EDITORIAL

Más allá de la brecha

La realidad no es una obra de teatro que permite algún ensayo, la realidad es. Y el aprendizaje y la adaptación a las nuevas realidades es algo que deberá efectuarse sin red. Así serán las cosas de aquí en más para quienes asuman el desafío de la cuestión pública. Al mismo tiempo y en simultáneo en que deberá generar las condiciones para que las inversiones se realicen, el Estado tendrá que dar respuesta a la demanda social que se genera por las expectativas que alimenta la economía del fracking. Entonces las responsabilidades del Estado no solo serán las que tiene hasta hoy; a las responsabilidades de garantizar institucionalidad, seguridad, salud y educación también habrá de aditarsele la tarea de auxiliar de las expectativas no cumplidas. Es decir, el Estado tendrá la enorme responsabilidad de armonizar la convivencia de diversos sectores sociales con ingresos y horizontes de prosperidad distintos.
domingo, 23 de noviembre de 2014 · 09:13
La particular vitalidad de la economía neuquina le permite mantener niveles de actividad que contrastan con otras regiones del país. Esta forma de irrumpir que ha tenido la segunda vida del petróleo con la fractura hidráulica ha hecho que en la provincia se viva en una dimensión diferente a lo que acontece con otras partes de la Argentina y con las economías tradicionales. Que sí bien siguen siendo importantes tienen sus propios tiempos y generan actividad estacional. 
Los frenéticos tiempos del petróleo no convencional van a introducir modificaciones en la gestión pública también. Inevitablemente los cambios se irán produciendo en el modo y los tiempos en que esta briosa economía vaya marcando, no es una idea de este cronista, ya lo ha dicho Carlos Marx hace más de un siglo, la estructura de producción determina el resto de la relaciones sociales de producción. Nada que no se conozca, pero una cosa es saberlo en términos teóricos y otra muy distinta es conducir un proceso de esas características. ¿La dirigencia neuquina se encuentra preparada para esta nueva etapa?
Hace algunos meses atrás cuando todavía Vaca Muerta era una ilusión el gobernador Jorge Sapag hablaba de que los empresarios neuquinos deberían ponerse/estarse a la altura de lo que se venía. Hablando obviamente de aquellas empresas de servicios que están vinculadas a la actividad del petróleo. La referencia era a su vez una especie de reflexión en voz alta del mandatario. Los viajes a las regiones del mundo donde ya se practica esta nueva modalidad extractiva y los datos apabullantes de números e inversiones le dieron a Sapag una dimensión anticipada de lo que le espera a la región. "Hay que prepararse, esto va a ser Houston” fue una de las frases utilizadas en su momento para tratar de comunicar la dimensión de lo que se venía y lo que se venía ya está aquí entre nosotros.
La realidad no es una obra de teatro que permite algún ensayo, la realidad es. Y el aprendizaje y la adaptación a las nuevas realidades es algo que deberá efectuarse sin red. Así serán las cosas de aquí en más para quienes asuman el desafío de la cuestión pública. Al mismo tiempo y en simultáneo en que deberá generar las condiciones para que las inversiones se realicen, el Estado tendrá que dar respuesta a la demanda social que se genera por las expectativas que alimenta la economía del fracking.
Entonces las responsabilidades del Estado no solo serán las que tiene hasta hoy;  a las responsabilidades de  garantizar institucionalidad, seguridad, salud y educación también habrá de aditarsele  la tarea de auxiliar de las expectativas no cumplidas. Es decir, el Estado tendrá la enorme responsabilidad de armonizar la convivencia de diversos sectores sociales con ingresos y horizontes de prosperidad distintos. Estas asimetrías ya generan un impacto en la vida diaria, mientras el Estado vive de lo que realmente es, las demandas crecen por lo que está todavía por llegar. Y este es el verdadero desafío al que debe enfrentarse la clase dirigente, no caer en la tentación de la demagogia ni tampoco apelar a respuestas viejas para situaciones nuevas, asumir la complejidad de lo que deben afrontar sin más preparación que el sentido común al mismo tiempo que se avance en la profesionalización de los cuadros de la burocracia estatal. Una tarea que requiere tiempo y por sobre todas las cosas decisión política.
El FpV camina
La presencia de destacados referentes arropando a Javier Bertoldi en las últimas semanas demuestra el interés del Frente para la Victoria -especialmente del kirchnerismo- de fortalecer la propuesta electoral y jugar fuerte en las próximas elecciones. El intendente de Centenario se muestra sólido en su discurso con clara referencia en el gobierno nacional y la plena afirmación de la vigencia del modelo que impulsa. Bertoldi es un candidato del gobierno nacional y si hasta ahora había elegido el bajo perfil parece que desde los últimos meses decidió salir a jugar en la cancha grande. También se observa la decisión de la dirigencia nacional de apoyar la propuesta provincial, la presencia de Carlos Tomada esta semana tiene ese tinte y el cronograma de reuniones de Bertoldi con agenda nacional afirman ese rumbo. Por ahora es un propósito que con el correr de las horas y algunas acciones pueden convertirse en un proyecto que compita en las elecciones con pretensiones serias de hacerse con el gobierno de la provincia. En esto último tendrá que ver la decisión que tome Ramón Rioseco.
Molestia indisimulable
La estrategia de campaña elegida por Horacio Pechi Quiroga ha roto con la tradicional cortesía con que se trataban con el gobernador Jorge Sapag; las habituales picardías de Pechi formaban parte de la liturgia política y de la convivencia entre dos administraciones de distinto color político. Pero la utilización del apellido Sapag como parte de la campaña negativa que está llevando a cabo el intendente neuquino ha roto con ese tradicional trato. El gesto adusto de Sapag durante el breve intercambio en Chos Malal ha dejado en claro cuál es el límite de esa relación, hasta aquí llegó la simpatía. Durante la semana tanto Alma como Luis Sapag –ambos candidatos a diputados- salieron a contestarle al jefe comunal neuquino. Las descalificaciones hacia la familia cerraron las puertas de la convivencia, al menos las de apariencia. Ya nada será como era entonces.

M.E.G.



Comentarios