Empresas

Shell pide más estabilidad y menores costos

El aprovechamiento masivo de los recursos hidrocarburíferos no convencionales con los que cuenta el país será viable si mejoran las condiciones ofrecidas a los inversores, a criterio de Laurens Gearenstroom, responsable para Latinoamérica de la petrolera anglo-holandesa.
martes, 4 de noviembre de 2014 · 09:59
Nadie pone en duda el gran potencial geológico que presenta la Argentina, junto con la existencia de una infraestructura adecuada y la disponibilidad de miles de profesionales idóneos para poner en producción las enormes reservas de shale oil y shale gas que yacen en regiones privilegiadas como la cuenca Neuquina. Lo que suscita mayor inquietud entre los inversores es, en verdad, el ambiente de negocios que les presenta el país.
A decir de Laurens Gearenstroom, general manager para Shell Exploration & Production Company del área de Unconventional Ventures in Latin America, la puesta en valor de estos recursos debe realizarse de manera gradual. "Hay que ir paso a paso, sin saltearse etapas. Pero necesitamos un marco estable y costos competitivos”, expresó el directivo en su flamante visita al país, al disertar en el 3° World Shale Oil & Gas: Latin America Summit 2014.
Sobre la base de la experiencia de Shell en la industria de los hidrocarburos no convencionales de Estados Unidos y Canadá, aseguró que la calidad de la roca, la eficiencia presupuestaria y la correcta gestión de los riesgos y del capital constituyen las claves de este negocio. "Para tomar las grandes decisiones es preciso reducir al máximo los tiempos y optimizar tanto como se pueda las perforaciones exploratorias”, sostuvo.
En Sudamérica, la empresa está presente tanto en La Luna (Colombia) como en Vaca Muerta (Argentina), con el foco puesto en la ventana del shale oil de ambas formaciones. "El ambiente operativo es distinto en el mercado colombiano que en el argentino. Los desafíos son diferentes, pero estamos capacitados para adaptarnos a cada uno de ellos”, destacó.
Según sus palabras, la demanda por petróleo y gas continuará creciendo sostenidamente a escala mundial en los próximos años. "Ante esa proyección, será fundamental que los países productores exhiban ventajas fiscales y que ofrezcan estabilidad legal y jurídica a largo plazo, a la par de garantizar un buen control sobre los costos y la provisión de tecnología de calidad”, remarcó.

Un siglo acá

Shell acaba de celebrar su 100° aniversario en la Argentina, donde dispone de importantes activos tanto en el negocio del upstream como en el del downstream. "Hace dos años comenzamos a explorar en Vaca Muerta, y somos muy optimistas con respecto al futuro del área. Estamos convencidos de que este país ha sido bendecido por la naturaleza, por lo que nuestras expectativas son las mejores”, aseveró Gearenstroom.
En estos momentos, detalló, la petrolera está concentrando sus esfuerzos en incrementar la seguridad con la que se desenvuelven sus trabajadores, el cumplimiento de la normativa ambiental en cada zona de interés, el buen uso de los recursos hídricos y la reducción de las emisiones de dióxido de carbono (CO2). "También estamos muy abocados a promover el afianzamiento de nuestras relaciones con las comunidades con las que interactuamos. Estoy muy orgulloso de los pasos que viene dando Shell en materia de inversión social, con beneficios verificables en campos como la educación y el desarrollo comunitario”, enfatizó.
En su opinión, el actual ambiente de negocios dentro de la industria hidrocarburífera es altamente competitivo, con oportunidades diversas en muchas partes del mundo. "Afortunadamente, estamos en una muy buena posición para elegir cuáles son los destinos más interesantes. En ese sentido, consideramos vital la existencia de regímenes fiscales atractivos, marcos legales y regulatorios estables, y cadenas de valor con costos competitivos”, insistió.
En el caso particular del shale, agregó, también resulta sumamente importante la colaboración entre los distintos actores de la actividad. "Si esas condiciones básicas se cumplen, es mucho más probable que el sector se desarrolle exitosamente”, concluyó.

Gigante global

Royal Dutch Shell es una de las mayores multinacionales del mundo, y una de las cuatro empresas más grandes del sector petrolífero (junto con BP, ExxonMobil y Total). Hace cinco años, la revista Fortune la clasificó como la firma con mayor caudal monetario del mundo. Y en la edición de 2011 quedó en segundo lugar, detrás de Walmart.
El Grupo nació en 1907 con la fusión de dos compañías: la Koninklijke Nederlandsche Petroleum Maatschappij (fundada en Holanda por Jean Kessler, Henri Deterding y Hugo Loudon, en 1890) y la Shell Transport & Trading Company (creada en Inglaterra por los hermanos Marcus y Sam Samuel, en 1897).
En la actualidad, su estructura de negocios se divide en cuatro grandes áreas: Upstream Americas, Upstream International, Downstream y Proyectos & Tecnología. Con su sede central en La Haya (Holanda), la empresa da empleo a alrededor de 102.000 personas en más de 100 países.
A la Argentina arribó en 1914, cuando uno de sus buques petroleros trajo una carga de fuel oil y asfalto a su primer representante en el medio local, la Anglo Mexican Petroleum Products. Tres años después, comenzó a explorar su primera concesión en la cuenca del Golfo San Jorge, más precisamente en la ciudad chubutense de Comodoro Rivadavia. Desde entonces, ha jugado un papel esencial en el desarrollo del abastecimiento energético nacional.

Fuente: Revista Petroquímica

Comentarios