GUERRA EN UCRANIA

La inacción del Papa Francisco en la guerra de Ucrania

Breve historia de la diplomacia vaticana en la historia y su intervención humanitaria en conflictos.
martes, 28 de junio de 2022 · 09:28

En la historia de la humanidad la Iglesia Católica jugó un papel preponderante, si se tienen en cuenta las actitudes políticas que tuvieron los diferentes sumos pontífices en las conflagraciones mundiales. Este poder religioso se movió por diversos pilares como la vía diplomática, espiritual y política. Desde la asunción de Jorge Bergoglio como papa, la cuestión política estuvo a la orden del día y su habilidad en ese aspecto fue mantener buenos vínculos con las potencias que administran el orden internacional, como son los casos de Estados Unidos y Rusia. La excepción a eso fue China dado el aparato comunista imperante en el poder y que fue motivo de cruces diplomáticos interesantes.

 

Si bien la habilidad estratégica de Francisco en el comienzo de su pontificado fue notoria al tener un equilibrio de las Relaciones Internacionales del Vaticano, desde el inicio de la Guerra desatada en Ucrania no tomó una postura ejemplar. Tanto a nivel diplomático y espiritual se esperaba que acepte la invitación del presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, para ayudar a las personas que estaban en pésimas condiciones en los corredores humanitarios y que padecieron las consecuencias de la guerra, puntualmente en Mariupol e Irpin. Incluso, la comunidad internacional pidió una intervención más providencial del Papa pero únicamente este atinó a realizar un encuentro con la embajada rusa que no terminó en nada. La cuestión no termina ahí ya que la importancia que tiene Ucrania es que, en su momento, fue un país que le permitió a la Iglesia Católica ingresar y ejercer influencia en Europa del Este cuando hubo un resquebrajamiento en las relaciones con la iglesia ortodoxa en 1054 y luego restauradas por Juan Pablo II en la década del 90´. En ese sentido, resulta fundamental mencionar que en Ucrania se construyó una iglesia ortodoxa que funciona independientemente de la iglesia ortodoxa rusa que resulta más importante dentro de esa religión.

 

Si bien es cierto los contextos son disímiles, Karol Wojtyla cumplió una función clave en la crisis y desaparición del comunismo soviético. Su labor política se centró en conformar una posición conocida como un frente solidario con Polonia y, desde ahí, empezó a iniciar acciones para evitar la expansión de la Unión Soviética. En ese punto, también es importante mencionar que Juan Pablo II evitó una escalada violenta en el Cono Sur cuando se iba a desatar una guerra debido al conflicto del Beagle. La mediación papal fue tan influyente que el presidente de facto argentino, Jorge Videla decidió dar marcha atrás y no iniciar un conflicto con Chile.

 

Otro actor fundamental que tuvo influencia en la historia mundial y de la iglesia fue el papa Pío XII. Según documentos desclasificados del Vaticano, hubo evidencia fehaciente de la preocupación de la Santa Sede por la situación de los judíos que estuvieron en los campos de concentración y revelaron pedidos directos de la diplomacia vaticana para ayudar a la senadora vitalicia italiana, Liliana Segre quien sobrevivió al campo de concentración de Auschwitz. No solo ella, sino que también su padre Alberto y muchos otros judíos deportados por los nazis fueron objetivo de la ayuda humanitaria promovida por la Santa Sede. En ese punto, Eugenio Pacelli (papa Pío XII) tuvo la habilidad diplomática para tener vínculo con Adolf Hitler, a raíz de la peligrosidad que representaba el Fuhrer durante el auge de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, esto último no resulta más que una cuestión hipotética de algunos historiadores y que fue negado rotundamente por el Vaticano.

 

A partir de este análisis, es necesario preguntarse: ¿Cuál fue la razón de la inacción del Papa en el conflicto de Ucrania? ¿Qué función tiene el patriarca Kirill en esto? ¿Cuáles son los basamentos del vínculo que mantiene el Papa Francisco con Vladimir Putin? ¿Por qué el Sumo Pontífice cree que la OTAN provocó a Rusia? Estos son algunos interrogantes que aparecen y que todavía no son bien respondidos oficialmente. Sin embargo, llama poderosamente la atención el apoyo político del patriarca ortodoxo a la Guerra de Ucrania y que consideró necesaria la anexión de Crimea como para recuperar la identidad de Rusia en toda Europa.

 

La política externa y interna del Vaticano son asignaturas pendientes del Papa Francisco. Lo que parecía una “revolución” y, como se dice en el análisis político, un precursor de diversos de cambios en el sistema, solo se terminó en inútiles intentos: las décadas de pederastia, los desmanejos en el Banco del Vaticano y la corrupción interna que desembocó en su momento en la dimisión de Benedicto XVI son temas todavía inconclusos. Por el momento, Francisco es servil a los intereses de un conservadurismo que pretende conservar los espacios de poder en la Iglesia Católica y que no escatima cambios que demanda la sociedad actual. Así los gritos de las mujeres, niños y miles de refugiados ucranianos son olvidados por una gran omisión del Sumo Pontífice.

 

Mantenete informado todo el día. Escuchá AM550 La Primera aquí

Seguinos por la tele, en CN247 aquí

Comentarios

Otras Noticias