Nido de creadores

Diego Stagnaro: legado, rechazo y un improbable resultado

Entregarse a su obra es abrirse a otros mundos.
jueves, 26 de diciembre de 2019 · 10:03

Por Marina Cisneros. Cazadora de arte. Pensadora visual. 

En la expresión de su obra podemos abrirnos a la experiencia de la asunción de lo fantástico como refugio de libertad, mística y espiritualidad. Frente a sus pinturas podemos entregarnos a lo desconocido mientras nos atraviesa el deseo de ser protagonistas en una película de ciencia ficción, tocar el cuadro con el dedo y entrar en él. 

Así es también su primera exposición individual que fue inaugurada recientemente en el Centro Cultural Alberdi de la ciudad de Neuquén, una muestra no convencional, de entrada libre y gratuita, que permanecerá en sala hasta principios de Febrero.

¿Quién está siendo Diego Stagnaro?

Me encanta que haya una temporalidad en la pregunta. Últimamente Diego Stagnaro está siendo un pibe de 26 años que está empezando a tener en claro (o al menos eso cree) qué pretende de su hacer artístico. Sabe que le gusta pintar, literalmente lo que sea, y que no considera una prisión el hacer cuadros a pedido (sino todo lo contrario). Pero también tiene muy en claro que hay otra pintura, una pintura que se vuelve problema e incertidumbre, y eso le encanta. Entonces, ¿por qué no vivir entre ambas?

¿Dónde nace tu obra? ¿Es un deseo o una necesidad?

Nace desde las ganas de pintar, de hacer algo increíble y compartirlo. Creo que cualquier persona que haga del arte su vida cotidiana va a ser debido a una necesidad por crear y/o pensar. Las ganas de superarme, técnica o conceptualmente, son siempre una motivación para mi. Hacer de la pintura una excusa para reflexionar y hacer de la conceptualidad una excusa para pintar.

Quién diga que no le gusta la pintura es porque no vio lo suficiente.

¿Cómo se relacionan, en tu producción, lo conceptual y lo material? 

El “con qué se hizo” no suele ser realmente importante, si con óleo, acrílico, yeso, etc. Siempre intento utilizar todo lo que esté a mi disposición con el fin de lograr la imagen que va surgiendo en mi cabeza. En ese proceso he aprendido a superar tabúes como el usar un proyector para lograr corregir deformaciones de un objeto que estará en el suelo, o utilizar fotografías y medios digitales para luego bocetar a mano y volver a la pantalla. Podría decirse que mi objetivo es pensar una pintura contemporánea, en el sentido teórico de la palabra. Un hacer que no sea esclavo de la mímesis y que al mismo tiempo no sienta necesidad de responder a una u otra herencia pictórica; una pintura que ve a la historia del arte como herramientas a su disposición. Y también, una pintura que se amiga con la filosofía y que a veces es poco amigable, no te muestra todas las cosas y como espectador te exige atención y algunos conocimientos previos.

¿Cómo surgió el formato de esta muestra?

El formato no convencional que hay en la muestra, surgió como un viaje. Venía trabajando a los minerales, cristales, como algo que permite ser modificado, como algo que puede, o no, ser valioso y que esa valoración no es propia del mineral sino de quién la percibe (por lo que puede cambiar - aclara - ). De ahí quise crear una suerte de cristal gigante, una herencia tan grande como los relatos que nos dio la Modernidad. Mirándolo a la distancia, la obra no tiene un año pero pongámoslo así, creo que el formato terminó siendo algo innovador porque contrae las paredes de la sala a un solo punto. Termina siendo un objeto que al mismo tiempo es 8 cuadros que podes recorrer y que te obliga de salir del clásico cuadro colgado en la pared que miras de frente con el celular en mano sin siquiera detener tu caminata.

Creo que el formato terminó siendo algo innovador porque contrae las paredes de la sala a un solo punto. Termina siendo un objeto que al mismo tiempo es 8 cuadros que podes recorrer y que te obliga de salir del clásico cuadro colgado en la pared que miras de frente con el celular en mano sin siquiera detener tu caminata.

¿Qué te pasa cuando te enfrentas a tu obra expuesta?

Suelo ser muy cruel con mis obras, me gusta poner los cuadros en mi paso diario de la casa para verlos constantemente. Eso hace que, por momentos, me sature de la imagen que quiero hacer. Un poco eso pasó con Progenitor en favor de un espacio controlado de desarrollo. No me gustaba al principio y no me gustaba mucho cuando la terminé. Escondí el cuadro por dos semanas, después lo volví a ver y terminó siendo una de mis favoritos. Volviendo a la pregunta, siento emoción por ver toda la obra junta, colgada, instalada, me encanta que todas se vean tan diferentes pero al mismo tiempo tan mías. Espero nunca perder esa flexibilidad y seguir animándome a no hacer una muestra de pintura, de escultura o dibujo, sino que siempre sean muestras de artes visuales.

¿Cómo ves el arte contemporáneo actual local?

Definitivamente sobran personas que intentan hacer del arte algo más profesional, no sólo en la cuestión monetaria sino con el cómo se encara el hacer artístico en sí mismo. Espero que las diferentes entidades públicas del Alto Valle comiencen (o sigan en, algunos casos) a darse cuenta que la región tiene 3 instituciones formadoras del campo: ESBA, UNRN y IUPA. Es fundamental dar lugar a profesionales de las artes visuales, para que asesoren, gestionen y ayuden a valorar la calidad que tienen muchos artistas de la región. Muchas veces le exigimos al público valorar lo que hacemos, creo que eso comienza dejando de laburar gratis y que las provincias y municipios den el ejemplo.

¿Cómo imaginas el futuro de la pintura? Podes ficcionar.

La pintura nunca va a morir. Al igual que el arte, lo único que va a seguir haciendo es expandirse. La pintura mimética clásica de la Academia de Florencia sigue existiendo, se sigue enseñando y se sigue produciendo. La pintura contestaria a la historia del arte, propia de la modernidad, sigue existiendo. Y creo que está surgiendo una pintura “contemporánea” que no pretende responder a lo que se hizo antes, sino que toma a la disciplina como una herramienta, como un lenguaje más que dialoga con cuestiones filosóficas de nuestra realidad. Creo que todo lo anterior habla de la pintura que podemos encontrar hoy y eso es lo hermoso. La pintura nos puede impresionar por el despliegue técnico, por el virtuosismo, por la expresión, por un clima pictórico y ahora también por cuestiones netamente conceptuales. Quién diga que no le gusta la pintura es porque no vio lo suficiente.

Encontrá a Diego Stagnaro en Instagram y Facebook

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias