LA MUERTE DE UN CREADOR

Carta a Quino

Se murió Quino. Tenía 88 años y un día habló de su angustia : "abro el diario esperando ver mi tira (Mafalda), y no está. Me angustia".
miércoles, 30 de septiembre de 2020 · 13:58

Hay muchas cosas que no estaban cuando leías el diario, Quino. Pero había otras, las de "actualidad" escritas en japonés para la inocencia de Miguelito, la simpleza de Manolo, o la propia inteligencia de Mafalda. Como ahora, en este mismo momento que ya no vas a leer los diarios, hay mucha información sobre esta actualidad horrenda del mundo. 

Capaz que siendo tan honesto con vos mismo, te fuiste triste, aunque hayas aportado tanto desde tu intelecto, imaginación y talento.

Capaz que te fuiste sin saber que somos muchos los que abriendo los diarios nos angustiamos porque, efectivamente, no está tu tira. Entonces nos falta esa tabla que flota en medio de la tempestad del mar. Nos falta ese lucero que entre la oscura noche, iluminaba un par de horas nuestra noche. 

Hay muchas cosas que no están Quino, y las que están, deben ser comprendidas  desde una tablet, un celular, un face, un instagram, un...tanto ajeno, y tan estúpidos aceptando que son cercanos. Hay tanto rap, tanto ok, tanto CEO, tanta imagen retorciendo un horizonte de margaritas, o un atardecer en el patio, que estaríamos juntos angustiándonos, apretando algún premio, algunos aplausos en el centro del pecho para hacernos "los modernos" y agradecidos.

No nos conocimos, habrás sabido de mí como de millones que te siguieron en la aventura de crear un mundo mejor. Habrás sentido alguna vez, el grito desgarrador del que erra el rumbo y pone bombas a los sueños. Habrás sentido los ojos de los que te persiguieron para descubrir a tus hijos en cada personaje que entregaste. Habrás pensado, quizás, que después de semejante derrotero de la humanidad, vendría Libertad (ya crecida) a llevarnos de la mano, por fin, a la felicidad.

No sabés cómo me acompañás en este momento Quino, exactamente en tu partida. Porque tu partida debe ser como caminar sobre las aguas sin rumbo pero sabiendo que podés hacerlo y porque podés estar por sobre la estupidez humana, convencido de haber sido simplemente, un soñador.

Más de

Comentarios

Otras Noticias