a la hora de volver a la calle. El día a día preocupa, pero más aún, el futuro: "Lo que el coronavirus se llevó y dejó". 

Foto: Gentileza Martín Medrano

La vida de Ananías Venegas, desde hace siete días, dio un rumbo totalmente distinto al que estaba desde hace más de 25 años. De profesión y oficio zapatero, su local está ubicado en el bajo neuquino, varias generaciones han pisado su local en busca de algún arreglo para su calzado o arreglar algún bolso. Ananías, llegó de Chile hace 45 años y se quedó para siempre en Neuquén. 

Foto: Gentileza Martín Medrano

"Llegué y no no había nada, me las ingenié, en casa siempre arreglaba zapatos, bolsos y de a poco, para ganarme el pesito, alquilamos y hasta el momento seguíamos", sostuvo el hombre en diálogo con el Noticiero 24/7 Noticias. "La verdad que no sabemos como vamos a pagar el alquiler, estando parados tantos días. No tenemos ningún ingreso, no pagamos mucho, pero no ingresa nada de dinero", manifestó con tristeza el zapatero. 

Foto: Gentileza Martín Medrano

El destino o la realidad hizo que Ananías, como muchos, pasaran muchas tormentas, inundaciones, inflación y sobrevivieran a todas. "Espero que en esto también salgamos", dijo un poco más entusiasmado.

Saldremos, no sé si ilesos, pero no tan rotos. 

Foto: Gentileza Martín Medrano

 



Comentarios

Otras Noticias