Entrevista

Es fundamental que se respete la Ley Corta

Guillermo Pereyra lleva cerca de tres décadas al frente del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa.
viernes, 27 de junio de 2014 · 14:58
A fines del año pasado asumió como senador nacional por Neuquén y hace unos meses lanzó su candidatura a gobernador de esa provincia. En diálogo con El Diario, Pereyra (Movimiento Popular Neuquino) se refirió al borrador del proyecto de Ley para la actividad hidrocarburífera, que apunta principalmente a la explotación no convencional, y el cual está siendo analizado por autoridades del Gobierno nacional y de las provincias productoras de hidrocarburos. "Es fundamental que se respete la Ley Corta”, recalcó.
Asimismo, el legislador remarcó que debe haber en el país una ley promocional de hidrocarburos no convencionales, con el fin de atraer a inversores. Y, por otro lado, consideró que Daniel Scioli es el candidato adecuado para administrar desde 2015 el país.

P: -¿Cómo evalúa el borrador del proyecto de ley de hidrocarburos?
G.P.:-Las provincias petroleras están trabajando de forma conjunta con el Gobierno nacional. El Gobierno entregó un borrador que está siendo analizado por los representantes de las provincias productoras de hidrocarburos. Seguramente, se darán contrapropuestas. Principalmente, la discusión está centrada en algunos puntos conflictivos del borrador, como el reemplazo de la figura del carry (acarreo), que es el mecanismo que permite a las empresas provinciales estatales integrar los proyectos petroleros como socio activo, sin hacer inversión alguna, y el impuesto a los ingresos brutos que deben mantener las provincias. Se está en una etapa de intercambio de opiniones. El lunes habría una nueva reunión entre los gobernadores y las autoridades del Gobierno para acercar posiciones. Es fundamental que se respete la Ley Corta, que está adaptada a la Constitución Nacional. Se ha dicho que se podría llegar a tocar la Ley Corta, lo cual no es así porque esa ley está ajustada a la Constitución Nacional. No obstante, si se llegara a pasar por arriba de esa ley, evidentemente va a haber muchos planteos de inconstitucionalidad. No ayudaría en nada que salga una ley sin contar con el consenso de todas las partes.

P: -¿Qué impacto tendrá para las provincias?
-Prefiero no hablar mucho sobre este tema porque todavía no hay nada definitivo, ya que se está en una etapa de conversación. Lo importante es que se está trabajando. El gobernador de Santa Cruz y la gobernadora de Tierra del Fuego evaluaron que está bien el proyecto, y, por lo tanto, manifestaron que estarían dispuestos a firmarlo. Que lo firmen dos o tres provincias no significa nada, porque el proyecto debe tener consenso. Además, la iniciativa tiene que ser ratificada por las provincias. Hay que esperar que termine la etapa de negociación.

-¿Tiene que haber una ley referida a los hidrocarburos no convencionales?
-Independientemente de la Ley de Hidrocarburos, tiene que haber una ley promocional de hidrocarburos no convencionales, donde no solo las provincias pongan su parte, sino también la Nación. Además, hay que hacer una ley promocional de hidrocarburos para que vengan los inversores.

-Por el impacto ambiental, hay organizaciones que se oponen a la explotación de hidrocarburos no convencionales, donde se utiliza la técnica de extracción denominada fracking (fractura hidráulica). ¿Cuál es su opinión?
-Las posturas contrarias al fracking son propias de algo que ha ocurrido en otras partes del mundo. Cuando el hidrocarburo no convencional o la piedra porosa están a una profundidad aproximada a los 700 o 800 metros, y las capas acuíferas están a 300 o 400 metros, hay riesgo de contaminación. Sin embargo, cuando la perforación se desarrolla a los 3.000 metros, con un procedimiento de sellado del pozo, evidentemente no se producen consecuencias negativas para el ambiente. El procedimiento del tratamiento de agua es importante. El lodo o la mezcla de agua, arena y productos químicos se compone en un 95 por ciento de agua, más del 4 por ciento de arena y el resto son productos químicos que no contaminan. Además, en la superficie se hace un tratamiento del agua para vuelva a ser utilizada en otras tareas de los yacimientos.

-¿Qué rol tendrá el desarrollo de hidrocarburos no convencionales en la matriz energética?
-En el país hay un déficit energético impresionante. En Neuquén, se enderezó la curva de declinación que había en la producción de gas y petróleo no convencional. Ahora, por lo menos se está mejor. Si en tan poco tiempo se ha podido enderezar ese declive de la producción, evidentemente hay esperanzas frente al futuro. En Estados Unidos hace diez años atrás se pensaba en importar gas, pero se puso énfasis en la explotación no convencional, acompañada de la incorporación tecnológica, y se logró levantar la producción. Allí ahora se piensa en la exportación. Los no convencionales serán, por lo tanto, importantes para enderezar en el país cuestiones vinculadas a la importación y la fuga de divisas.

-¿Destaca el papel de YPF desde la nacionalización de la empresa?
-Sí, el rol de YPF es importante, porque es una empresa que en su mayoría está compuesta por capital estatal y cuenta con el acompañamiento del Gobierno nacional y de las provincias. Es la principal protagonista. Es, además, fundamental para pensar desde allí el rol de la soberanía energética.

-¿Se tienen que establecer sociedades entre empresas, como lo ocurrido entre Chevron e YPF?
-No de la misma manera. Fui un fuerte opositor al contrato de asociación con cláusula secreta, a que se abran cuentas en otros puntos del mundo y al sometimiento a tribunales que no son argentinos. Es decir, esas cuestiones reflejan una pérdida de soberanía. No tiene que haber cláusulas secretas. Se puede hacer algo parecido, en el sentido de tomar, por ejemplo, los años de prórroga de los contratos y el derecho a la disponibilidad de divisas dentro de un tiempo determinado, como en el caso de Chevron, donde a partir de los 5 años se tiene disponibilidad en un 20 por ciento de la divisa y la producción.

-¿El autoabastecimiento energético pasa fundamentalmente por la explotación de hidrocarburos no convencionales?
-No, también hay que tener en cuenta la energía convencional, la energía hidroeléctrica y térmica y las energías limpias. En el Senado se está trabajando con algunos proyectos, uno de los cuales es del senador Marcelo Guinle (Chubut), quien presentó un proyecto de ley de modificación y complementación del Régimen de Fomento de las Fuentes Renovables de Energía (ley 26.190). Hay demoras que se deben a la falta de financiamiento. Hay que cumplir con los plazos estipulados en la ley 26.190.

-¿Cómo ha visto el proyecto de Guinle?
-Es muy bueno. Se busca llegar a la meta del 8 por ciento de la demanda nacional de energía eléctrica con fuentes renovables para el 2016 e incrementar ese porcentaje al 20 por ciento para 2025. Lo que falta hoy es financiamiento.

-Lanzó su candidatura a gobernador de Neuquén. ¿Qué cambios se deben introducir en esa provincia?
-En Neuquén, no deben estar asentadas todas las esperanzas en la industria hidrocarburífera, ya sea convencional o no convencional. Pienso en una provincia industrializada. Hoy en día, llegan a Neuquén insumos desde distintos puntos del país, como la ropa de trabajo. Neuquén tiene energía, gas y agua. Es decir, están las condiciones dadas para que allí se puedan radicar diversas industrias no solo en la zona de Añelo, sino también en otros puntos de la provincia. La zona franca de Zapala que, se encuentra paralizada, debe ser aprovechada para la radicación de distintas industrias. Se pueden generar beneficios a partir de las vías de comunicación, como la salida al océano Pacífico y caminos adecuados. Hoy en día, faltan hospitales, escuelas y caminos que se complementen a la extracción de petróleo y gas. La arena que se trae de otras partes del mundo, y que ahora probablemente llegue desde el sur de la Patagonia, es importante que pueda ingresar directamente a los yacimientos por vía férrea, como sucede en San Antonio (Texas, Estados Unidos). En ese caso, no se le quita trabajo al transporte por tierra, sino que se lo fortalece. Hay que trabajar en la reconversión productiva de la provincia. Para desarrollar un determinado lugar se tiene que contar con proyectos complementarios que apunten a la comunicación, la salud, la vivienda y la educación. De caso contrario, se puede tener un problema social serio.

-¿Qué candidato le gustaría que sea el próximo presidente?
-Soy peronista. Por lo tanto, la imagen de un candidato tiene que estar para mí dentro de la línea del peronismo. Quien ha demostrado a través del tiempo que es peronista es Daniel Scioli, quien, además, tiene mucha experiencia ya que ha cumplido distintos roles. Es el político más apto para administrar el país.

-A nivel nacional, ¿cuáles son las prioridades?
-No le envidio nada a quien tenga que conducir los destinos del país. El próximo presidente tendrá que combatir la corrupción y restablecer las relaciones internacionales. Lo que se vive ahora con el fallo de la Corte estadounidense a favor de los fondos buitres es consecuencia de las malas relaciones internacionales. El Gobierno se ha peleado hasta con Pepe Mujica (Uruguay). La Argentina se ha aislado del mundo. En términos políticos, solo se ha amigado con aquellos países que nada le aportan a la Argentina.

-Como quiénes.
-Por ejemplo, Venezuela e Irán. Los gobiernes deben tener capacidad de negociación, además de mantener las relaciones internacionales. En Argentina, se han dilapidado los fondos públicos, se ha perdido la cultura del trabajo y hay muchos sectores que están subsidiados.

-¿Cómo se debería actuar tras el fallo a favor de los fondos buitres?
-Hay que pagar. No es una deuda de esta gestión, sino que viene de años anteriores. Pero, como consecuencia de las malas relaciones internacionales no se ha podido llegar a un acuerdo. Se tendría que haber negociado antes una forma de pago, como se hizo con Repsol y como se está trabajando con el Club de París.

Fuente: Diario de Madryn

Comentarios