FEMICIDIO Y SUICIDIO

“Yo la maté, son las 3.45. Ahora me mato yo”

Un hombre mató a su esposa y se quito la vida. Dejó una nota y le mandó un audio de Whatsapp a su hijo confesando el crimen.
viernes, 27 de noviembre de 2020 · 11:01

El pasado miércoles, justo en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, encontraron a Elsa Beatriz Revellio de 78 años, asesinada de un balazo en la cara Su esposo y femicida, Alfredo Poggio, escribió y dejó una carta en la que admitía el crimen y se suicidó.

 

Fue un nieto del matrimonio quien encontró los cuerpos y llamó a la policía, pidiendo que se acercaran al domicilio de Paseo 115 entre avenidas 3 y 4 de esa ciudad balnearia. La mujer estaba muerta sobre la cama de una de las habitaciones con un disparo a la altura del ojo izquierdo. Su abuelo, también sin vida, se encontraba en la cama matrimonial.

 

En un primer momento se pensó en un doble crimen, pero rápidamente se advirtió que Poggio tenía un balazo en la sien derecha y el arma, una pistola Bersa calibre 9 milímetros, en una de sus manos. Y además encontraron la carta que había dejado, escrita de su puño y letra.

 

“Yo la maté, son las 3.45. Ahora me mató yo”, decía la nota. Se supo, en tanto, que le envió un audio de WhatsApp a uno de sus hijos alrededor de esa hora también en el que le dijo que había asesinado a la madre y que se iba a suicidar.

 

“La mujer estaba en la cama de una plaza, aparentemente dormida por la forma en la que estaba ya que tampoco tiene ningún signo de defensa”, precisó una fuente cercana a la investigación. Al parecer, tras cometer el femicidio, el agresor fue a su dormitorio y se quitó la vida con el arma de la que era legítimo usuario.

 

“Eran de Buenos Aires, tenían muchas propiedades en Villa Gesell, donde pasaban la mayor parte del tiempo y ante la pandemia prefirieron quedarse en esa ciudad”, contaron. Los investigadores buscan ahora determinar si había denuncias previas por violencia de género en Capital Federal.

Comentarios