JUCIO A LA PERIODISTA Y EL PASTOR

Sonia Molina en AM550: “Tenía mucho miedo. Un día más y me moría”.

La mujer rionegrina, oriunda de Río Colorado, Sonia Molina, señaló en la mañana de hoy en AM550 que “tenía mucho miedo por mi familia y por mis sobrinos. Rara vez me dejaban asearme. Me obligaban a tener sexo".
martes, 13 de mayo de 2014 · 07:08
Neuquén.-  La mujer rionegrina, oriunda de Río Colorado, Sonia Molina, señaló en la mañana de hoy en AM550 que "tenía mucho miedo por mi familia y por mis sobrinos. Nunca iba nadie a esa casa y la vez que fue alguien a arreglar el calefactor me encerraron en una habitación. Rara vez me dejaban asearme.  En invierno  me bañaban con agua fría y en verano con agua caliente. También lo hicieron con lavandina y hasta me pasaron un cepillo para lastimarme”
También Sonia Molina señaló que "me obligaban a tener sexo. Yo le dije a ella en un momento lo que me estaban haciendo y solo dijo: "y bueno aguántatela”.  Ellos dormían en habitaciones separadas y rara vez tuvieron relaciones entre ellos. También me hicieron comer excremento de perro”.
Ayer Molina confirmó ante los jueces su denuncia de que fue secuestrada, mantenida en condiciones infrahumanas, golpeadas y abusadas por la pareja integrada por la periodista Estefanía Heit y el supuesto pastor Jesús Olivera, en la primera jornada del juicio que se sigue por el caso, ocurrido en la localidad bonaerense de Coronel Suárez.
"Supuestamente me golpeaban para sacarme el demonio de adentro", aseguró la mujer respecto de la justificación de sus captores en el momento de los abusos, al tiempo que afirmó que la mantenían con un vaso de agua al día, comida de perros, polenta y sobras. También confirmó, en una declaración en la que se quebró varias veces, que en la última parte de su cautiverio ya no tenía ropas, y que utilizaba las que desechaba Heit e inclusive algunas prendas de Olivera.
Contó que fue abusada tantas veces que no recordaba la primera vez y que en una ocasión la obligaron a comer excremento de perro. Sostuvo que en una ocasión, anterior a su fuga, había logrado escapar y alejarse 15 cuadras de la casa en la que la mantenían cautiva, pero fue atrapada y golpeada violentamente.
El juicio comenzó a celebrarse ayer s en el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) número 1 de Bahía Blanca, integrado por los jueces Mario Lindor Burgos, Hugo de Rosa y Elena Baquedano, y en el mismo se prevé que declaren al menos 80 testigos.
Dos de los testigos que dieron su declaración esta jornada fueron una taxista que la encontró cuando pudo liberarse de los captores, que confirmó que estaba golpeada, sucia y desesperada, y una mujer que trabajaba en un hotel donde previamente se había hospedado antes de desaparecer.
Heit y Olivera se ubicaron en el sitio de los acusados junto al abogado Claudio Lofvall. La periodista es imputada de "reducción a la servidumbre, lesiones graves y estafas", mientras que su esposo está acusado de los mismos delitos más el cargo de "abuso sexual".


Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias