EDITORIAL

El Regreso

La ley de emergencia aprobada por la Legislatura neuquina será el marco legal esta semana y lo que se piensa llevar a cabo es una especie de plan Marshall para los municipios afectados y también ampliarlo a aquellos que tienen la necesidad de obras. La importancia del anuncio del gobernando reside no solo en la contingencia sino también el objetivo del fortalecimiento institucional de los municipios a partir del banco de proyectos.
domingo, 20 de abril de 2014 · 08:51
El espacio Duam volvió a ser el sitio elegido por el gobernador Sapag para escenificar su regreso a la gestión tras un breve interregno en el exterior. Su ausencia coincidió con una tormenta de características extraordinarias que afecto principalmente a los municipios de la confluencia. Muchos fueron los silencios que hablaron durante esos días, sin embargo el gobierno como entidad funcionó adecuadamente, con solvencia y con eficacia. El regreso del mandatario puso las cosas en su lugar en términos políticos y así lo hizo notar cuando sentó a los intendentes y a todo su gabinete –con la excepción de Guillermo Coco, de viaje- y asumió la coordinación de lo que será la reconstrucción de las zonas afectadas.  Fue una especie de "café para todos que yo pago”, así de este modo anunció que los gastos extraordinarios efectuados por los municipios debido al fenómeno meteorológico serán absorbidos por la provincia previa certificación de los mismo. 
Este importante auxilio para los municipios también fue acompañado por otros anuncios no menos importantes con obras de infraestructura y estructurales y las de contingencia. La importancia de los recursos volcados no está solo en la cantidad o el monto sino también el impacto en el empleo. 
Pero además Sapag anunció la creación de un banco de proyectos que asistirá a los municipios que por carecer de capacidad técnica en muchos casos no pueden ejecutar obras. La instrumentación se hará a través de la ley 2615 y se va a priorizar a las cooperativas y empresas. La ley de emergencia aprobada por la Legislatura neuquina será el marco legal esta semana y lo que se piensa llevar a cabo es una especie de plan Marshall para los municipios afectados y también ampliarlo a aquellos que tienen la necesidad de obras. 
La importancia del anuncio del gobernando reside no solo en la contingencia sino también el objetivo del fortalecimiento institucional de los municipios a partir del banco de proyectos. 

Regresó Sapag y eso se nota en la marcha del gobierno.

Un senador Cotizado

Esta semana fue para Pereyra una de esas que se pueden calificar como de lujo. No solo por lo que se conoce de su agenda pública sino también por otros motivos más reservado y tiene que ver con su consolidación como figura política. La trascendencia de los datos que le pasó Mauricio Macri fortalecieron el espíritu y alimentaron sus pretensiones de llegar a la gobernación en 2015. Obviamente que todavía le espera un largo camino, por ahora Pereyra explota muy bien su privilegiada ubicación en el contexto político nacional y desde allí se hace fuerte. La idea que parece alentarlo es la de crecer desde afuera de la provincia y asentar su imagen como político.
El petrolero acumula poder, su secretaría adjunta en la CGT de Moyano, el cargo en el senado y el crecimiento que experimento el sindicato que preside ha hecho que el diario El País de España lo mencionara en un artículo donde lo califica de manera elogiosa y describe al Sindicato de Gas y Petróleo como un ejército de 20 mil trabajadores a disposición.
El principal obstáculo de Pereyra será su propio partido, el Movimiento Popular Neuquino. Desde allí mismo se buscará ponerle límites a sus pretensiones. En las próximas semanas se conocerá como serán las reglas de juego para la interna partidaria y también la fecha. En esto será clave el diálogo que mantengan Jorge Sobisch y Jorge Sapag, dos experimentados jugadores de este salvaje póker.
La azarosa vida política aún nos deparará varias sorpresas, aquí nadie tiene la certeza de como terminarán las cosas dentro del Movimiento que gobierna la provincia pero sí hay que tener claro que nadie rifa el poder y mucho menos cuando hay de por medio una descomunal proyección de inversiones en el área de energía que desparramara en provecho de la región. 
 Es mucho lo que hay en juego, por lo tanto no está mal especular con que la batalla que se librará por la conducción partidaria dentro del MPN será también un anticipo de lo que pasará en la pelea por la gobernación.
En la semana se pudo ver como el gobernador Sapag y el senador Pereyra recorrían despachos nacionales en distintas audiencias por temas que tienen implicancias provinciales. Nunca antes se había dado algo así en la vida institucional de la provincia. Pero desde el 11 de agosto de 2013 las cosas han cambiado y el próximo agosto puede ser otro hito en la vida de este histórico partido.

 

M.E.G. 



Comentarios