La Política en Neuquén

Neuquén, Vaca Muerta y los síntomas de reanimación

Empresarios y sindicalistas comienzan negociaciones para renovar el acuerdo que evitó despidos y vence a fin de mes. Los grandes jugadores del petróleo se animan a mover “los fierros” para retomar la actividad.
domingo, 17 de mayo de 2020 · 14:57

Dicen que esta semana, finalmente, se firmará el Decreto de Necesidad y Urgencia que establecerá el precio sostén del barril de petróleo. Si, así fuera, podríamos estar ante el inicio del desarrollo de políticas de recuperación de la actividad hidrocarburífera. El valor del barril criollo a 45 dólares, inicialmente, servirá para llevar cierta tranquilidad a las provincias productoras. Las compañías, tendrán lo suyo, en la medida que la actividad tienda a normalizarse en sintonía con el resto de la economía. Los pronósticos a nivel mundial indican que ese tiempo llegará sobre fines de este año y mediados del 2021. En nuestro país las estimaciones indican que el tiempo de recuperación llegará sobre diciembre del año venidero. Así y todo Neuquén pareciera ir contra todos los pronósticos desalentadores. En las próximas semanas estaría dando los primeros pasos en la ansiada reactivación de Vaca Muerta. En el sector petrolero es vox populi que en el término de los próximos 40 días estarían subiendo a la formación geológica seis equipos de perforación. También se menciona que otros tres equipos de fractura estarían preparando los “fierros” para subir nuevamente a la zona de Añelo. Las estimaciones indican que, de no mediar mayores contratiempos, en diciembre en Vaca Muerta estarían operando entre 10 y 15 equipos, de los 50 que estuvieron activos durante el 2019. Para comenzar, no está nada mal.

Negociación en marcha

A fines de mayo vencen los acuerdos, de parte, entre cámaras empresarias y gremios que posibilitó el no despido de empleados a cambio de una rebaja salarial promedio de entre el 30 y 50 por ciento, según la actividad. Esta semana los sindicatos que lideran el tablero de las relaciones con los grupos empresarios más fuertes de la Argentina, retomaran el diálogo para al menos mantener las condiciones de las bases del acuerdo vigente. La situación no es la misma. Muchas empresas ya trabajan en la posibilidad de presentar sus Procedimientos Preventivos de Crisis, una forma de evitar despidos pero también de no estar atados al cumplimiento de las obligaciones, plenas, para con sus empleados. El fantasma de la caída de EDVSA y el daño ocasionado a más de 140 PyMES proveedoras, por estos días ronda sobre la cabeza de sindicalistas y directivos de las cámaras empresariales locales. Sólo EDVSA ocasionó daños por más de 1.000 millones de pesos. En el mundo Vaca Muerta operan una veintena de compañías extranjeras. El impacto de la pandemia ha sido de tal magnitud que desde hace 45 días no reciben fondos, bajo ningún concepto, desde sus oficinas centrales, mayormente radicadas en Estados Unidos y Europa. La falta de flujo de dinero desde el exterior repercute en el funcionamiento de las filiales en nuestro país. La situación impacta en las cuencas petroleras y gasíferas patagónicas. Vaca Muerta, no es la excepción. Sólo en Neuquén y Río Negro el “parate” petrolero mantiene en sus casas a más de 60 mil operarios del sector hidrocarburífero, la construcción y el transporte. Otros tantos puestos de trabajo están afectados en el rubro servicios y más de 30 mil empleados de comercio están en las mismas condiciones. A groso modo, podemos decir que la pandemia hace estragos en 150 mil familias de la zona conocida como la gran metrópoli de Vaca Muerta. Los próximos 20 días serán cruciales para el futuro de toda esta gente. También es la prueba de fuego que deberán afrontar empresarios, sindicalistas y gobernantes. El diagnóstico es el peor de todos. La economía, en el corto y mediano plazo, no da signos de recuperación. Los gobiernos, nacional y provinciales, están enfocados en la guerra contra el Coronavirus y en la medida que pueden van exceptuando actividades económicas para comenzar a mover la rueda de consumo. El esfuerzo es importante pero los frutos demorarán en llegar.

La sequía estatal

Si en el sector privado los pronósticos no son alentadores, imaginese como está la “cosa” en el ámbito público. Las provincias no tienen de donde sacar un mango para hacer frente al funcionamiento de sus estructuras y mucho menos para pagar los salarios en tiempo y forma. La caída de la recaudación en las administraciones provinciales oscila entre un 60 y 80 por ciento.

Neuquén cerró abril con una recaudación de impuestos provincial cercana a los 3 mil millones de pesos, unos 40 puntos por debajo de la inflación. La caída en concepto de recaudación que la provincia registra desde setiembre 2019 a abril 2020, estaría orillando los 8 mil millones de pesos. El panorama se presenta complicado y, al igual que el resto de las administraciones provinciales, depende de la maquinita emisora de dinero del Presidente Alberto Fernández. Es el gobierno nacional el más apremiado por las urgencias. Privilegiar, desde un principio, la salud por sobre la economía lo ubica a Fernandez en el centro de la escena tratando de calmar las ansiedades de los sanitaristas, de los grandes grupos empresarios y de los “gordos” sindicalistas. A cada uno le va con una receta distinta. Hasta el momento, funciona. Habrá que ver qué sucede desde esta semana en adelante cuando el mundo empresario y sindical se reúnan para debatir cómo continuar, sin un mango en los bolsillos.  

Alberto y los tironeos

La idea del gobierno nacional es mantener la atención sobre todos los sectores demandantes sin dejar de privilegiar la lucha contra el Coronavirus. La pelea lo mantiene unido a todos los sectores políticos que son gobierno a lo largo y ancho de nuestro país. Fernández sabe que desde el “macrismo” residual” y la izquierda, fogonean con críticas hacia algunas medidas que se han tomado últimamente. No es casual que esta semana sectores kirchneristas de Neuquén salieran a bancar la parada de los mineros de Andacollo. La movida estuvo orientada a marcarle la cancha a la izquierda local que trabaja día y noche alentando la profundización del conflicto, alentando una "pueblada" en Andacollo y la toma del complejo minero al mejor estilo Zanon.

Trident, la empresa concesionaria de la mina, dijo que no está en condiciones de abonar los dos meses de sueldos adeudados. El gobierno neuquino advirtió que si la compañía no cumple con lo estipulado en el contrato de concesión perderá la licencia de explotación y quedará liberado para buscar otros inversores. Mientras tanto, la administración Gutierrez, ofreció a los mineros un ingreso paliativo de 20 mil pesos por los próximos 6 meses. La cuestión está bajo análisis de los empleados mineros, con la izquierda operando para que la misma sea rechazada.

Semana crucial para el futuro del sector empresario y gremial. ¿Renovarán los compromisos de abril o comenzará la sangría de despidos?

Habrá que ver si la solidaridad prevalece o si pasa a ser historia en la próxima fase de la pelea contra el Coronavirus.

Galería de fotos

Valorar noticia

0%
Satisfacción
50%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
50%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios