RUMORES, DESPIDOS Y UNA ESTRATEGIA FINANCIERA

El mercado, el mundo, la economía y una estrategia comunicativa y financiera

Este último fin de semana estuvo lleno de rumores, transcendidos y prácticamente, ninguna confirmación.
lunes, 15 de abril de 2019 · 22:34

Este último fin de semana estuvo lleno de rumores, transcendidos y prácticamente, ninguna confirmación. Desde que circuló el acuerdo de crisis firmado por el líder del Gremio de Petroleros Privados de Neuquén, Río Negro y La Pampa con la empresa de servicios Schlumberger explotaron las redes sociales y los comentarios en los grupos de WhatsApp.

Como presagio del inicio de una crisis, los principales actores del “acuerdo” brillaron por su ausencia y su silencio. Hay que admitir la buena estrategia. Cuando se debe reconocer algo que no suma y en definitiva resta, la lógica es que otros hablen y terminen confirmando lo que “ellos” deberían confirmar.

Lo que resulta extraño, es que mientras los Ceos de las principales operadoras exponían en Buenos Aires las bondades de Vaca Muerta endulzando los oídos de un auditorio repleto de economista e inversionistas; a 1200 km. las empresas de servicios petroleros iniciaban una lenta y silenciosamente reducción de sus dotaciones.

Entre los rumores que circularon, se escuchó decir que Schlumberger comenzaría una suspensión rotativa que alcanzaría a más de 100 trabajadores, Halliburton estaría acordando el retiro de más de 40 empleados no sindicalizados, San Antonio ampliaría el régimen laboral de 2 por 1 a 2 por 2 y Nabors mantendría al personal en campamento sin tareas asignadas.

Cuando analizamos que pasa en los mercados más allá de las declaraciones de algún dirigente sindical, entendemos que la industria del petróleo a nivel mundial experimentó una desaceleración del mercado laboral tras el colapso de los precios en 2014-2016. El empleo directo en 2018 cerró con 185.800 trabajadores sobre los 186.300 de fines del 2016.

Según el informe que circula por las principales oficinas de recursos humanos de las grandes petroleras del mundo, “alrededor de 12.500 empleos están en riesgo (este año) debido a varios factores”.  Así lo confirmó Carol Howes, Vicepresidenta de Comunicaciones de PetroLMI, Energy Safety Canada: “Hasta que la capacidad de exportación ‘adicional’ esté disponible, las perspectivas de empleo para el sector de petróleo y gas de Canadá continuarán siendo afectadas”; algo similar al escenario local.

Otro motivo que estaría influyendo es el cambio del Director Ejecutivo de Schlumberger Ltd. Al parecer, Olivier Le Peuch, asumiría el control de la compañía de servicios petroleros luego que su actual Presidente y Director Ejecutivo enfrentó -en los últimos años- una de las peores crisis corporativas a raíz de la caída de los precios del crudo.

Las acciones de Schlumberger  Ltd. cayeron el 48% en su gestión. El papel que cotizaba U$D 118 en 2014, llegó a los U$D 35,19 en diciembre de 2018. Según los agentes de bolsa, la acción cotizó el nivel más bajo en los últimos 10 años.

Como vemos un “acuerdo de crisis” tiene connotaciones y lecturas más allá de una simple declaración gremial. Para Le Peuch su desafío estará en levantar el valor de la acción y reducir los costos operativos, mientras que para las filiales el reto estará en arrojar “mejores resultados” más allá de las particularidades de cada país.

Los periodos con saltos devaluatorios -como el que atraviesa nuestro país- juegan a favor de las empresas de servicios con casas matrices en el extranjero. Lo cierto, es que las devaluaciones terminan mejorando los resultados de las compañías que presupuestan en moneda extranjera.

La estrategia –para muchas compañías- es aprovechar estos “saltos devaluatorios”  y realizar “mutuos acuerdos” con los trabajadores que tengan una cierta cantidad de años de antigüedad, poder bajar el costo laboral y reducir su pasivo por antigüedad. De esta forma, una indemnización que fue presupuestada originalmente en dólares se liquida en moneda de curso legal.

Visto de esta forma todos ganan y nadie pierde. En síntesis, la empresa de servicios no se expone a los titulares de los diarios con la palabra “despido”, la cual tiene un impacto directo en la imagen y en el valor de la acción, el trabajador obtiene una importante suma de dinero por el silencio y los servicios prestados; y el gremio no tiene la obligación de salir a comunicar porque no existió ninguna desafectación en la actividad.

Otro análisis un poco más económico es pensar que estamos frente a las complejas y relativas cuestiones del “ciclo de Kondratieff”, donde la economía mundial -estudiada por el economista ruso- se mueve en ciclos de aproximadamente cincuenta y cuatro años. Estos ciclos vienen acompañados de crisis económicas más o menos fuertes.

Si uno observa las tendencias de los mercados mundiales podría pensar que estamos frente a una de ellas. Lo importante y llamativo es que para los economistas norteamericanos, el 2019 sería el año donde comenzarían a visualizarse los problemas, y dada la situación actual, podría ser perfectamente posible. Bajo este escenario, es prudente pensar que las empresas de capitales extranjeros comenzaron a ajustar sus flujos de capital preparándose para el nuevo ciclo económico.

En definitiva, un solo rumor tiene tantas lecturas posibles como se quiera dar. Los despidos, suspensiones rotativas o mutuos acuerdos tienen impacto directo en los puestos de trabajo y en la economía de un país y/o de una región. Son menos horas trabajadas, menos puestos de trabajo, menos actividad en el campo, menos consumo de energía, menos producción, menos dinero en circulación y menos recaudación impositiva. Es decir “menos” cuando el gobierno y el gremio constantemente seducen con la palabra “mas”.

Por Raúl Oscar Vila

15/04/19

0%
Satisfacción
18%
Esperanza
36%
Bronca
9%
Tristeza
27%
Incertidumbre
9%
Indiferencia

Comentarios