EDITORIAL

El petróleo la gran preocupación

Un alerta importante se registra en la región por la decisión e las empresas de reemplazar sus planes de inversión. Pereyra y Gutierrez trabajan en conjunto para mitigar las consecuencias.
sábado, 23 de enero de 2016 · 00:00
Con un escenario internacional fuertemente adverso por el comportamiento de los mercados y su repercusión en la región en el ámbito del to del petróleo se viven días tensos en la Patagonia. No será la Patagonia trágica pero que 15 mil personas se manifiesten en Chubut habla a las claras de cómo está la situación. En Neuquén, no sale a la superficie por una cuestión de manejo político, pero la situación está latente. Las empresas comienzan a efectuar su planes contingentes y por ahora hay licencias pero no tardará mucho para comiencen los despidos y el achique. Lo parecía un paraíso para el mundo laboral ha empezado a cobrar  formas crueles para quienes se dedican  al actividad.
El titular del sindicato petrolero, el senador Guillermo Pereyra remarcó que la situación de la provincia es diferente de la del sur del país, porque Neuquén cuenta con importantes yacimientos de gas y actualmente el país importa u$s8 mil millones de ese hidrocarburo. "Tenemos la gran oportunidad de direccionar los equipos, no queremos despidos”, indicó en conferencia.

El secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, habló de oportunidad  que ante el impacto de la crisis internacional de la industria del petróleo por la baja del precio del barril de crudo, Neuquén está ante "la gran oportunidad de direccionar los equipos hacia la explotación de gas”.
Se refirió especialmente al shale gas y el tight gas, que son aquellos provenientes de reservorios no convencionales. Para ello "se debe arreglar el precio del gas: llevar el gas a 5.80 dólares y seguir manteniendo el gas plus con el acuerdo que hay de 7,50 dólares”, dijo.

El dirigente advirtió que si bien la Argentina mantiene un precio del barril criollo a más del doble que el valor internacional, ante las crisis las empresas multinacionales adoptan medidas globales, por lo que "ayer se han bajado casi todos los equipos y están en riesgo 5 mil puestos de trabajo”.

Ayer comunicaron que las empresas de servicios especiales presentaron un procedimiento de crisis, con números que están trabajando en rojo. "El próximo martes entraremos en un proceso de negociaciones que va a durar muy poco, dos o tres días, porque el tema hay que resolverlo inmediatamente”, indicó. Omar Gutiérrez, lo acompañó en un encuentro acordadodo con el CEO de YPF, Miguel Galucio, y trabajan en consonanci para evitar despidos en la provincia.


"La república argentina importa 8 mil millones de dólares por año de gas -recordó-. Hay que conseguir el precio para que los equipos se direccionen directamente a la producción de gas y que esos 8 mil millones de dólares que la Argentina invierte en importarlo paulatinamente lo achiquemos y lo volquemos a la producción”.  Buscará evitar los despidos a través de la negociación y en tal sentido Pereyra adelantó también que está en contacto permanente con los ministros de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Jorge Triaca, y de Energía, Juan José Aranguren. "Tenemos que apostar siempre al diálogo. Creemos que hay que dejar siempre las puertas aunque sea entornadas un poquito. Es muy difícil arreglar los problemas de los trabajadores cuando se empiezan a cerrar puertas”, recordando además que buscará evitar los despidos a través de la negociación y quizás a través de algún mecanismo legal como en 2008, cuando se pudo mantener los puestos de trabajo. Lo que se negocia es la continuidad del trabajo,” seguramente vamos a tener que bajar algunas pretensiones, pero lo más importante es conservarlo”, dijo el veterano dirigente, abriendo el paraguas.


En cuanto a la pretensión esbozada por el gobierno de Chubut de que el gobierno nacional baje el precio del barril que le paga a Neuquén y la diferencia engrose el precio del barril de Chubut, advirtió: "Nosotros no estamos dispuestos a perder un solo centavo de dólar de lo que ya está arreglado”. Y recurrió a la figura del gobernador  Gutierrez en cuanto al apoyo político con que cuenta el gremio  en esta situación ante la posibilidad que implicaría  graves consecuencia para la actividad y para las arcas de la provincia del Neuquén. "Nos quieren invitar a un conflicto nacional y nosotros no estamos de acuerdo, hay muchísimo para hablar y la discusión está encaminada” advirtió Pereyra.
El impacto económico se va a notar pero tendrá un efecto recortado: se han vivido situaciones peores durante la administración de Felipe Sapag con un valor del barril que arecía el apocalipsis y también al principio de la gestión de Jorge Sapag hoy la provincia está en mejor situación para afrontar la coyuntura. No es la panacea pero el gas es el pial de donde espera agarrarse para capear la mala racha.
M.E.G.


Comentarios