MEDIOS

Los cien años de la radio, y algunos recuerdos

La conmemoración del mundo de los micrófonos, y algo de la historia regional en el contexto.
martes, 25 de agosto de 2020 · 18:40

La Radiofonía Argentina cumple 100 años. Un siglo desde el día que, con la Opera de Richard Wagner "Parsifal", se lanza a la historia del planeta la primera transmisión radial . Esto ocurría en la azotea del Teatro Coliseo, emblema de una época muy lejana ,siglo XIX, cuando funcionaba como una pista de skating ring, bajo el nombre de Columbia Skating Ring. En el año 1905, un payaso inglés, llamado Frank Brown y con dinero de un banquero francés-argentino de nombre Charles Seguín, de la mano de un arquitecto alemán,.hicieron las reformas y construcción del Teatro Coliseo para espectáculos circenses. Se cuenta ,además, que Domingo Faustino Sarmiento y el poeta Rubén Darío, eran admiradores entusiastas del nombrado payaso.

El Coliseo, fue el lugar ideal para el lanzamiento de esa  primera transmisión. Se recuerdan algunos nombres, que con el paso del tiempo han pasado al olvido, como: Enrique Susisni, Miguel Mujica, César Guerrico y Luis Romero Carranza, testigos inequívocos de ese acontecimiento.

La radio se convierte, así, en la indispensable compañera de todos. 

A medida que se ajustaban los elementos técnicos, se descubrían recursos, se levantaban antenas, se multiplicaba su acción mediadora entre la realidad y el oyente.

No hay historia en este siglo que no haya sido revelada por una radio, desde la más lejana ciudad, el pueblo más pequeño, con la más elemental infraestructura, la radio, con solo una voz, podía y puede  ser tan potente como millones de voces. 

LAS RADIOS EN LA ZONA 

La radio está grabada desde mi experiencia personal, como un asombroso regalo que llega sin buscarlo. Escribía guiones para el programa que se puso en la voz de Cecilia Lizasoain y con el nombre de "La luna en la almohada", empezó a repicar en las noches valletanas, desde LU5. Luego Cecilia se fue a España a buscar nuevos horizontes y Daniel Carro me empujó al micrófono en LU19. Allí fue el comienzo de estos 44 años de radio que llevo conmigo, y ese sello imborrable "La luna en la almohada", estrenando mi nombre artístico "Hilda con H" (invento de Allende).

Hay nombres que no quiero olvidar: Chachi Allende, entre los inolvidables publicistas, productores y tantos más, compañeros de estudio, musicalizadores ¡cómo no nombrarte Victor Ludueña!, al igual que Mario Fiorotto, Miguel Sciutto, Gabriel Gutierrez, Marina López, a los operadores que con el dedo firme volcaban la púa en el disco que rodaba musicalizando el aire. Tantos nombres como Walter Pérez, Ricardo Villar, Jorge Ocampo, Leguizamón, y aquellos cuyos rostros están en mi memoria y que sus nombres incompletos no me animo a compartir. Recuerdo a quienes, cómplices de la dictadura rayaban los surcos de los discos que no se podían poner al aire, como grabar partes del programa (estaban en cinta abierta) para  enviarlos al Confer denunciados por prohibidos. Recuerdo la lista de ellos, los prohibidos: Victor Heredia, Mercedes Sosa, León Gieco y tan larga era que había listas colgadas de un clavo detrás de la puerta de entrada al estudio.Recuerdo nombres que desde el informativo alababan las medidas de los militares en el gobierno de facto. Recuerdos y más recuerdos.

Hubo varias radios en el camino que me enamoraron por ser parte de mi rutina laboral y de mis sueños de ser la voz de la música latinoamericana en la Patagonia: LU19, LU5, FM Horizonte en Cinco Saltos, Radio CALF- UNC,  Radio Comunidad Enrique Angelelli,  y aquí me detengo: 

Dice la información oficial:

"El Secretario del Obispo tenía un pequeño transmisor -de fabricación casera- en Frecuencia Modulada de 8 Wats. que usaba para una Procesión, una vez al año. Conversado con el obispo, pedimos al P. Juan San Sebastián el préstamo del transmisor  para los otros 364 días del año. Así nació F.M. 106 Radio-Comunidad Enrique ANGELELLI (Obispo asesinado por la Dictadura en 1976), bendecida por nuestro obispo Don Jaime de Nevares el 20 de Agosto de 1987 celebrando su 26º Aniversario Episcopal.".

Allí estábamos: Walter Perez, Eduardo Marchetti, Alejandro Ascón y quien suscribe, trabajando en un espacio pequeño, que hoy está en el corazón de lo que se observa como comercios en calle Juan B. Justo, al lado de lo que fue El Club de los Soldados, creado por el Obispado.  

Esta radio sigue al aire, como una trinchera de los Derechos Humanos donde las Madres de Plaza de Mayo tienen su espacio en un programa que creamos juntas y que se llamó "La Plaza", Allí estaba y están Magin Paéz y Gloria como pedestales inamovibles.

Las radios siguieron multiplicándose en el aluvión de frecuencias moduladas que invadieron el aire de la región en aquellos tiempos. 

En el año 1987, por un convenio firmado entre la Universidad Nacional del Comahue, Dr. Oscar Bressan , y la Cooperativa Calf, Cr. Osvaldo Bonvin, se crea la Radio CALF-UNC, que aún hoy está al aire. Allí trabajé varios años  en distintos horarios y programas propios, sin olvidarme de compañeros excepcionales: David Lugones y Horacio Díaz, siempre con operadores de calidez y calidad, y un interesante plantel de locutores y conductores.

Un desafío fue la creación y puesta al aire de una FM , hija de la Voz del Comahue, sustentada por la misma empresa: allí todo fue a partir de la nada: solo el entusiasmo y la esperanza de convertirla en otra voz necesaria. En esa etapa: Rubén Boggi, el Chino, Carmen San Martín, Andrea, improvisabamos recursos, multiplicábamos  esfuerzos para cubrir lo que no se hacía con inversión. Se terminó esa etapa y quedó como recuerdo de un intento, siempre uno más.

Siguió la vida y en las vueltas, otra vez Radio LU19 , LU5 Radio Neuquén y hoy am550laprimera. Siempre radio.

RADIOS EN LOS BARRIOS

Las radios barriales, tuvieron y tienen el protagonismo que, aún con todo el aparato técnico y monetario, no pueden los grandes medios borrar. Siempre serán la voz del vecino. La voz del amigo, de la solidaridad, la del cumpleaños del pibe de la esquina o el partido de fútbol en la canchita del barrio. Siempre serán las que acuden al llamado para retransmitir la entraña de lo que verdaderamente ocurre en ese espacio único e intransferible de su comunidad.  Fueron formadores de locutores que luego se diseminaron por todas las emisoras y son los que median entre los vecinos buscando respuestas para sus problemas. Hoy no puedo nombrarlas, porque no tengo el registro de las que aún están al aire. Estoy segura que está la mayoría, porque la resistencia forma parte de su existencia.

RTN

RTN : Radio Televisión Neuquén, llega al interior de la Provincia con música y productos realizados por el mismo personal de la empresa estatal. Recuerdo el comienzo de la radio que hoy está allí como faro en el espacio provincial: se construyó a la medida de una improvisada directora técnica que solo sabía que se necesitaba un espacio físico para plantar un equipo y salir al aire. Se alquiló una frecuencia que tenía disponible Hugo Díaz, otro hacedor de radio que reconozco y rindo mi homenaje. Pasaron muchas cosas en ese corto trayecto que me tocó estar al frente de la radio. Todas fueron de gran valor en todos los aspectos, para mí. Esa historia será contada por los que están y vendrán.

Por último, la historia de la radiofonía en la Argentina se escribió y sigue su curso, a través de los grandes y pequeños acontecimientos sociales. Siempre será la compañía y la mano tendida, siempre será el espacio del debate y también de la frivolidad, siempre será lo bueno y no tan bueno: como las sociedades que en el vaivén de la historia se muestran como son: imperfectos, pero necesarios.

Nota: dedico este recorrido de mi memoria a las mujeres que están en el aire para siempre: Magda Birne, Adela Galán, Ana Delgui, Mirta Toribio, Clelia Valmer, Carmen San Martín, Verónica Viegas, Ana María Lamber, Cecilia Rodriguez, Mariana Lourdes, Majo Carrascal, Marina López, Gladys Sandoval, Alejandra Pereyra y rostros que están... y mi memoria no recuerda más nombres.

Comentarios

Otras Noticias