OPINION: Luis Felipe Sapag *

La familia Sapag

Más de doscientas personas con ese apellido hoy laboran en distintas actividades; algunos y algunas de ellas son profesionales y todos trabajan y se esfuerzan en una tierra que les dio oportunidades
lunes, 17 de noviembre de 2014 · 09:32
Mi bisabuelo llegó a Neuquén, desde el Líbano, en 1908. Tras él, otros Sapag intentaron la aventura de la inmigración. Unos pocos, sin éxito, volvieron; varios encontraron alternativas de progreso. Más de doscientas personas con ese apellido hoy laboran en distintas actividades; algunos y algunas de ellas son profesionales y todos trabajan y se esfuerzan en una tierra que les dio oportunidades. Unos pocos transitan los avatares de la política; lo que ellos hacen no afecta la vida de los demás familiares, porque Neuquén es una sociedad democrática, sin privilegios ni subordinaciones.
Los que actuamos en política, lo hacemos con convicción y honestidad. Hay quienes, como mis hermanos, dejaron la vida por su compromiso con la democracia y la justicia social. No todos llegamos a un cargo relevante, pero cuando lo hicimos nos esforzamos para cumplir, sabiendo que, por imperio de los plazos constitucionales, al poco tiempo volveremos a la vida comunitaria como ciudadanos comunes.
En particular mi padre, don Felipe, fue elegido varias veces gobernador, pero no utilizó su popularidad para acumular poder. Por el contrario, hizo crecer la participación en la provincia y el partido de su pertenencia. De tal manera, en Neuquén se generó una alternancia democrática por la que otros nombres e ideas, algunas muy disimiles a las suyas, han llegado al gobierno provincial.
Así fue reconocido por uno de sus amigos, perteneciente a otros partidos, el actual intendente de la capital, En oportunidad de que el municipio erigiera una estatua en su memoria, Horacio Quiroga dijo, palabras más, palabras menos: "Estamos rindiendo homenaje a un héroe de la democracia; un hombre tan cabal, tan honesto y tan humilde en su paso por la vida política, que, una vez retirado, pudo caminar por las calles de esta ciudad, siendo día a día saludado y homenajeado por los ciudadanos de a pie. Porque él fue eso: un ciudadano de a pie que demostró que se puede ejercer la autoridad sin los excesos de los tiranos y los déspotas”.




Luis Felipe Sapag
Diputado MPN
Pre candidato a Diputado por la Lista Azul

Comentarios